Tiroteos

El trágico final de un joven veterano abatido en Houston en vísperas de Memorial Day

Según autoridades de Houston, Dionisio Garza, el ex militar hispano que desató un violento tiroteo en Houston en el que disparó 212 veces, mató a una persona y dejó heridas a 6 más, sufría de algún tipo de depresión.
1 Jun 2016 – 3:23 AM EDT

HOUSTON, Texas –La información sobre Dionisio Garza, el autor del tiroteo ocurrido en Houston el pasado domingo 29 de mayo [en vísperas de Memorial Day] y que dejó una víctima mortal y 6 heridos, aún es un tanto vaga.

Este martes, durante una rueda de prensa ofrecida por autoridades de Houston, se dieron a conocer algunos detalles de lo que aconteció el día del tiroteo, pero no mucho sobre quién era el joven veterano o los motivos que lo llevaron a perpetrar la balacera.

Se dijo que Garza llegó a Houston el sábado 28 de mayo procedente de California, de donde había partido (manejando su propio vehículo) el miércoles 25 de mayo. No se especificó de qué parte exactamente. Aunque medios locales habían informado previamente que el joven vivía en el condado San Bernardino.

Al parecer Garza, quien fue dado de baja del ejercito en el 2013, había venido a Houston para reunirse con algunos amigos y para tratar de encontrar un trabajo, dijo el teniente John McGalin, de la división de homicidios de la policía de Houston.

Familiares del veterano habrían informado a las autoridades en Houston que el joven no se sentía bien y vino a esta ciudad en busca de empleo .

En la conferencia de prensa no se dio a conocer si de hecho el joven logró hablar con alguien en Houston. Tampoco se dijo si tenía algún diagnóstico previo de problemas mentales y mucho menos de dónde obtuvo las armas que usó en el tiroteo (una pistola y un rifle AR-115).

Garza, quien tenía entrenamiento militar avanzado [habría peleado en Afganistan], deliberadamente cortó comunicación telefónica y por mensajes de texto con su familia y amigos alrededor de las 4 pm del sábado 28 de mayo. No se proporcionó información sobre si se tenía conocimiento de la existencia de un plan por parte del sospechoso.

Las acciones de Garza no habrían tenido nada que ver con crímenes de odio o amenazas terroristas. O al menos a esa conclusión llegaron las autoridades tras hallar en el lugar de la escena unos escritos en papel, que daban cuenta de que el veterano estaba en una especie de crisis de salud mental.

McGalin dijo que Garza habría ingresado por la fuerza a una tienda de refracción de llantas. Allí pasó la noche.

El domingo 29 de mayo, al despestar el joven veterano habría dado inició al violento hecho. Las autoridades recibieron el primer reporte de disparos a las 10:15 a.m. Luego un segundo reporte a las 10:17 a.m., tras el cual se envío personal a la escena del tiroteo. Les tomó 5 minutos llegar al lugar y media hora más tarde, el equipo táctico de la policía que se hizo presente en la escena eliminó la amenaza. Garza recibió un disparó mortal alrededor de las 11 a.m.

Antes del desenlace fatal, se informó que Garza confrontó a un hombre, identificado como Eugene Linscomb, a quien le disparó una vez en el cuello. Limscomb murió a consecuencia del disparo. No se dieron detalles de lo que el sospechoso le habría dicho a la víctima.

Acto seguido, Garza sacó un rifle de asalto (AR-15) y disparó indiscriminadamente contra vehículos que transitaban por el área.

Cuando las patrullas de la policía llegaron, Garza disparó varias rondas de tiros e impactó múltiples veces a los vehículos. También logró impactar a un helicóptero de la policía que sobrevolaba el área.


Tiroteo en Houston deja dos muertos y seis heridos

Loading
Cargando galería

Así mismo, el sospechoso —de quien se dijo que por su entrenamiento avanzado habría buscado una posición estratégica para realizar el tiroteo— disparó contra un conducto de gas y originó un incendio.

El día del tiroteo, las autoridades creyeron que había un segundo sospechoso que portaba armas. Pero tras investigar a fondo, lograron concluir que se trató de John Wilson, un buen samaritano que por su cuenta intentó ayudar a la policía. Pero resultó herido.

Las autoridades creen que Wilson se dio cuenta de lo que estaba sucediendo con el sospechosos, bajó sus armas y trató de huir. En ese momento fue baleado por Garza.

Wilson recibió disparos en sus piernas y se encuentra hospitalizado. Otras cinco personas, incluyendo a dos oficiales, resultaron heridas, pero se espera que se recuperen.
Historias Relacionadas:


Más contenido de tu interés