Libertad Condicional

La mujer de Manson que se reía al asesinar y escribía con la sangre de sus víctimas seguirá en prisión

Una de las seguidoras de la secta de Charles Manson pretendía ser liberada bajo palabra, pero su solicitud fue rechazada por decimocuarta ocasión. La mujer purga cadena perpetua por los asesinatos de siete personas, entre ellas la actriz Sharon Tate, quien tenía ocho meses de embarazo.
23 Jun 2017 – 12:28 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Patricia Krenwinkel, una de las seguidoras de la secta de Charles Manson que a finales de la década de 1960 cometió horrendos asesinatos en Los Ángeles, permanecerá en prisión luego de que el 22 de junio le fuera negada otra petición de libertad condicional.

El recurso legal para salir de prisión bajo palabra le ha sido negado en otras 13 ocasiones por lo que permanecerá en la cárcel para mujeres de Corona, California, al menos otros 5 años.

En la petición número 14 de libertad condicional de Krenwinkel, su abogado insistió en el argumento de que la mujer había sido abusada físicamente por Manson y que padecía del síndrome de cónyuge maltratada.

La Junta de Libertad Condicional del Departamento de Correccionales y Rehabilitación de California (CDCR) consideró que Krenwinkel seguían siendo un riesgo para la comunidad y por ello era inapropiada su liberación, como también lo han hecho con las peticiones de Manson para salir de la cárcel.

Krenwinkel, de 69 años de edad, es la mujer que en la actualidad lleva más tiempo en prisión (46 años) de todas las reclusas de California desde que fue sentenciada a cadena perpetua por participar en el asesinato de siete personas en 1969.

En fotos: La historia de Charles Manson y su secta de asesinos

Loading
Cargando galería

Entre sus víctimas se encuentra la actriz Sharon Tate, quien tenía ocho meses de embarazo y a quien acuchilló 16 veces para luego escribir con la sangre algunas leyendas relacionadas con la secta que encabezaba Charles Manson.

En la acusación criminal se establece que Krenwinkel solía reírse cuando cometía los asesinatos, como también lo hacía durante las audiencias judiciales.


Leyendas de sangre


La noche del 9 de agosto de 1969, a petición del Charles Manson, Krenwinkel ingresó a una mansión de Bel Air donde vivía la actriz Sharon Tate, quien tenía 26 años de edad y era esposa del cineasta Roman Polanski.


A Krenwilkel la acompañaban Charles “Tex” Watson, Susan Atkins y Leslie Van Houten, también miembros de la llamada “Familia Manson”, quienes armados con un rifle y con cuchillos masacraron a la actriz y a otras cuatro personas que estaban ahí esa noche: Thomas Jay Sebring, Abigail Ann Folger, Wojciech Frykowski y Steven Earl Parent.

Con la sangre de sus víctimas, los asesinos escribieron en las paredes de la casa: “Death to pigs” (muerte a los cerdos), “Rise” (alzarse), “War” (guerra) y “Helter Skelter” (canción de The Beatles que significa descontrol).

Los mensajes pretendían crear una guera entre blancos y negros como parte del malévolo plan de Manson.

A la noche siguiente, los mismos cuatro miembros de la secta ingresaron a otra residencia de Beverly Hills para asesinar a Leno LaBianca, un ejecutivo de supermercados, y a su esposa Rosemary, donde también dejaron mensajes en otro intento por encender la guerra racial de Manson.

Más contenido de tu interés