null: nullpx
Abuso Infantil

Las notas del Día de las Madres que Gabrielito escribió a la acusada de torturarlo y matarlo

La maestra de primaria Jennifer García testificó en el juicio por la muerte de Gabriel Fernández sobre las lesiones que notó en el niño, quien le habría confiado que su mamá lo hacía sangrar golpeándolo con la hebilla del cinturón, además de recordar lo que su alumno escribió dos semanas antes de morir.
27 Oct 2017 – 5:44 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El último trabajo escolar que el niño Gabriel Fernández realizó en la primaria Summerwind de Palmdale, en la que cursaba el primer grado, fue escribir y colorear tarjetas para el Día de las Madres que entregaría a su mamá Pearl Fernández, la misma que ahora está acusada de haberlo torturado y asesinado en mayo de 2013.

Esas tarjetas con mensajes escritos con su puño y letra Gabrielito nunca las entregó a su mamá, las dejó guardadas en su pupitre el viernes 10 de mayo de ese 2013 cuando se fue a su casa y nunca más regresó al salón de clases.

Los siguientes 13 días habrían sido un infierno para el niño –según las evidencias que han sido presentadas en el juicio por su muerte– hasta que el 23 de mayo murió en una cama de hospital tras haber sufrido una fractura de cráneo por las golpizas que recibió por parte de la madre y su pareja.

Su mamá, Pearl Fernández, y su padrastro, Isauro Aguirre, lo habrían sometido a los peores castigos porque consideraban que el niño era gay, y ahora ambos enfrentan juicios por separado por tortura y homicidio. De ser encontrados culpables podrían ser sentenciados a pena de muerte.

Las notas que el niño de 8 años escribió para su mamá fueron encontradas por su maestra Jennifer García, quien el jueves fue llamada a testificar en el juicio en contra de Aguirre, el cual inició la semana pasada.

Una semana después de que el niño empezó a faltar a clases, supuestamente porque había tenido que visitar a familiares en Texas, la maestra descubrió las tarjetas para el Día de las Madres que Gabrielito había escrito. "Amo a mi mamá porque ella me da amor, ella es hermosa como una flor, ella es una mariposa", se leía una de las notas dejadas en el pupitre.

Las notas que Gabrielito escribió para el Día de las Madres

Loading
Cargando galería


"Mi mamá es una mamá amorosa"

Pero más que sentirse conmovida, lo que leyó llenó de enojo a la profesora del pequeño, porque sabía del abuso físico que su alumno padecía, él mismo se lo había confiado: que su mamá le pegaba con la hebilla del cinturón, que le arrancaba mechones de cabello y que le disparaba con una pistola de balines (BB gun).

Una semana después, la maestra se enteró de que su estudiante había muerto y que la mamá, junto con el padrastro, eran los presuntos responsables.

En el tribunal, la maestra García leyó otra de las notas: "Te amo mamá y Gabriel es un buen chico".

Luego dijo a los miembros del jurado que las huellas de maltrato eran visibles en el rostro de su alumno y que lo reportó de inmediato al Departamento de Servicios Infantiles y Familiares (DCFS) del condado de Los Ángeles.

La grabación de la primera llamada que hizo al DCFS fue presentada durante su comparecencia en el tribunal en la que se escucha a la maestra decir a los trabajadores sociales lo que el pequeño le había contado, de que su mamá lo hacía sangrar de los golpes que le daba con la hebilla del cinturón.

Sin embargo, los reportes al DCFS que hacía la maestra parecían sólo servir para que se tomaran represalias en contra del niño que cada vez regresaba al salón de clases con más huellas de violencia.


El caso de la muerte Gabriel Fernández contado en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés