null: nullpx
Inmigración Infantil

Llevan a niños migrantes a un centro donde abusaron de 3 menores y a otros bajo escrutinio

Los cuatro centros de detención en el sur de California que cuidan a niños migrantes separados de sus padres en la frontera han estado bajo la mirilla por abusos sexuales, una agresión física reciente y múltiples violaciones en sus operaciones. Las agencias que los administran prefieren guardar silencio al ser cuestionadas sobre estos incidentes.
23 Jun 2018 – 6:26 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- “Tienen miedo de decir algo y que no les crean, que los deporten”, expresó la fiscal Mark Birney en el juicio contra Víctor Salazar, quien en 2012 fue sentenciado a cuatro años de prisión por abusar sexualmente de tres niños bajo su cuidado en un centro en Fullerton, California.

En esa agencia sin fines de lucro, Crittenton Services for Children and Families, la administración Trump ha confiado para albergar en el área de Ángeles a una cantidad no específica de entre más de 2,000 menores que han sido separados de sus padres en la frontera. Sigilosamente el gobierno federal los ha ubicado en este y otros sitios, pero organizaciones civiles divulgaron sus nombres este viernes para ponerlos bajo la lupa.

Los otros tres centros de detención que recibieron niños migrantes también han estado bajo escrutinio por una queja de abuso físico y por recibir múltiples citaciones debido a “violaciones de salud y seguridad”, y fallas relacionadas con la “seguridad médica inmediata o de derechos personales".

El Departamento de Servicios Sociales de California, la agencia estatal encargada de vigilar sus operaciones, indicó este sábado que inspeccionará “inmediatamente” a estos proveedores, comenzando con los que tienen a los más pequeños.

La mayoría de los niños migrantes que llegaron a Los Ángeles son menores de 9 años y están alojados en instalaciones y hogares de crianza gestionados por al menos cuatro agencias sin fines de lucro. Tres de estas han recibido subvenciones federales de hasta 22 millones de dólares para cuidar a niños que cruzaron sin compañía la frontera entre México y EEUU.


“Si han puesto a los niños bajo el resguardo de centros con antecedentes problemáticos o criminales la crueldad es aún mayor”, dijo Salvador Sanabria, director de la organización El Rescate, a Univision Noticias. “Han puesto en riesgo la integridad física y psicoemocional de estos menores”, reprochó.

Para el director de El Rescate, fundada en la década de 1990 para asistir a los salvadoreños que llegaban a Los Ángeles huyendo de la guerra civil en su país, se debe garantizar el bienestar de los menores que están bajo el cuidado de dichas agencias.

“La petición es que reunifiquen a las familias y que en libertad prosigan sus procesos migratorios”, señaló Sanabria.

“Me hizo sentir horrible”

Según documentos judiciales, Víctor Salazar, quien era administrador de casos del centro Crittenton de Fullerton, fue acusado de abusar sexualmente de seis adolescentes migrantes de 15 y 16 años entre mayo de 2007 y febrero de 2008.

Esas agresiones ocurrieron mientras los menores hablaban por teléfono con sus familiares en su oficina, la cual cerraba con llave para ocultar su delito. Algunos de los denunciantes posteriormente fueron entregados a parientes en EEUU.

La fiscalía del condado de Orange presentó cuatro cargos contra Salazar por actos lascivos con un niño, tres cargos de copulación oral con un menor y siete cargos de agresión sexual. Durante el juicio, solo prosperaron los casos de tres menores.

“Me hizo sentir terrible”, expresó en la corte uno de los denunciantes, un guatemalteco que tenía 15 años cuando fue detenido por la Patrulla Fronteriza. Al testificar, este aseguró que a pesar de sus intentos para tratar de evitarlo, Salazar tocó “entre mis piernas” hasta en 10 ocasiones.


No lo denunció inmediatamente, afirmó el joven, porque su agresor tenía la autoridad para enviarlo a un hogar de crianza en este país o pedir que lo regresaran a Centroamérica.

No todos los testimonios en su contra se escucharon en el tribunal: dos víctimas de Salazar fueron regresadas a Centroamérica por razones que no están claras.

Salazar trabajó en Crittenton desde su apertura en marzo de 2006.

La agencia no comentó sobre este caso, aunque aseguró que “los jóvenes bajo nuestro cuidado siempre serán tratados de manera digna y respetuosa (…) nos esmeramos en personalizar los servicios para cada uno de nuestros jóvenes y proporcionar un entorno de apoyo”.

Crittenton tienen dos instalaciones que albergan a niños de 8 a 17 años y señala que entre su personal se encuentran trabajadores sociales, médicos, enfermeros y educadores.

“No podemos distraernos”

Otro proveedor elegido por la administración Trump, el centro David & Margaret Youth and Family Services en la ciudad de La Verne, en el Valle de San Gabriel, tiene un contrato para albergar a unos 60 menores no acompañados durante un promedio de 30 días.

Esta agencia puede colocar hasta a 10 niños en hogares grupales a los que llama “La Casa” o “Casa Bonita”.

En abril, un empleado fue investigado después de que un niño aseguró que este lo sujetó con ambas manos y lo empujó al piso. El incidente ocurrió porque el menor no quiso entregarle un altavoz portátil, de acuerdo a registros estatales.

El trabajador, cuyo nombre no ha sido publicado, fue puesto bajo permiso administrativo y después renunció.

Univision Noticias solicitó un comentario sobre ese incidente, pero el centro no respondió.

Su directora de desarrollo, Maggie Bohlman, declaró al diario Los Angeles Times: “Estamos comprometidos a proporcionar un entorno seguro, enriquecedor y reconfortante para todos los niños a quienes servimos”. También mencionó que les preocupa la crisis en la frontera, aunque señaló que “no podemos distraernos del trabajo que hacemos”.

En su sitio de internet, el centro David & Margaret indica que cada año atiende a unas 1,700 niñas de entre 11 y 21 años “mientras que no pueden estar con sus familias”.

La instalación cuenta con cabañas, una alberga, una escuela y una tienda. Entre sus servicios destaca la “atención terapéutica” enfocada en que las menores puedan reunificarse con sus familias.


Otros sitios bajo la lupa

Los otros centros a los que llegaron los niños migrantes tampoco están exentos de los señalamientos.

Nuevo Amanecer Latino Children’s Services and International Christian Adoptions, que ofrece hogares de crianza. Tiene cinco oficinas en toda la región y, además de atender a menores migrantes, recibe a niños que han sido víctimas de negligencia, abandono, abuso físico y abusados sexualmente.

Desde su apertura en 1994, la agencia ha sido citada por 65 violaciones “de salud y seguridad”, según registros estatales. No está claro qué tipo de irregularidades ni cuándo las descubrieron las autoridades. Tampoco se menciona cómo las resolvió este centro.

Sus administradores no comentaron específicamente sobre dichas violaciones. El director ejecutivo David Danwing indicó a la prensa que no consideraba pertinente discutir sobre dichos incidentes. “No queremos distraernos mientras seguimos asegurando el bienestar, la protección y la seguridad de los migrantes bajo nuestro cuidado", señaló en un comunicado.

Por su parte, la agencia International Christian Adoptions (ICA) de Temecula ha sido citada cuatro veces por violaciones de “seguridad médica inmediata o de derechos personales", según reportes oficiales. Tampoco hay detalles sobre estos casos.

Una de las misiones de ICA, según su página electrónica, es “promover y asegurar el bienestar emocional, espiritual y físico de los niños que han sido víctimas, abandonados o perseguidos”.

"Una jaula tenía 20 niños adentro": así es el centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en Texas (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés