null: nullpx
Abuso Infantil

La madre del niño muerto dentro de un clóset se declara no culpable de homicidio y abuso infantil

El cuerpo sin vida de Yónatan Aguilar, de 11 años, fue hallado dentro de un clóset en una residencia de Los Ángeles con síntomas de malnutrición y abusos.
8 Sep 2016 – 4:19 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La madre del niño que apareció muerto y desnutrido dentro de un clóset en una casa de Los Ángeles se declaró este jueves no culpable de los cargos de homicidio y abuso infantil y quedó pendiente de regresar a corte el próximo 20 de octubre para determinar si hay suficientes evidencias para que se celebre un juicio.

Verónica Aguilar, de 39 años, compareció vestida con un traje azul antisuicidio que le proporcionó el Departamento del Sheriff de Los Ángeles (LASD), aunque su abogado de oficio, Lawrence Tripp, indicó que no se le había realizado aún una evaluación psicológica que indicara que la mujer tenía intención de quitarse la vida.

Durante la breve vista oral, Aguilar contó con la presencia de un traductor para entender las instrucciones del juez, quien decidió mantenerla encarcelada con una fianza de 2 millones de dólares.


Tripp comentó a los periodistas que asistieron a la sesión judicial que tiene previsto encargar un estudio psicológico de Aguilar, si bien declinó comentar sobre su estado anímico o emocional tras lo ocurrido.

"Siempre es trágico cuando muere un niño, pero ella es inocente hasta que se demuestre lo contrario", declaró Tripp, quien -al igual que los medios de comunicación- aún no ha podido ver el informe de la autopsia realizada al menor, Yónatan Aguilar, por lo que desconoce la causa oficial de la muerte del niño.

La muerte de Yónatan

Verónica Aguilar fue arrestada el pasado 23 de agosto, un día después de que el padrastro de Yónatan llamara a la Policía cuando descubrió el cuerpo sin vida del niño dentro de un clóset en la residencia familiar en Echo Park.

Detectives del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) indicaron que el menor había permanecido encerrado dentro del clóset durante varias horas antes de fallecer y de acuerdo con los datos de la investigación preliminar, el cádaver de Yónatan presentaba evidencias de malnutrición y abuso físico.


El detective Moisés Castillo, del LAPD, catalogó la muerte del niño como uno de los "peores casos" que había visto durante su carrera de 25 años.

En los días posteriores a la muerte del menor se reveló que el Departamento de Menores y Servicios de Familias (DCFS) de Los Ángeles había investigado tres supuestos abusos de los que habría sido víctima Yónatan entre 2009 y 2012. Las evaluaciones realizadas por los trabajadores sociales determinaron que Yónatan no corría peligro estando bajo la custodia de su madre.

Un reporte del diario Los Angeles Times también dio a conocer que el niño no acudía a clases desde 2012 y señaló que en los últimos años el niño podría haber pasado tiempo en México.

E cuerpo de Yónatan fue traslado a la Oficina del Médico Forense, pero los hallazgos de la examinación no han sido presentados al público. Aún se desconoce qué provocó la muerte del niño.

El caso de Yónatan recordó a la muerte de Gabriel Fernández, un niño de 8 años, cuyo falleciemiento en 2013 resultó en una investigación del Departamento de Menores y Servicios de Familias y la presentación de cargos criminales en contra de cuatro trabajadores sociales.

El pequeño Gabrielito fue la víctima de golpizas y una serie de abusos y torturas que iban desde comer heces de gato y su propio vomito hasta ser rociado con gas pimienta y quemado con cigarrillos.

Lea también:

Publicidad