Juicios

Entre asombro y lágrimas inicia el juicio del hombre acusado de torturar y asesinar a Gabrielito

Vuelve a ser noticia uno de los casos de abuso infantil que más ha conmocionado a la comunidad de Los Ángeles, pues este lunes comenzó el juicio contra Isauro Aguirre, el novio de la madre de Gabriel Fernández, un pequeño que murió por maltrato en 2013. En un detalle hasta ahora desconocido, la Fiscalía indicó que la pareja habría agredido al niño porque creían que era gay.
17 Oct 2017 – 10:58 PM EDT

LOS ÁNGELES, California. - "Este caso es sobre una cosa: la tortura sistemática de un niño indefenso e inocente". Con estas fuertes acusaciones del procurador dio inicio este lunes en un tribunal del sur de California el juicio en contra de Isauro Aguirre, uno de los acusados en la tortura y asesinato del niño de 8 años Gabriel Fernández, conocido ya como el caso de Gabrielito. El fiscal aseguró que el pequeño fue abusado porque su madre y el novio de esta creían que era gay.

La muerte de Gabrielito en 2013 y los escalofriantes detalles del abuso que sufrió presuntamente a manos de su madre, Pearl Fernández y el novio de ella, Isauro Aguirre, estremecieron el sur de California y desencadenaron una investigación que dejó al descubierto serias fallas en el sistema estatal de protección de menores.

Aguirre, de 37 años, se ha declarado no culpable de los delitos en su contra y este lunes encaró por primera vez al jurado, compuesto por siete mujeres y cinco hombres, que deberán determinar su culpabilidad en este caso. El presunto homicida podría enfrentar la pena de muerte si es hallado culpable del asesinato del menor.

Antes de que iniciaran las declaraciones de apertura, el alguacil de la corte se dirigió a las personas dentro de la sala de justicia y les advirtió que deberían mantener sus emociones bajo control. "Este es un caso altamente emotivo", destacó el oficial, quien además recomendó a las personas incapaces de mantener su compostura salir del tribunal para prevenir que fueran restringidas de acudir al resto del juicio.

Jonathan Hatami, de la oficina del Fiscal del Distrito del condado de Los Ángeles, presentó con lujo de detalle la serie de abusos y maltratos que sufrió Gabrielito a lo largo de los ocho meses que permaneció bajo la custodia de su madre y Aguirre. El procurador además mostró imágenes gráficas del cuerpo de la víctima para ilustrar la serie de heridas y la magnitud de la violencia que enfrentó antes de fallecer.

Exponiendo una foto, tomada en 2012 cuando el niño aún estaba bajo la custodia de sus abuelos, dijo que "Gabrielito lucía feliz y saludable". Sin embargo, tan solo ocho meses después de haber pasado al cuidado de su mamá y su pareja, "su cuerpo estaba abatido", señaló Hatami. "La evidencia mostrará que fue golpeado, quemado, magullado".

La presentación de las evidencias y las fotos del cuerpo de Gabrielito causaron suspiros de asombro y más de una persona dentro del tribunal abandonó la sala, según indicó la agencia de noticias local City News Service.

Parientes del niño fueron vistos llorando ante los escalofriantes detalles que presentó la Fiscalía en torno a los castigos y las torturas que soportó el menor antes de finalmente fallecer.

Los acusados (Aguirre y Fernández) "lo torturaban, lo golpeaban" y se enviaban textos acerca de esos abusos, afirmó Hatami, quien agregó que durante los últimos ocho meses de su vida, "Gabrielito lloraba casi todos los días después de la escuela… porque no quería ir a su casa".

¿Torturado por ser gay?

De acuerdo con la Procuraduría, Gabrielito fue maltratado por su madre y la pareja de ella porque ambos consideraban que el niño era gay.

"Esto no se trató de drogas. Esto no fue a causa de problemas de salud mental. (Aguirre) lo hizo porque no le caía bien… creía que Gabriel era gay y para él eso era algo malo… lo hizo por odio hacia un niño pequeño", aseveró el procurador.


Hatami describió al acusado, un exguardia de seguridad que pesa 270 libras y mide 6' 2" de estatura, como un "bully" (acosador) que constantemente abusó de un niño.

Por su parte los abogados defensores de Aguirre no negaron que la víctima había sufrido abusos "inimaginables" a manos de su cliente, pero destacaron que la intención del acusado no era acabar con la vida del pequeño.

"Isauro nunca tuvo la intención de que Gabriel muriera", explicó John Alan, uno de los abogados defensores, quien añadió que el hombre tenía dificultades para "manejar situaciones estresantes y caóticas".

Con esto la defensa busca eliminar las "circunstancias especiales" añadidas por la Fiscalía a los delitos en contra de Aguirre. Dichas cláusulas hacen que el caso sea elegible para la pena de muerte.

El caso de la muerte Gabriel Fernández contado en imágenes

Loading
Cargando galería

El paramédico testigo

Durante la audiencia también se escuchó el testimonio de James Cermak, uno de los socorristas que atendió a Gabrielito lo noche que recibió una violenta paliza presuntamente a manos de Aguirre.

El paramédico dijo que él y un colega respondieron a una llamada que reportaba que un niño había dejado de respirar. Al llegar a la casa, los socorristas le prestaron primeros auxilios al menor y fue durante este proceso que ambos notaron las lesiones que mostraba el cuerpo de Gabrielito.

Visiblemente conmocionado, Cermak dio un recuento de los traumas que tenía el "cuerpo inerte y sin vida" del menor. "Marcas de estrangulación en su cuello, mordeduras, moretones de pie a cabeza, pequeños orificios como si hubiera sido herido con una pistola de balines. Entre más mirabas, más veías. Era increíble", contó.

El socorrista también testificó que Aguirre y la madre del niño permanecieron sentados en un sillón mientras este era atendido.

- "¿Alguno de ellos lloraba?", preguntó el fiscal.
- "No", respondió Cermak.
- "¿Alguno de ellos estaba histérico o mostraba empatía hacia Gabriel?"
- "Para nada"

Ese día los médicos pronunciaron la muerte cerebral del menor. Dos días después, el 24 de mayo de 2013, Gabrielito fue desconectado de las máquinas de soporte vital y fue declarado muerto.

Se espera que el juicio en contra de Isauro Aguirre se extienda de cuatro a seis semanas. Pearl Fernández, la madre del menor, enfrentará la justicia en un caso por separado.

Las 5 muertes trágicas de niños que conmocionaron a la comunidad en California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés