null: nullpx
Inundaciones

Su casa se inundó dos veces y esto fue lo que tuvieron que hacer para no perderla

Las inundaciones de los últimos años en Houston primero fueron un mal sueño y luego una pesadilla para una pareja que compró su primera vivienda en un popular vecindario de la ciudad espacial, que, muy a su pesar siempre resulta afectado. Con esta realidad en mente, tuvieron que tomar una decisión drástica: abandonar por completo la propiedad o conservarla, a toda costa.
27 Mar 2019 – 4:56 PM EDT

Deciden elevar su casa para mantenerse a salvo de inundaciones

Loading
Cargando galería

HOUSTON, Texas. - Después de consolidar su relación como pareja, el sueño de Kurt y de Chris era tener una casa propia y buscaban una diferente a las demás, que representara cada uno de los aspectos de sus vidas, pero más que eso, que fuera su hogar. Y lo lograron, sin saber que la zona donde estaba construida la casa de sus sueños tiene un problema recurrente de inundaciones.

La vivienda que encontraron fue edificada en 1960. Conservaba todos los detalles de la construcción original, ventanales amplios, pisos de la época y áreas abiertas entre sala, cocina y comedor.


“Uno de los detalles que más me gusta es el piso que data de esa misma época y se mantiene en muy buenas condiciones” dice Chris.

Poco a poco la fueron adaptando a sus gustos, con unos arreglos por aquí, otros por allá y cuidando cada detalle de la decoración en el interior y el exterior.

Cuando terminaron de restaurarla sintieron que su sueño se había convertido en realidad y que a partir de entonces lo que seguía era disfrutarla. Así lo hicieron, pero no por mucho tiempo.

La noche del 25 de mayo de 2015 y durante nueve horas consecutivas hasta la mañana siguiente, una serie de tormentas inundaron varias zonas de Houston, con acumulados de agua que llegaron hasta las 11 pulgadas y dejaron una estela de daños en construcciones.

La casa de Kurt y Chris no se salvó: las aguas arrasaron con gran parte de su hogar y con el sueño que habían cimentado juntos.

El periodo de recuperación después de ese evento fue duro, porque tuvieron la necesidad de mudarse a otra vivienda y las reparaciones tomaron largo tiempo. Fueron momentos extenuantes, pero lograron reconstruir lo dañado. Su siguiente paso fue volver a amueblar y a decorar la casa, como hicieron en un principio al comprarla.

“Cada vez que se pronosticaban fuertes lluvias o inundaciones, era una angustia increíble porque teníamos que estar pegados al teléfono revisando que tanto subía el nivel del arroyo Brays que esta muy cerca de nuestra casa”, relata Chris.

Pero como una mala premonición, días antes del domingo 27 de agosto de 2017, advirtieron a la población sobre la amenaza del huracán Harvey por lo que Kurt y Chris no quisieron arriesgarse. “Cuando escuchamos todos los avisos y advertencias, empacamos lo que pudimos, tomamos nuestras mascotas y nos fuimos a refugiar a casa de un amigo”, recuerda Chris.

En ese momento comenzó el principio de una nueva pesadilla por que el arroyo Brays se desbordó de nuevo y su casa, otra vez, quedó sumergida en el agua. Los daños en lo que ya habían remodelado fueron graves y tuvieron grandes pérdidas materiales.

En ese entonces, el huracán Harvey inundó 160,000 casas y 200,000 departamentos y ocasionó pérdidas que ascendieron a 125,000 millones de dólares.

Dos de los sectores más afectados durante Harvey, y también en inundaciones pasadas, fueron los vecindarios Meyerland y Braeswood Place, localizados en una zona considerada de riesgo de inundaciones por su cercanía al arroyo Brays.

El hogar de la pareja está justo en el área de Braeswood Place, donde al igual que la de ellos, cientos de casas han sido afectadas por el desbordamiento del arroyo a lo largo de los años y muchas se encuentran vacantes, esperando un comprador.

Luego de la devastación de Harvey, la alcaldía de Houston obtuvo un préstamo por 46 millones de dólares para invertir en un macroproyecto para ampliar el canal del arroyo, y mitigar el recurrente problema de las inundaciones en esa área.

Vivienda elevada, la salida al problema de inundaciones



Las inundaciones recurrentes en el vecindario donde está ubicada su casa les causa frustración e impotencia a Kurt y Chris. Es algo que no está a su alcance resolver, pero tenían que tomar una decisión sobre la mejor manera de solucionar su situación individual, como propietarios de una casa en un barrio que siempre se inunda.

Tras pensarlo con cabeza fría se plantearon estos escenarios: demoler la casa, vender el terreno y comprarse una nueva en otro lugar o contratar un servicio para elevar la casa a un nivel que la pondría fuera de peligro de inundaciones.

“Después de mucho pensarlo, decidimos escoger la segunda opción y levantar la casa porque demolerla, así como el proceso de venta del terreno y comprar una casa nueva, era mucho más caro, además de tedioso... creo que tomamos la mejor decisión”, dijo Chris.

El proceso de elevación de una casa no es sencillo y los costos son significativos, pero es una opción para aquellas personas que hayan atravesado por una situación similar a la de Kurt y Chris o para aquellos que viven en zonas inundables y no se quieran arriesgar a que su propiedad quedé bajo el agua.

El costo por el proceso de elevación que pagó la pareja fue de entre 230,000 y 250,000 dólares. Un gasto que cubrieron de su propio bolsillo. Para la parte de la reconstrucción del interior de la casa usarán el dinero que le aprobó la compañía de seguros con la que tenían su poliza.

A pesar de que esta opción no está al alcance de una gran mayoría de residentes, Chris y Kurt si tuvieron la oprtunidad y el poder adquisitivo para poder solventar un gasto de esta magnitud, aunque de igual manera las inundaciones afectaron su economía y patrimonio familiar como a cualquier otra familia.

El proceso de elevación

El primer paso para la elevación es realizar excavaciones alrededor de toda la edificación. En el caso de la vivienda de Chris y Kurt, se hicieron un promedio de 100 hoyos y múltiples túneles para introducir por debajo de estructura bloques de concreto con varillas de metal. Estos funcionan como soporte del peso total de la casa.

Una vez listos los bloques, se empezó la elevación con una enorme máquina hidráulica, con la que van subiendo poco a poco toda la construcción. Se levanta ocho pulgadas cada vez y se van acomodando, en colomnas, los bloques de concreto.

“Pensamos que nuestro problema ya está resuelto, Solo nos resta esperar a las reparaciones en el interior de nuestra casa, las cuales corren por cuenta de la compañía de seguros”, comentó Chris.

La elevación de una casa representa un proceso largo y muy agotador, de acuerdo con los testimonios de Kurt y Chris, quienes elevaron su casa hasta una altura de seis pies. Ahora tiene que subir escaleras para acceder a su hogar, pero no les importa mucho porque saben que en adelante, aunque haya inundaciones, siempre estará seca.

Te puede interesar:


Más contenido de tu interés