Huracán María

Diáspora puertorriqueña se organiza para dar una mano a su isla tras el huracán María

Mientras intentaban saber de sus seres queridos, comunidades boricuas en Nueva York, Chicago y otras ciudades se movilizaban para ayudar a los afectados por la devastadora tormenta.
21 Sep 2017 – 5:23 PM EDT

DALLAS, Texas.- Raquel Martínez no podía quedarse sentada más de unos segundos, ni despegarse de su celular. Mientras intentaba comunicarse con la hija adolescente de su esposo, de la que no sabían nada desde el martes, revisaba precios de linternas y ventiladores para llevar a su natal Puerto Rico.

Luego del paso del huracán María, la isla se quedó sin electricidad y sus habitantes están prácticamente incomunicados. Aún se desconoce la magnitud de la devastación.
“Tenemos el corazón partido”, afirmó Martínez el miércoles en la noche.



Pero la diáspora puertorriqueña se empieza a organizar para darle una mano a su isla. Desde Nueva York, con la mayor concentración de boricuas en tierra firme, hasta el norte de Texas, con una comunidad emergente, la preocupación por el paradero de familiares y amigos se comienza a traducir en planes y gestos de apoyo.

En Nueva York, casa de más de un millón de puertorriqueños, el Puerto Rican Family Institute recolectaba productos no perecederos y otros artículos.

"Queremos materiales de primera necesidad, comida enlatada, agua, ropa, zapatos, pañales. No queremos dinero, nos importan materiales que una brigada llevará a Puerto Rico para asegurarnos que las personas que los necesitan, los reciban", dijo el director de comunicaciones de la organización, David Benítez, a Univision Noticias.


A menos de 100 millas, en Filadelfia, donde de acuerdo al Censo viven más de 120,000 habitantes, la comunidad renfocaba la Semana Puertorriqueña para reunir fondos para las víctimas de María.

“Nuestros esfuerzos en este momento es en contribuciones monetarias porque no tenemos capacidad ni manera de saber cuándo podremos llevar productos a Puerto Rico”, le dijo la concejal Maria Quinoñes-Sánchez a The Inquirer.

Organizaciones locales ya estaban buscando ayudar con el paso de Irma hace unas semanas, que dejó daños valorados en 1,000 millones de dólares, reportó la publicación. Se espera que María sea mucho peor.

En Chicago, también con una de las comunidades más grandes de boricuas, dos organizaciones, The Puerto Rican Cultural Center y The Puerto Rican Agenda, planean recaudar fondos este 22 de septiembre, de 7 p.m. a 11 p.m. (Segundo Ruiz Belvis Cultural Center en el 4048 W Armitage).

“Buscamos ayudar a la comunidad y darles un poco de alivio en estos momentos tan difíciles”, le dijo Isabel Sophia Dieppa, una de las organizadoras, a Univision Chicago.


Los mismo intentaban en el sur de la Florida. El Puerto Rican Leadership Council of South Florida planeaba enviar artículos de primera necesidad, según le dijo el presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Rico al Miami Herald. Las recibirán a partir del viernes, luego de reunirse este jueves para discutir los planes de ayuda.


Mientras tanto en el norte de Texas, Raquel y su esposo Edwin pusieron su restaurante en Irving a la orden para que un grupo de puertorriqueños se reúna el domingo.

El sábado se estacionará un camión en frente del Adobo Puerto Rican Café en el 3012 de N. Belt Line Road, en Irving, para recopilar enlatados y otros productos de primera necesidad que luego llevarán a la isla, dijo Edwin.

"Está todo destruido el aeropuerto", repetía Raquel, una aeromoza, mientras veía su celular fotos de lo que parecía parte de un techo colapsado en el Luis Muñoz Marín.

Pero seguía planeando cómo llegar a la isla para ayudar a sus familiares: "Hay que intentarlo, lo último que se pierde es la esperanza".

Pareja boricua en Texas espera poder ayudar pronto a sus seres queridos tras el paso del huracán María

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés