Narcotráfico

Las islas refugio donde se esconden los narcos en California

A lo largo de la costa del sur de California ocho islas se han convertido en escondite de narcotraficantes y "coyotes" en el trayecto que realizan por varios días a bordo de pequeñas embarcaciones conocidas como pangas.
9 Jun 2016 – 7:35 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La panga que la noche del 21 de marzo zarpó del puerto de Ensenada, en Baja California, México, iba cargada con más de tonelada y media de marihuana destinada al mercado estadounidense, hasta donde llegaría tras casi una semana de navegación entre islas refugio.

Los 22 pies de eslora (6 metros) de la embarcación se aprovecharon al máximo para dar cabida a los paquetes de droga y a los múltiples contenedores de gasolina con los que sus dos tripulantes, José Guadalupe Zepeda Ramírez, de 24 años, y Miguel Rodríguez Doranme, de 39, iban a abastecer los motores. Los hombres se acomodaron donde pudieron para hacerse a la mar donde quedaban a merced de las olas y los radares de la Guardia Costera de EEUU.

Durante seis días los dos lancheros surcaron las aguas del Pacífico con un cargamento de droga que en las calles del sur de California habría de generar ganancias de 3 millones de dólares. Aunque las autoridades de EEUU seguían su estela, supieron darles esquinazo gracias a que conocían los rincones más recónditos de ocho pequeñas islas.

Sin embargo, la fortuna de José y Miguel por la ruta marítima de la droga terminó el 27 de marzo, tras tocar tierra 250 millas después, cuando fueron arrestados en una playa californiana del condado de Santa Bárbara mientras esperaban la llegada de los vehículos en los que transportarían la marihuana a bodegas de Los Ángeles.

Las rutas de la droga por el Pacífico



La embarcación en la que iban José y Miguel había sido detectada por un barco de la Guardia Costera dos días antes, pero se les perdió de vista.

El expediente judicial en contra de José Zepeda y Miguel Rodríguez al que Univision Los Ángeles tuvo acceso, refiere que durante los días que duró el recorrido de Ensenada a Santa Bárbara, los lancheros se refugiaron en algunas de las islas que hay en el trayecto.

El reporte de Andrew Butler, agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) asignado al condado de Ventura, indica que los traficantes suelen navegar amparados por la oscuridad de la noche, por lo que durante el día se esconden en las cuevas que forman los acantilados de las islas.

Escondite marino

En lo que es la ruta marítima del narco, también utilizada por "coyotes" para el ingreso de indocumentados a Estados Unidos, existen ocho islas.

La primera de sur a norte es la San Clemente, seguida por la más grande y habitada que es la isla Catalina, la cual tiene como vecina al oeste a la isla San Nicolás. Más al norte se ubica el pequeño archipiélago de Channel Islands que integra a Santa Cruz, Santa Rosa, San Miguel y Anacapa. En medio de todas, la más pequeña, es la isla Santa Bárbara.

Todas estas islas, refiere en su investigación el agente Butler, son usadas por los traficantes como escala de viaje.

Durante el trayecto, indica el investigador, los traficantes se ubican con el uso de GPS y mantienen comunicación con sus superiores en tierra firme o con otras embarcaciones que se mantienen en aguas mexicanas.

A los dos lancheros, además de más de tonelada y media de marihuana, les decomisaron tres teléfonos celulares con los que habrían estado en contacto con una embarcación mayor que los estuvo siguiendo y con los que les esperaban para recibir el cargamento.

Esta semana José y Miguel fueron encontrados culpables de narcotráfico y esperan sentencia mínima de 10 años en prisión.

Pangas cargadas

El tráfico de drogas por las costas de California es uno de los principales problemas que enfrentan las autoridades en el combate al crimen organizado, según un reporte de la procuraduría estatal.

Los datos de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) indican que en los años fiscales de 2012 y 2013 fueron 435 las embarcaciones tipo panga que fueron tanto divisadas en mar abierto como encontradas en playas del sur de California.

En tan sólo cuatro años, de 2008 a 2012, la droga decomisada en la ruta marítima subió de casi 2 toneladas a 60, golpes que han obligado a los narcotraficantes a explorar rutas más alejadas de la costa, señala un reporte de Sistema de Evaluación de Amenazas en California (CalSTAS).

Entre los principales puntos de partida de las pangas con droga e indocumentados se encuentran Playas de Rosarito, el atracadero de Popotla y el puerto de Ensenada, en Baja California.

Las ocho islas

San Clemente, San Nicolás, Catalina, Santa Bárbara, Anacapa, Santa Cruz, Santa Rosa y San Miguel.

Más contenido de tu interés