Inmigración Infantil

Menor guatemalteco baleado por pandilleros pasó casi un año en cárceles de ICE para adultos

La Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR) realizó un examen dental para determinar la edad de José y el análisis concluyó que había un 85.5% de probabilidad de que tuviera 18 años, así que terminó en custodia de ICE y recluido en dos prisiones del condado de Orange. Pero después de 10 meses se pudo comprobar que aún tiene 17 años.
3 Oct 2018 – 8:04 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Dos cárceles de California plagadas de criminales violentos alojaron durante casi un año a un adolescente guatemalteco de 17 años que pidió asilo luego de ser baleado por pandilleros en su país, según la abogada que logró sacarlo de ahí el 24 de septiembre.

Este joven que solo ha sido identificado como José fue enviado en noviembre, como si fuese un adulto, a las prisiones de Theo Lacy y Musick del condado de Orange, administradas por el Sheriff de esa jurisdicción.

Esta confusión ocurrió porque el chico no tenía un acta de nacimiento que confirmara que es menor y la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR), que tomó su custodia después de su arresto en la frontera el 27 de octubre de 2017, le realizó un examen dental para determinar su edad. El resultado concluyó que había un 85.5% de probabilidad de que tuviera 18 años.

Basados en el resultado del análisis, decidieron entregarlo al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), que lo puso en las dos cárceles para inmigrantes en Orange, de acuerdo con el relato de Lindsay Toczylowski, directora ejecutiva del Immigrant Defenders Law Center, que representa a José.

"Mi cliente les dijo a todos que todavía tenía 17 años", dijo Toczylowski a Univision Noticias. "Pero por la falta del acta de nacimiento solo se basaron en el examen dental", lamentó ella.

José pasó varios meses en una y otra cárcel del Sheriff de Orange sin recibir las protecciones que se ofrecen a los menores que piden asilo, reclama la abogada. Siendo un menor de edad, él habría tenido acceso a servicios legales en un albergue juvenil para ayudarlo a solicitar una visa especial para inmigrantes y asilo.

"Fue a la corte cuatro veces sin un abogado y el juez nunca le preguntó su edad. Solo le decían: ‘señor, ¿qué va a hacer? Pero él no tenía la capacidad de pedir asilo sin un abogado", cuenta Toczylowski.

Cuestionados estudios forenses

Poner a menores en centros de detención para adultos de ICE viola un decreto federal. Sin embargo, el de José no es el primer caso. Ha sucedido porque los jóvenes que llegan sin compañía a EEUU a menudo carecen de documentos oficiales, como actas de nacimiento.

Un reportaje que en mayo publicó Reveal expuso dos situaciones similares: la de un menor que en 2015 huyó de Somalia tras el asesinato de su padre y el de un adolescente que emigró de Afganistán luego de que el Talibán mató a su padre.

Mientras comités del Congreso le han ordenado a ICE en dos ocasiones que deje de verificar la edad de los menores a través de pruebas dentales y óseas, una auditoría de la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) cuestionó la validez científica de dichos análisis. No obstante, la dependencia federal ha continuado empleado los análisis forenses.

"El uso de radiografías de los huesos o dientes de una persona (...) no puede determinar una edad específica debido a una serie de factores que afectan el crecimiento de una persona", señala el reporte de la OIG publicado en noviembre de 2009.

La abogada Toczylowski asegura que ha sabido de otros tres casos en los que menores terminaron en cárceles migratorias para adultos. "Es posible que haya otros menores en esa situación, que no tienen la oportunidad de hablar con un abogado", señaló.

Univision Noticias envió correos electrónicos a voceros de ICE y de la ORR pidiendo una explicación sobre el caso de José, pero ningún organismo ha comentado al respecto.

No lo pudieron deportar

En su primera audiencia en diciembre de 2017, José le dijo al juez de inmigración que su vida corría peligro si lo enviaban de regreso a Guatemala. Les contó que emigró a Estados Unidos apenas se recuperó de un balazo en el estómago que le dieron pandilleros que trataban de reclutarlo. Pero solo recibió una solicitud de asilo en inglés y no pudo completarlo porque solo habla español.

En enero pasado, el magistrado ordenó su deportación, pero ICE no pudo expulsarlo pues el Consulado de Guatemala no podía entregarle un pasaporte. Este joven carecía de un acta de nacimiento porque su familia jamás la tramitó. Por tanto, no estaba en la base de datos del gobierno de su país.

El menor trató de cancelar su deportación apelando la decisión del juez, un trámite que logró hacer con la ayuda de un detenido, pero ese proceso también fue rechazado.

Jeremías Estrada, un guatemalteco que fue deportado el 5 de septiembre luego de pasar 15 meses en las cárceles de Theo Lacy y Musick, asegura que conoció a José y confirmó que nadie le creía que tenía 17 años. "Era mi amigo y hablamos mucho. Él me decía ‘¿por qué la justicia es así?’", contó a Univision Noticias el migrante.

"Tiene una cicatriz muy grande en su estómago. A él los pandilleros lo dieron por muerto", dijo Estrada refiriéndose al ataque que sufrió el menor. También mencionó que una de las preocupaciones del joven era estar en cárceles llenas de pandilleros. "Eso era lo que él más temía".

El proceso para liberarlo

La abogada Toczylowski explica que supo del caso de José a través de un defensor legal al que contactó un primo del menor en San Francisco. Ella lo entrevistó por primera vez en febrero pasado. "Por meses traté de obtener un acta de nacimiento de Guatemala", contó la abogada.

Ese documento lo pudo tramitar con la ayuda de una abogada en Guatemala que asesoró a la familia de José en un juicio allá que duró varios meses. El 24 de septiembre un juez ordenó finalmente que le extendieran un acta de nacimiento al joven, la cual establece que nació el 26 de octubre de 2000.

El mismo día en que recibió una copia del documento, Toczylowski acudió al consulado guatemalteco para certificarla y llevarla a los oficiales ICE. Unas horas después, el chico salió de Theo Lacy.

"Él estuvo muy triste, pero siempre con esperanza. Hace unos meses yo le dije: ‘Siempre voy a luchar contigo’. Él estaba en este proceso solo. Estaba triste y temeroso. Me dijo que tenía miedo de que otros supieran que era un niño", recuerda la abogada. "Él me dijo que piensa que fue un milagro salir de Theo Lacy".

José ahora se encuentra en un albergue juvenil, pero su representante legal teme que al cumplir 18 años el próximo 26 de octubre sea llevado de vuelta a un centro de detención para inmigrantes. Para evitar eso, esta semana interpondrán una moción para reabrir su caso en una corte de inmigración.

"Existe el riesgo que después de tres semanas, lo pongan de nuevo en custodia de ICE", advierte con preocupación Toczylowski.

Mira también:



En fotos: La vida en el centro de detención de inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés