Abuso Infantil

El niño muerto desnutrido en un clóset en Los Ángeles robó comida por hambre

Yónatan Aguilar apareció muerto dentro de un clóset en Echo Park con apariencia de haber sido abusado y en estado de malnutrición.
26 Ago 2016 – 3:07 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El niño de 11 años que murió desnutrido en un clóset en Los Ángeles habría tenido una tortuosa infancia al lado de su madre, acusada de su asesinato. Según reportes, el menor robaba la comida de sus compañeros de escuela por hambre, en una ocasión llegó a clases con el ojo amoratado, aunque no está claro en dónde estudió desde 2012.

El Departamento del Médico Forense del Condado de Los Ángeles pospuso la autopsia del jueves al viernes, aunque no ha dado detalles sobre cuándo se conocerá la causa oficial de la muerte.

El cuerpo de Yónatan Daniel Aguilar, de 11 años, fue encontrado el lunes envuelto en una cobija y dentro del clóset de un pequeño apartamento en el vecindario angelino de Echo Park. Su cadáver mostraba señales de que estaba desnutrido, deshidratado y que había sufrido abuso físico.

Su madre, Verónica Aguilar, de 39 años, es la única arrestada en este caso y fue presentada el jueves ante la Corte Superior del Condado de Los Ángeles y acusada formalmente del asesinato del menor.

Las autoridades aún tratan de determinar las circunstancias exactas del fallecimiento y de por qué las supuestas señales de abuso infantil pasaron desapercibidas por trabajadores sociales del Departamento de Menores y Servicios Familiares del Condado de Los Ángeles (DCFS).

Los detalles que la prensa ha ido revelando sugieren que el niño la pasaba de lo peor en casa.

En 2009, cuando tenía cuatro años de edad, llegó a la escuela con un ojo amoratado, un incidente que supuestamente se reportó a la Policía de Los Ángeles. Tres años después se denunció que llegó sucio y hambriento a la escuela, al grado de robar los alimentos de otros pequeños para llevarse algo a la boca.

Tampoco está claro dónde estudió el chico desde 2012, aunque una versión es que Yónatan pudo haber estado en México en los últimos años o que lo matricularon en un distrito escolar que no le correspondía.

“En ese entonces, si ocurrieron esas llamadas como dice la Policía que sucedieron hubiésemos visitado la casa, hubiésemos hablado con el niño y confirmado si había problemas o no”, dijo a Univision 34 Los Ángeles, Phillip Browning, director general del DCFS, sobre el caso de Yónatan.


Browning indicó que se darán más detalles de ese caso hasta que un juez lo ordene.

“En el pasado hemos tomado acción rápidamente” sobre otros reportes, subrayó el funcionario.

El cadáver de Yónatan fue descubierto por su padrastro, identificado como José Pinzón, quien vivía con la madre. El jueves por la noche, después de un rosario que se realizó en memoria de su hijastro, el hombre abordó a prisa su vehículo evadiendo las preguntas de los reporteros.

“Cuando entré es como que huele todavía a muerte. No me puedo imaginar el espacio tan pequeño en el que pudo estar esa criatura ahí”, dijo a Univision 34 Los Ángeles, una mujer que atendió un rosario la noche del jueves en la casa del menor.

Entre 2007 y 2013, 68 menores fallecieron bajo condiciones de abuso, abandono o violencia en las calles mientras estaban bajo supervisión de DCFS.

Lea también:


Publicidad