null: nullpx
Demandas

Padres de joven hispano que murió baleado y atropellado por agentes demandan a la Policía de Los Ángeles

Eric Rivera, de 20 años, tenía un arma de color verde y de juguete. Falleció tras ser baleado siete veces por dos policías y quedar prensado debajo de la patrulla en la cual viajaban.
21 Sep 2017 – 7:53 PM EDT

LOS ÁNGELES, California. Los padres de Eric Rivera, un hispano que falleció este verano a manos de dos agentes de la Policía de Los Ángeles (LAPD), presentaron este miércoles una demanda contra ambos oficiales, la dependencia y la ciudad por la muerte del joven.

"Mi hijo era un niño bueno, yo me quedé aquí para luchar por él y para hacer justicia por él", dijo Valerie Romero, la madre del fallecido, durante una conferencia de prensa.

Rivera murió el pasado 6 de junio, en la zona de Wilmington, tras un enfrentamiento con dos policías que habían respondido a una llamada sobre un hombre armado en el área.

De acuerdo con los portavoces del LAPD, los agentes observaron desde la patrulla a Rivera y le ordenaron detenerse, pero el joven ignoró la orden.

Los uniformados accionaron sus armas, hiriendo al hispano, quien además fue atropellado y quedó prensado debajo de la patrulla en la cual viajaban los policías. Al parecer, no estacionaron el vehículo adecuadamente, lo cual provocó el arrollamiento.

Asimismo, el LAPD, alega que los agentes pensaron que el joven estaba armado, pero cuando la patrulla fue retirada de la escena, los investigadores hallaron un juguete en la forma de una pistola cerca del cuerpo de Rivera.


El reporte del médico forense reveló que el hispano recibió siete disparos en la cabeza, el pecho y las extremidades. De acuerdo con el análisis, el ingreso de las balas también indicó que Rivera habría estado de espaldas a los oficiales, identificados como Arturo Urrutia y Daniel Ramírez.

Arnoldo Casillas, el abogado de la familia Rivera, aseguró que los agentes dispararon indiscriminadamente contra la víctima y que ambos uniformados usaron fuerza excesiva.

Un arma de juguete

La defensa además sostiene que, según el relato de testigos en la escena, Rivera nunca amenazó a los policías y que la pistola que portaba era de color verde y "muy parecida" al arma utilizada por una caricatura.

"Es imposible que no se hayan dado cuenta de que era de juguete", insistió Casillas.

La demanda asegura que los disparos de los agentes fueron injustificados y exige que ambos sean llevados a juicio.

Tanto la familia como Casillas han denunciado además la falta de acción de la fiscal del Condado de Los Ángeles, Jackie Lacey

"Lacey debería presentar un caso de homicidio en contra de estos agentes, pero la fiscal los favorece tanto que digan lo que digan ella prefiere no perseguirlos", sostuvo el abogado.

La oficina de Lacey todavía no ha verificado si los agentes enfrentarán cargos y tampoco ha comentado sobre la demanda.

Phillip Malik, el padre del joven fallecido, dijo durante la rueda de prensa que los policías deberían enfrentar la justicia por el mortal incidente. "Eric no hizo nada malo. Tienen que ser procesados. Algo se tiene que hacer", declaró.

Oficiales del LAPD han dicho que continúan investigando el incidente y que no han evaluado las alegaciones hechas por el abogado Casillas.

Los padres de Eric Rivera portaron dos urnas de madera con las cenizas de su hijo durante la presentación. "Esto es lo que nos queda de nuestro hijo", dijo el padre del hispano, según refiere un reportaje local.

Vea también:

Protesta contra la violencia policíal en LA

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés