null: nullpx
Represa de agua

El mesero que aseguró recibir el mensaje racista "no damos propina a terroristas" inventó toda la historia, aclara el restaurante

Cuando la historia de Khalil Calvin se hizo viral y saltó a los medios, el restaurante Saltgrass Steak House, de Texas, condenó el racismo en todas sus formas y dijo haber vetado a los clientes del establecimiento. Ahora después de una investigación interna ha informado que todo fue un invento.
24 Jul 2018 – 2:04 PM EDT

"Las falsas acusaciones de racismo pueden resultar tan chocantes como el racismo mismo". Así lo ha querido dejar claro el restaurante Saltgrass Steak House, en Texas, que ha salido a desmentir lo que ya había avalado: la historia de uno de sus empleados que dijo haber recibido el perturbador mensaje de "No le damos propina a los terroristas" cuando recogió la cuenta de unos clientes.

La historia se hizo viral el 14 de julio, cuando un mesero de nombre Khalil Calvin dijo haber recogido la cuenta de una mesa por 108,73 dólares con el mensaje racista. En su momento, el propio restaurante confirmó la historia del joven e incluso tomó medidas en contra de los clientes que supuestamente habían escrito el agravio, vetándoles el acceso al restaurante.

Sin embargo, este lunes el restaurante de asados informó a los medios que después de hacer una investigación sobre el caso no les quedaba claro que el mensaje haya sido escrito en realidad por el cliente.

"Después de una investigación más profunda, nos enteramos de que nuestro empleado fabricó la historia completa", dijo en un comunicado Terry Turney, director de operaciones de los restaurantes de carnes Saltgrass. "El racismo de cualquier forma es intolerable, y siempre actuaremos rápidamente si ocurre en cualquiera de nuestros establecimientos, pero acusar falsamente a alguien de racismo es igual de perturbador".

En su momento, el mesero contó que, aunque no sabía las razones por las que le dejaron ese mensaje, asumía que podía ser por su nombre Khalil que es árabe y que significa "amigo", aunque él mismo no tiene raíces árabes. Su nombre, según le contó a USA Today, se lo pusieron sus padres en honor a un amigo que perdieron en un accidente.

El restaurante ofrece disculpas

La historia de Khalil Calvin obtuvo gran cobertura mediática. Su historia se publicó en Univision, en el Washington Post y UsaToday, una vez que se inscribía en un fenómeno cada vez más común por estos días.

Su historia, de hecho, se parecía a la ocurrida en mayo de este año cuando se reportó ampliamente un incidente de odio en un Starbucks del condado de Los Ángeles, en California en el que un cliente llamado Pedro pidió un café y recibió su bebida con la palabra 'beaner' ('frijolero') escrita en su vaso.

Sin embargo, con la proliferación de historias privadas que emergen a través del Facebook y se hacen virales resulta probable que personas usen esas fórmulas reportadas por los medios para llamar ellos mismos la atención con historias fabricadas e incluso para hacer dinero.

Algo similar ocurrió en diciembre de 2016 cuando Eric Schmitt-Matzen, que personificaba a Papá Noel, le contó al periodista Sam Venable del medio The News Sentinel, de Knoxville cómo en sus brazos había muerto un niño enfermo de 5 años en el hospital. Una vez el video se puso a circular, la historia de este Papá Noel empezó a ser replicada en otros medios locales, le llegó el turno a los nacionales y claro, terminó alcanzando los internacionales.


Unas semanas después, el periodico publicó una nota de editor adjunta a la publicación original en la que aseguraba que "no se ha podido comprobar la veracidad de la historia". "No hemos podido comprobar que los hechos narrados por Schmitt-Matzen son imprecisos, pero sobretodo, no hemos podido comprobar que sí sucedieron como él los narra".

La historia de Calvin no habría cobrado tanta trascendencia de no ser por el espaldarazo y el apoyo que el mismo restaurante Saltgrass Steak House le dio a su empleado emitiendo comunicados públicos a los medios en los que se podía leer: "el racismo es condenable en todas sus formas”.

Pero este lunes, con el mismo énfasis, la compañía ha dejado claro que se ha equivocado, que el empleado ya no está más con el establecimiento e incluso que, aunque el nombre del cliente no ha sido nunca identificado públicamente, el restaurant sí ofreció disculpas y hasta le quiso compensar con una comida gratis. De Khalil Calvin no se sabe mucho, más que el post ha desaparecido de Facebook.


Tiroteo de Las Vegas

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Represa de aguaDallasLocal

Más contenido de tu interés