null: nullpx
Actividad de Pandillas

Dan golpe a la pandilla de motociclistas que ofreció $100,000 por la cabeza de un policía infiltrado

Las autoridades arrestaron a 22 miembros de la banda Vagos, una organización criminal detrás de homicidios, secuestros, ataques y la venta de narcóticos en California y otros estados del país.
17 Jun 2017 – 7:47 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Una investigación que se realizó durante siete años, incluyendo la infiltración de al menos un policía encubierto, concluyó este viernes con una redada masiva en California y otros estados que puso tras las rejas a 22 miembros influyentes de la violenta pandilla de motociclistas Vagos.

Las autoridades la describen como una “organización criminal altamente organizada”, que dirigió asesinatos, secuestros, golpizas, extorsiones, así como la venta y contrabando de narcóticos, que sus socios cruzaron de México a Estados Unidos en compartimentos secretos de sus motos. También se les vincula con la mafia italiana y con la pandilla carcelaria hispana conocida como Mafia Mexicana.

A los Vagos se les acusa del homicidio en septiembre de 2011 de un miembro de una pandilla rival, los Hells Angels, en un casino de Nevada, uno de los estados donde tienen mayor presencia.

Para vigilar sus actividades ilícitas, al menos un agente encubierto logró infiltrarse tras someterse a una extensa investigación de la banda, pero en julio de 2013 lo descubrieron y ordenaron su asesinato. Según la acusación, uno de los jefes del grupo, Albert López, alias ‘Al’, ofreció un pago de 100,000 dólares para quien matara al espía.


“Estas detenciones y acusaciones son la culminación de una investigación de largo alcance, meticulosa y duradera, que involucró al HSI (Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional) y a múltiples agencias del orden, enfocada en dar un golpe demoledor a una de las pandillas criminales más despiadadas y violentas de este país”, dijo Derek Benner, subdirector del HSI, en un comunicado.

Los adoradores del dios Loki

La pandilla Vagos se fundó en San Bernardino, California, en la década de 1960 y tiene unos 87 capítulos en siete países. Se estima que cuenta con casi 1,000 integrantes, quienes usan principalmente motos Harley Davidson y visten chalecos con parches del emblema del grupo, el dios nórdico Loki sobre un fondo verde. Se le considera una de las bandas de motociclistas más grandes y poderosas de EEUU.

Por un lado, se muestra una organización híbrida con características de clubes legítimos: elige a sus líderes, establece normas y cobra cuotas a sus socios (uno de sus abogados ha dicho que el grupo desaprueba la violencia y las actividades ilícitas).

Sin embargo, los Vagos también se dedican a delinquir sobre dos ruedas. Según la acusación, ellos suelen enfrascarse en pleitos con sus enemigos, los Hells Angels, los Mongols y otros. Además de que “disciplinan” con severas palizas a quienes no los obedecen o les deben dinero.


Las autoridades federales mencionan que los líderes de los Vagos incluso ofrecieron un pago de 100,000 dólares para matar al jefe de su grupo en Las Vegas, Nevada, luego de que se enteraron de que él estuvo cooperando en una investigación policiaca.

“La retirada coordinada del liderazgo de esta organización de motociclistas es una victoria para todos los que respetamos y amamos a nuestro país”, dijo Kenneth Blanco, asistente de la División Criminal del Departamento de Justicia (DOJ).

En una asamblea de la banda que se realizó el 23 de septiembre de 2011 en el casino Nugget en Nevada, Pastor Fausto Palafoz, alias ‘TaTa’ y uno de los líderes citados en la acusación, expresó que en su guerra contra sus enemigos deberían esperar a “perder sus familias, morir o terminar en prisión”.

Ese mismo día, según documentos judiciales, Ernesto Manuel González, alias ‘Romeo’, acató la orden de matar a un miembro de los Hells Angels, Jeffrey Pettigrew.

“El asesinato cometido por Ernesto González en el casino Nugget fue siempre parte de una conspiración criminal más grande, que se ha hecho aún más clara hoy”, indicó Christopher Hicks, fiscal del condado de Washoe, en Nevada.

A los Vagos no les tiembla la mano para ordenar ejecuciones. “En o alrededor de enero de 2011, John Joseph Siemer, alias ‘Rocky’ (uno de los acusados), ordenó a un compañero usar sus contactos con la mafia italiana para planear el asesinato del presidente de la pandilla rival de motociclistas ‘Sons of Silence’”, cita uno de los cargos desvelados el viernes.

Pero también han sufrido bajas. La investigación descubrió que en 2010 otra pandilla mató a uno de sus miembros. Tanto se obsesionaron con la venganza que a finales de septiembre de ese año llegaron hasta el restaurante Buffalo Inn en Upland, California, y a su dueño le pidieron los videos de vigilancia del negocio: pensaban que sus enemigos habían celebrado ahí el asesinato.


En fotos: La mirada de los asesinos más crueles del último siglo

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés