Inmigrantes indocumentados

"Comida de gato": el menú que un deportado asegura haber sacado de un centro de detención de ICE

"Una manzana o una naranja podrida, cuatro piezas de pan y una mortadela apestosa", así describe un migrante los alimentos que recibió en dos cárceles que albergan a detenidos de ICE en el sur de California. Él logró sacar dos papeles donde se describía el tipo de comida que ofrecían hasta con apodos que se burlaban de esos alimentos, aunque esas pruebas son negadas por las autoridades.
25 Sep 2018 – 10:07 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– Dos hojas arrugadas iban ocultas entre las pertenencias del guatemalteco Jeremías Estrada cuando lo sacaron de la cárcel Theo Lacy para deportarlo a su país. Según su testimonio, eran las pruebas del maltrato que los indocumentados sufren en esa prisión, que los aloja por un contrato millonario que tiene ICE con el Sheriff del condado de Orange.

En esos papeles que Jeremías sacó de 'contrabando' estaban las listas de los supuestos alimentos que servían en Theo Lacy y James Musick, otra prisión de Orange, con nombres y adjetivos de burla que no estaban en el menú oficial. "Comida de gato", "huevos y frijoles calientes y asquerosos", así como "pasta para gato", se lee en los documentos que este migrante envió a Univision Noticias.

"Casi siempre era 'cat food', 'dog food', 'hot and nasty'", asegura sobre la comida que les daban todos los días en ambas cárceles. "Una comida horrible que el olor te hacía vomitar", afirma.

Este inmigrante pasó 15 meses bajo custodia de ICE en espera de que aprobaran su pedido de asilo. Dos apelaciones extendieron su estadía tras las rejas y terminó implorando que lo deportaran para reunirse con su familia. Su expulsión del país se concretó el pasado 5 de septiembre. Antes de salir, él dice que decidió tomar el "riesgo" de llevarse las listas de platillos que encontró ahí para mostrarle a su familia "parte del calvario" que pasó.

De acuerdo con este centroamericano, si los oficiales le hubieran encontrado los menús lo habrían castigado enviándolo a una celda de confinamiento solitario que los migrantes llaman 'el hoyo'. Uno de los papeles se lo entregó un compañero de la unidad en la que estaba recluido y la otra hoja la despegó de su dormitorio, cuenta Jeremías. Sin embargo, no está claro quién habría elaborado dichas listas.

"Yo me arriesgué manteniendo eso a que me mandaran al 'hoyo'", mencionó. "Los oficiales castigan (por ese motivo) porque ya los habían quitado" de las zonas comunes de los penales, aseguró.

Jeremías, de 34 años y quien emigró de Guatemala tras recibir amenazas de muerte por participar en protestas políticas, describe los alimentos que recibió como parte de una humillación que no paraba.

"Yo considero una ofensa que te digan: ‘levántate, vas a comer tu carne asada’, cuando te están dando una mortadela apestosa que parece que se echó a perder hace tres días. Era una burla. Ellos (los agentes) sabían que lo que te iban a dar era algo apestoso que no era una comida digna", reclamó.

ICE y el Sheriff responden

Univision Noticias envió copias de esos menús al Sheriff del condado Orange, el cual no negó directamente que dichas listas de alimentos estuvieran en sus prisiones.

Pero a través de un comunicado, la dependencia explicó que su único menú oficial se muestra en una computadora que se encuentra en la oficina del supervisor de servicios de alimentos.

"Ese formato de menú ha estado en uso durante al menos diez años", mencionó Carrie Braun, vocera del Sheriff de Orange, subrayando que los alimentos que se sirven allí cumplen con estándares estatales y federales, incluyendo inspecciones de ICE y una revisión anual del gran jurado del condado Orange.

"Tenemos un sobresaliente historial de excelencia con todos estos inspectores y seguiremos brindando excelentes comidas a los presos y detenidos alojados en nuestras cárceles", agregó Braun.

El Sheriff envió a esta redacción un menú muy distinto al que compartió Jeremías, en el cual ofrecen burritos, pollo en distintas modalidades, chili con carne, huevos revueltos, pescado, mortadela y otros platillos.

Por su parte, ICE negó rotundamente que estas listas de alimentos sean legítimas y reconoció que en el pasado han existido otros menús falsos que se han difundido.

“La creación de menús fraudulentos no es algo nuevo en estas instalaciones y ICE ha trabajado diligentemente con el personal del (Sheriff del) condado de Orange para eliminar los menús fraudulentos que quedan”.

La dependencia, sin embargo, no precisó si ha descubierto quién los pone ahí, tampoco aclaró si los detenidos tienen la posibilidad de imprimir este tipo de documentos.

Theo Lacy es considerada una cárcel de máxima seguridad y es vigilada por agentes del Sheriff del condado de Orange. La corporación tiene desde 2010 un contrato con ICE para albergar en esa cárcel a unos 800 migrantes y por ello ha recibido más de 100 millones de dólares.

En 2012, tan solo dos años después de que empezara recibir presos acusados de faltas migratorias, Theo Lacy fue citada como una de las diez peores cárceles para indocumentados en Estados Unidos (la única de California en esa lista) por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

El reporte de esta organización menciona que los inmigrantes han sido víctimas de golpizas, abusos e insultos racistas.

'La bolsita mágica'

Jeremías revisó el menú que el Sheriff envió a esta redacción y aseguró que eso no fue lo que comió bajo custodia. Por el contrario, dice él, recibió algunos alimentos que calificó de "un vómito".

"Lo de hamburguesas y otra supuesta buena comida, casi no nos daban", recuerda.

El migrante contó que "el gran almuerzo" que recibían era lo que los reclusos llamaban 'la bolsita mágica' y cuyo contenido era "una manzana o una naranja podrida, cuatro piezas de pan y una mortadela apestosa".

Debido a las malas condiciones de estos platillos, asegura, casi todos compran otras comidas.

Las reglas del Sheriff establecen que los reos deben recoger su almuerzo y llevarlo a sus unidades para ingerirlo. Solo para el desayuno y la cena acuden al comedor general.

Jeremías menciona que cuando le decían a los oficiales sobre la comida presuntamente descompuesta, los oficiales les respondían: "Si no les gusta el pollo, tírenlo, y tienen tres minutos para levantarse".

Carne podrida en cárceles de ICE

Las denuncias de este centroamericano no son las únicas evidencias de la mala alimentación que ofrecen en estas prisiones. Una inspección federal realizada a la cárcel Theo Lacy detectó que han servido comida descompuesta a los migrantes. Según el reporte que la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) publicó en marzo de 2017, en la cocina de dicho penal encontró carne "con olor que parecía estar descompuesta".

El mismo organismo encontró problemas sanitarios en cuatro de seis cárceles que albergan migrantes que inspeccionó sin previo aviso.

"Observamos productos y otros alimentos en mal estado, podridos y mohosos en los refrigeradores de la cocina, así como alimentos caducados", menciona este informe que revisó los comedores de seis prisiones de ICE, incluida Theo Lacy.

Según este reporte, tales fallas ponen en riesgo "la salud de los detenidos".

El presunto mal estado de las comidas también ha sido citado en una demanda federal que señala abusos y deficiencias en los centros de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) donde estuvieron niños y padres migrantes separados en la frontera.

Varios testimonios mencionan que recibieron una "lechuga negra" y "sándwiches congelados" que se comían a la fuerza para no pasar hambre.

Una de las madres, Iris, relató que estando bajo custodia le dieron "comida congelada que olía mal y no era apta para el consumo".

Mientras que los migrantes que –debido a la política de tolerancia cero del gobierno Trump– han sido colocados en la cárcel federal de Victorville han reclamado que no los alimentan adecuadamente.

En fotos: La vida en el centro de detención de inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés