null: nullpx
PI Reportajes

Quedó con su amante y acabó estrangulándola teniendo sexo: ella era una madre de 2 niños

Tras ser arrestado dejando claro que no había tenido la intención de asesinar a la mujer y luego de haberse declarado culpable de homicidio involuntario, este martes el imputado fue condenado a cuatro años y ocho meses de prisión, luego de que un juez señalara que el sentenciado no había tenido intención de matar y que su remordimiento era genuino.
7 Sep 2021 – 09:33 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Envalentonado por las 24 botellas de cerveza que se había bebido en 10 horas y después de asegurarse que su esposa se había dormido, Sam Pybus se dirigió hasta la casa de Sophie Moss el pasado 6 de febrero para tener relaciones sexuales con ella, pero durante el acto la presionó fuertemente del cuello y la estranguló.

Sin embargo, el hombre de 32 años y oriundo de Darlington (en el noreste de Reino Unido), se dio cuenta de que Moss -con quien tenía una relación extramarital desde hacía tres años- estaba inconsciente pasadas las 4 am del día siguiente, cuando se levantó en calzoncillos después de haberse quedado dormido, explicó la BBC.

Aturdido por la resaca y sin saber qué hacer, Pybus abandonó a Moss, de 33 años y madre de dos niños de 5 y 6 años, para después quedarse unos 15 minutos en su automóvil antes de arrancar hacia la comisaría local, donde les dijo a los uniformados que, si bien no recordaba nada, sentía un fuerte dolor en sus manos, por lo que creía haber estrangulado a la mujer mientras tenían relaciones sexuales duras y consensuadas.


Moss sería encontrada inconsciente esa misma mañana dentro de su vivienda para después ser declarada muerta en un hospital.

Tras ser arrestado dejando claro que no había tenido la intención de asesinar a la mujer y luego de haberse declarado culpable de homicidio involuntario, este martes Pybus fue condenado a cuatro años y ocho meses de prisión, luego de que el juez Paul Watson señalara que el imputado no había tenido intención de matar y que su remordimiento era genuino.

"Este fue un caso en el que usted estaba voluntariamente intoxicado, no pudo juzgar la situación y tal vez se detuvo cuando era obvio que había ido demasiado lejos. Obviamente fue una conducta peligrosa, ya sea consensuada o no”, le dijo Watson a Pybus.

Durante la comparecencia en el tribunal, las autoridades describieron a Moss como una persona vulnerable que padecía “una mala salud física y mentaly que no tenía antecedentes de abuso de alcohol.

Además, también se estipuló que los encuentros sexuales entre Pybus y Moss siempre eran duros, por lo que el hecho de que le presionara el cuello durante el acto era algo “que ella alentaba y disfrutaba”, explicó The Guardian.

Asimismo, la autopsia comprobó que, si bien Moss había muerto por estrangulamiento, sus heridas no sugerían un ahorcamiento “muy prolongado, contundente o resistido”.

James Moss, hermano de la víctima, le dijo al diario que se había aprovechado de Sophie, que había sido “explotada” y la describió como una mujer “alegre, vibrante, divertida, talentosa y valiente”

Por su parte, Daniel Parkington, padre de los hijos de Moss y de quien estaba separada, indicó que los pequeños han recibido una cadena perpetua. “No es justo y nunca lo será”, apuntó.

El detective de la policía de Durham y encargado de la investigación, Andy Reynolds, señaló en un comunicado que las averiguación había sido "difícil y compleja".

“Un terrible mensaje”

Fiona Mackenzie, portavoz de We Can’t Consent To This, un grupo creado en respuesta de la violencia “consensuada” contra las mujeres, dijo que con la sentencia emitida contra Pybus, “parece que estrangular a una mujer hasta la muerte todavía se considera en la ley como un accidente desafortunado, en lugar de una violencia terrible y grave”.

Asimismo, Mackenzie calificó a la condena como “un mensaje terrible” y “una sentencia escandalosa”, sobre todo al recordar que el estrangulamiento recientemente se había convertido en “un delito específico” y que el gobierno había sido claro al establecer que los perpetradores “no debían utilizar las denuncias de sexo duro para evadir la justicia”.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés