null: nullpx

Jefe de la EPA contradice a la ciencia asegurando que el CO2 no es la causa principal del calentamiento global

Scott Pruitt asegura que las regulaciones ambientales vigentes se tomaron precipitadamente y que se van a revisar para favorecer a la industria estadounidense. También califica el Acuerdo de París contra el cambio climático como "un mal negocio".
9 Mar 2017 – 12:57 PM EST

El administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt, dijo este jueves que él no cree que el dióxido de carbono sea la principal causa del calentamiento global, contradiciendo a cientos de estudios científicos que lo confirman como un hecho.

"Yo pienso que medir con precisión la actividad humana en el clima es algo muy difícil de hacer y que hay un tremendo desacuerdo sobre el grado de impacto. Así que no, no estoy de acuerdo en que el carbono es un contribuyente primario al calentamiento global que vemos", dijo en entrevista con CNBC.

"Pero no lo sabemos todavía ... Necesitamos continuar el debate y continuar la revisión y el análisis", agregó el abogado.

Pruitt expresó que el presidente Donald Trump y él creen que las normas regulatorias actuales fueron muy apresuradas y que piensan revisarlas para reducir la "incertidumbre regulatoria" y beneficiar así a la industria estadounidense.


Las declaraciones de Pruitt están en franco desacuerdo con el consenso mundial expresado en el Acuerdo de París firmado por 195 naciones, entre ellas Estados Unidos. Este tratado reconoce que el cambio climático está relacionado con la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera que ha sido colocado ahí por la acción humana.

Pruitt se refiere a este (el Acuerdo de París) como "un mal negocio" y asegura que “debería haber sido manejado como un tratado y haber pasado por la confirmación del Senado -y no negociado por el Departamento de Estado-. Eso es una preocupación", reconoció.


Con su opinión sobre que el carbono no es el principal contribuyente del calentamiento global Pruitt también desestima múltiple evidencia científica que ha sido presentada durante décadas por la agencia espacial NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Por ejemplo, en enero del 2017 ambas instancias gubernamentales confirmaron que la temperatura media de la superficie del planeta ha aumentado alrededor de 1.1 grados centígrados desde finales del siglo XIX, un cambio impulsado en gran parte por el aumento del dióxido de carbono y otras emisiones humanas a la atmósfera.


En setiembre del 2016, además, se anunció que durante todos los días de ese mes, se sobrepasó el límite de 400 partes por millón de este gas, una barrera simbólica en la lucha contra el cambio climático.

Según múltiples cálculos hechos por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ( IPCC) desde 1988, mantener la concentración de gases de efecto invernadero por debajo de las 400 partes por cada millón es vital para evitar que la temperatura del mundo suba por encima de los 2 grados Celsius con respecto a la era pre-industrial.

¿Por qué? Esta alza redundaría en variaciones drásticas en el clima, en las corrientes marinas, en los vientos y por tanto, favorecería la aparición de fenómenos naturales -como huracanes- de grandes dimensiones y consecuencias, confirma la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Un perfil muy controversial

Pruitt es un abogado abiertamente hostil a la idea de proteger el medio ambiente, escéptico del cambio climático y que califica como trabas innecesarias a las normas que buscan evitar la contaminación del agua y del aire de los estadounidenses.

Llegó a su puesto tras una votación que enfrentó una férrea oposición liderada por funcionarios de la agencia que dirigirá, el nombramiento de este abogado como nueva cabeza del organismo ambiental ocurrió este viernes y desencadena furia y preocupación de científicos y ciudadanos. Los defensores y activistas del medio ambiente aseguran que Pruitt en EPA es como "tener a un pirómano al frente del departamento de bomberos".

En su carrera Pruitt ha demandado 14 veces a la EPA para luchar contra de las políticas de cambio climático lideradas por el gobierno de Barack Obama y suavizar las normativas ambientales en beneficio de empresas.

.

Publicidad