null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Niños hispanos al presidente Trump: “No más armas” y “No sea racista”

En cartulinas que serán enviadas a la Casa Blanca, decenas de niños estadounidenses le pidieron al presidente que no deporte a sus padres, que los cuide con leyes que restrinjan el uso de armas de fuego y que cambie su retórica.
19 Feb 2018 – 04:48 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Perla Ojeda, de siete años e hija de una indocumentada, sostiene un cartel con el dibujo de una bandera “rota” y la frase “Detengan la separación de familias”. Crédito: Isaias Alvarado

LOS ÁNGELES, California.- A Celeste Cardoza y Vanessa Miranda, ambas de 12 años e hijas de inmigrantes mexicanos, les dieron una cartulina en blanco para que plasmaran un mensaje dirigido a Donald Trump, en la fecha en que se conmemora el Día de los Presidentes. Celeste escribió con un pincel: “No sea racista”; en otro extremo, Vanessa redactó: “Mejores leyes contra las armas”.

Aún impactada por el tiroteo en una escuela en Parkland, Florida, que dejó un saldo de 17 muertos, Vanessa asegura que su seguridad y la de millones de niños está en las manos del presidente Trump. Ella ha participado en simulacros de balaceras en su secundaria, pero cree que eso no es suficiente.

“Escribí esto (normas más estrictas) porque han ocurrido ataques que han matado a mucha gente y a niños por las armas”, dice la hija de inmigrantes zacatecanos. “Me sentí mal porque los niños no tenían la culpa de lo que pasó y por los papás que perdieron hijos”, dijo antes de remarcar con pintura naranja la palabra ‘arma’. Sobre su mensaje se leía “Detengan la separación de familias”.

Varios niños estadounidenses, la mayoría hijos de indocumentados, se reunieron este Día de los Presidentes en el ‘Centro México’ de Panorama City, en el norte de Los Ángeles, para expresar con dibujos y frases su sentir sobre las políticas de Trump. Muchos mostraron su preocupación sobre las redadas migratorias por las cuales sus padres podrían ser deportados.

Cargando Video...
Cinco días de operativos de ICE deja 212 arrestos de indocumentados en Los Ángeles


Cerca de seis millones de niños estadounidenses menores de 18 años viven con un padre o un familiar que es indocumentado, según un reporte del American Immigration Council, el cual alerta que el ‘estrés tóxico’ debido a las acciones de ICE, al cual han estado expuestos muchos hijos de indocumentados, puede dañar un cerebro en desarrollo y afectar negativamente la salud.

Pediatras de varias ciudades han reportado haber visto aumentos en pacientes con trastornos de sueño y alimentación, ansiedad y estrés, causados por la agresiva agenda migratoria de Trump.

Juan Merino, un niño de ocho años que vive en el Sur-Centro de Los Ángeles, un barrio plagado de pandillas, cuenta que ha llorado pensando que sus padres, un taquero y una obrera, lo dejarían solo si terminan en una cárcel de ICE. “Quiero que el presidente le dé papeles a mi familia para que se queden conmigo toda la vida”, dice el menor con timidez.

Su temor más grande no son los acosadores en la escuela, ni sacar malas notas, sino quedar a cargo de sus hermanos mayores (son siete en total) en caso de que sus padres sean deportados a México. “Estuve triste pensando que ya no veré a mi familia”, relató.

Por eso, este pequeño que tiene un diente plateado coloreó una casa grande con sus padres y sus hermanos, todos conviviendo felices. Así se sueña.

“Son lágrimas de los hijos sin sus padres”

Otras frases que le escribieron a Trump son: “No más armas”, “Sé más humano”, “Sé amable”, “Sé una buena persona”, “Buen líder”, “No separe a los padres”, “No más deportaciones”, “Igualdad de derechos para todos” y “Legalizar a todos los de DACA e indocumentados”.

Líderes comunitarios entregarán las cartulinas con estos mensajes y dibujos a la oficina del congresista Tony Cárdenas, representante del Valle de San Fernando, para que este las entregue a la Casa Blanca.

“Tenemos estos cinco millones de niños que sufren, que tiene traumas porque pueden quedar sin sus padres. Tienen derecho a vivir en un lugar libre”, dijo la activista Gloria Saucedo.


A simple vista, Esmeralda Ojeda, de 16 años, coloreó una bandera estadounidense. Pero ella explica que no le puso estrellas blancas, sino gotas. “Son lágrimas de los hijos que se quedan sin sus padres”, dice la estudiante del grado 11 en una secundaria en el Valle de San Fernando. La adolescente también dividió las barras blancas y rojas con una línea naranja que zigzaguea; y escribió: “Detengan la separación de familias”.

“Es una bandera quebrada porque separan a las familias”, aclaró.

La madre de Esmeralda, Paola Vázquez, una ama de casa que emigró de México hace 18 años, le pide a Trump “que haga lo correcto” y que se ponga en los zapatos de las familias indocumentadas. “Él tiene hijos y no le gustaría que lo separaran de ellos. Quisiera que se le ablandara el corazón y que no sea racista”, dijo Vázquez, de 40 años.

Esta originaria de Puebla comenta que han sentido miedo por los constantes operativos de ICE, pero dice que confía en que su futuro está en manos de un poder divino. “Si Dios quiere que esté en este país, así pasará. Y mientras no pase otra cosa aquí seguiremos luchando”, expresó.

La niña Celeste Cardoza cree que Trump discrimina a los hispanos y lo expresó escribiendo con letras rojas: “No sea racista”. Esta adolescente asegura que sacó esta conclusión de los reportajes sobre el mandatario que ha visto en la televisión y de publicaciones en Facebook. “Es muy racista, no respeta a la gente”, insiste quien nación en Los Ángeles hace 12 años.

Hija de un trabajador de la construcción y de una asistente de maestra, Celeste comenta que el plan para construir un muro que separe a Estados Unidos y México es lo que más le molesta de Trump. “Él quiere hacer una pared para que no entren los mexicanos. Está mal”, dice.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés