null: nullpx
Planeta

La administración Trump se prepara para enfrentar a California y reducir sus estándares para las emisiones de autos

El plan vigente busca que para 2025 los vehículos emitan, en promedio, la mitad de los gases de efecto invernadero que los autos fabricados en 2010. Como cumplir con esos parámetros les cuesta más dinero a los productores de autos, la Agencia de Protección Ambiental está buscando cómo reducir el estándar para que esto no les "impida vender los vehículos más populares entre los estadounidenses".
30 Mar 2018 – 9:02 PM EDT

SAN JOSÉ, California.– Desde la administración anterior, en California –un estado que se ha visto azotado por extensas sequías, inundaciones e incendios– los funcionarios estatales han impulsado medidas para reducir drásticamente la contaminación del aire con el fin de proteger la salud de sus residentes y luchar contra el cambio climático.

Estas normas establecen estándares máximos de emisión de automóviles y camiones ligeros actuales y a futuro: buscan que para 2025 los autos emitan, en promedio, la mitad de los gases de efecto invernadero que los vehículos fabricados en 2010.

Eso significa que para 2025 los autos de pasajeros y camionetas tipo SUV deberían ofrecer un promedio de 55 millas por galón.

Sin embargo, esto podría cambiar por oposición del presidente Donald Trump y el propio líder de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) Scott Pruitt, quien ha dicho en alguna ocasión que cree que los objetivos son demasiado onerosos para los fabricantes y les impide vender los vehículos más populares entre los estadounidenses.

Fuentes cercanas a esta entidad, que prefirieron no identificarse, revelaron que EPA está lista para abandonar los objetivos pioneros en materia de economía de combustible de California para autos y SUV, una medida que otros estados también están invitados a imitar.

La vocera de la EPA, Liz Bowman, dijo al diario Los Angeles Times que un borrador para realizar este ajuste de planes estaba en revisión interinstitucional y que se tomaría una decisión final para este domingo.

La agencia planea reemplazar esos objetivos con un estándar más débil que se dará a conocer pronto. Dado que las normas de California se aplican a más de un tercio de los automóviles vendidos en todo el país, las nuevas medidas darían a las compañías de autos un alivio limitado o nulo si no se aplica a nivel nacional.

Los fabricantes de automóviles son reacios a crear múltiples líneas de producción para cumplir con las normas contradictorias, ha explicado Pruitt al defenderlas.

California no piensa ceder y la EPA... tampoco. Pruitt incluso ha amenazado con revocar la exención federal que permite a California imponer reglas más estrictas que las del gobierno.

Líderes como el fiscal general de California, Xavier Becerra, aseguran que todos estos estándares no son un mero antojo, sino que son el resultado de años de estudio, evidencia científica, recopilación de datos, períodos de comentarios públicos y debates entre expertos.

Por eso, Becerra considera que hay material suficiente para defender legalmente estas decisiones. "Esto será una gran batalla legal", advierte Ann Carlson, maestra de leyes ambientales en UCLA.


Cuando respirar es un deporte de alto riesgo

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés