null: nullpx
Actividad de Pandillas

Así robó más de 150 autos Jeep Wrangler en San Diego una banda de motociclistas de Tijuana

Las autoridades identifican al club de motociclistas ‘Hooligans’, con sede en Tijuana, México, como el responsable del robo de más de 150 Jeep Wrangler en San Diego, California. Nueve integrantes de la banda han sido nombrados en una acusación federal.
31 May 2017 – 7:57 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Detrás de los misteriosos robos de más de 150 autos Jeep Wrangler de modelo reciente en barrios acomodados en San Diego, California, estuvo una banda de motociclistas de Tijuana, México, que usó un sofisticado método para encender los coches sin activar alarmas y luego llevarlos al otro lado de la frontera con el fin de venderlos allá, según las autoridades.

Una investigación policiaca descubrió que el club de motociclistas ‘Hooligans’ sería el responsable del hurto de varios Jeep Wrangler en el condado de San Diego desde 2014. El valor del atraco asciende a 4.5 millones de dólares. Era el único modelo de auto que elegían, aunque también robaron motos Suzuki y Honda.

Los ‘Holigans’, un club con sede en Tijuana que se reúne los fines de semana para viajar entre Estados Unidos y México, utilizaron métodos de alta tecnología para desactivar los sistemas de seguridad de los vehículos y llevárselos en sólo minutos. Todos los robos ocurrieron durante la noche.

Los coches fueron transportados a Tijuana, donde los vendían completos o por partes.


Nueve miembros de esa pandilla han sido nombrados en una acusación federal y tres de estos se encuentran bajo custodia, incluyendo dos que fueron arrestados este martes en una casa en Spring Valley y en la frontera. Los seis restantes seguirían prófugos en México.

Las autoridades identifican a Jimmy Josué Martínez, alias ‘Motas’, y a Mario Alberto Echeverría-Ibarra, alias ‘Cifre’, como los jefes de la banda. Estos sospechosos, que estarían ocultos en Tijuana, se encargaban de liderar el club de motos “como una organización criminal transnacional involucrada en varios actos delictivos, como el robo de autos”, cita la acusación federal.

“El paseo divertido se terminó para estos ‘Hooligans’”, dijo el fiscal federal Mark Conover, en un comunicado.

“Para muchos de nosotros, nuestros autos son nuestras posesiones más valiosas. Estas detenciones han puesto freno a una organización que ha victimizado a los barrios de manera diferente, al robar algo muy personal. Algo que se compró con mucho sacrificio”, agregó el funcionario.

El modus operandi

Los ‘Hooligans’ no robaban al azar. De acuerdo con la acusación federal, la banda hurtaba un Jeep Wrangler después de seguir distintos pasos, que consistían en localizar la unidad en complejos de apartamentos, cocheras o centros comerciales, merodear el barrio de sus dueños para determinar la facilidad de llevárselos y obtener una llave duplicada a través del Número de Identificación del Vehículo (VIN), con el fin de evadir los sistemas de seguridad. Este proceso les tomaba un par de días.

Cuando finalmente programaban una llave duplicada, encendían el auto y se alejaban sigilosamente. Nunca se encendieron las alarmas, ni tuvieron que romper algún cristal para entrar a los vehículos.

Los robos ocurrieron en las ciudades de Escondido, Vista, Ocean Beach, Mission Valley, Pacific Beach, North Park, Golden Hills, Spring Valley, Mira Mesa, entre otras.


En una conversación interceptada por la Policía en la red social Facebook el 4 de abril de 2015, dos miembros de la banda alardeaban sobre sus crímenes. “Ellos van a decir: ‘malditos Hooligans’”, escribió uno de ellos. Otro le respondió: “Somos una plaga. No nos pueden acabar”.

Ambos acusados volvieron a conversar en Facebook en junio de 2015. “Ya no me dejan nada afuera. Solo en la cochera. Tengo que dar la vuelta, brincando bardas y muros”, dijo uno reclamando que no encontraba autos en la calle. Su compinche le comentó: “Jajajaja, ni con eso pueden pararnos”.

Todo les había salido bien hasta que una cámara de vigilancia en la casa de una de sus víctimas los captó actuando y los puso en evidencia. Las imágenes muestran a tres hombres que robaron un Wrangler alrededor de las 2:30 de la mañana del 26 de septiembre de 2014. Los sujetos desactivaron la alarma y luego usaron una llave y un dispositivo electrónico portátil para encender el motor.

Con esta información, la policía envió a la compañía automotriz Chrysler una lista con unos 20 Jeeps Wrangler que habían sido robados en San Diego y así se enteró que habían solicitado llaves duplicadas para cada unidad. Después descubrió que casi todas las llaves habían sido solicitadas a través de un concesionario en Cabo San Lucas, México.

Un modelo popular del hampa

Efraín Quezada, un agente retirado de la Patrulla de Caminos de California (CHP) que ahora trabaja como enlace con policías en ambos lados de la frontera para la empresa de localización satelital de autos robados LoJack, notó el creciente hurto de Jeep Wrangler en San Diego desde hace unos años.

“Es el mismo grupo usando las mismas tácticas. Obteniendo llaves duplicadas para robar coches”, dijo Quezada a Univision Noticias. “Espero que los sospechosos que siguen en Tijuana sean arrestados y extraditados a Estados Unidos para que los enjuicien”, agregó.

Cifras del Buró Nacional de Crímenes contra Aseguradoras (NICB), organización que agrupa a las compañías de seguros del país, indican que San Diego es la ciudad de Estados Unidos donde más coches robados son localizados en México. Del 1 de enero de 2014 al 31 de diciembre de 2016, 629 unidades hurtadas ahí fueron recuperadas al otro lado de la frontera.

A nivel nacional, los autos Jeep Wrangler son el octavo modelo preferido por el hampa, según datos del NICB. De 2014 a 2016, 115 unidades se localizaron en alguna ciudad mexicana.

Tijuana, de hecho, en el lugar donde más terminan los autos estadounidenses robados. Ahí hallaron 599 en 2016, cuatro veces más que en Matamoros, la ciudad que ocupó el segundo puesto.


Los 10 autos más robados en Estados Unidos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés