null: nullpx
Policía

Departamento de Justicia encuentra motivos razonables para creer que la policía de Chicago usó patrones de fuerza excesiva

La investigación que surgió a raíz de la difusión del video de Laquan McDonald, afirma que los residentes del sur y oeste de la ciudad, en su mayoría latinos y afroamericanos, son los más afectados por el abuso policial. Además, recomienda mayor capacitación y mejores sistemas de rendición de cuentas para los policías de Chicago.
13 Ene 2017 – 01:16 PM EST
Reacciona
Comparte
Policía de Chicago Crédito: Getty Images

CHICAGO, Illinois. El departamento de Justicia de Estados Unidos dio a conocer este viernes los resultados de la investigación sobre el departamento de Policía de Chicago y encontró motivos razonables para creer que los agentes se involucraron en un "patrón o práctica de fuerza excesiva”.

Basados en los resultados de la investigación, que se tomó 13 meses en hacer y cuyo informe consta de 161 páginas, el departamento de Justica cree que habría habido violaciones a la cuarta enmienda de la Constitución, que trata sobre el derecho a no sufrir una invasión arbitraria y que sirve para restringir las medidas que el personal encargado del cumplimiento de la ley puede tomar en el curso de una investigación penal.

"Una de mis más altas prioridades como procuradora general ha sido asegurar que todos los estadounidenses disfruten de una protección policial que sea legal, receptiva y transparente", dijo Loretta Lynch, en conferencia de prensa.

"Tristemente, nuestra investigación exhaustiva en el Departamento de Policía de Chicago encontró que demasiados residentes de esta ciudad no han recibido ese tipo de policía", agregó Lynch.

Lynch también informó que estas prácticas ponen a los oficiales en peligro innecesario y resultan en usos evitables de la fuerza policial.

"Los sistemas y las políticas que fallan a los ciudadanos también fallan a los oficiales que arriesgan sus vidas para servir y proteger a Chicago", dijo Lynch. "Esos oficiales están orgullosos de usar insignia, pero reconocen que carecen de apoyo de la comunidad y la ciudad para hacer su trabajo".

Entre los resultados de la investigación, --que surgió a raíz de la difusión del video del tiroteo en el que perdió la vida Laquan McDonald, adolescente afroamericano, a manos de un policía de Chicago--, se encontró que los policías no tienen el entrenamiento adecuado, necesitan mayor capacitación y mejores sistemas de rendición de cuentas.

Además que los residentes del sur y oeste de la ciudad, en su mayoría latinos y afroamericanos, son los más afectados por el abuso policial, no solamente en cuanto a disparos injustificados sino también por el extremo uso de fuerza.

Loading
Cargando galería

Por su parte Vanita Gupta, jefa de derechos civiles del Departamento de Justicia, informó que los oficiales rara vez son responsabilizados por mala conducta y que el fracaso ha "erosionado profundamente la confianza de la comunidad”.

Gupta informó que para la realización del informe los investigadores escucharon a más de 1,000 residentes de Chicago y a más 90 organizaciones comunitarias así como a líderes de la ciudad, oficiales de policía y realizaron más de 60 recorridos en los distritos policiales.

Además se revisaron cientos de documentos, incluyendo políticas de capacitación y reportes de fuerzas y archivos de investigación de incidentes ocurridos entre enero de 2011 y abril de 2016.

En la conferencia de prensa se informó que el Departamento de Justicia y la Ciudad de Chicago han acordado, en principio, crear un decreto de consentimiento federal, supervisado de forma independiente, que se encargue de hacer cumplir las recomendaciones.

Al respecto, Zachary Fardon, fiscal federal, dijo que la policía de Chicago recibirá capacitación de primera clase, sistema de promoción justa y sistema de rendición de cuentas.

"Este año pasado ha sido uno de los más brutales en la memoria de Chicago. La violencia armada nos ha abrumado ", dijo Fardon. "Las conclusiones de hoy, junto con el compromiso de la policía y la ciudad para trabajar con nosotros hacia un cambio sostenido, marca un punto de inflexión histórico, un gran paso adelante".

Por su parte, Rahm Emanuel informó que seguirán las recomendaciones, y que si bien el informe están basado en la realidad y la mala conducta no será tolerada, no obstante hizo hincapié en que no representa a la totalidad de la policía de Chicago.

“No representa a la mayoría de los policías”, dijo el alcalde de Chicago y repitió en varias ocasiones que el reporte fue armado con sugerencias de los propios oficiales.

“El reporte no niega el gran servicio que hacen estos hombres y mujeres. Les daremos las herramientas para hacer su trabajo. Ellos necesitan sentirse apreciados”, dijo Emanuel.

En su turno al micrófono, Eddie Johnson, superintendente de la policía de Chicago reiteró que se comprometen a llevar a cabo las reformas día a día.

“Requerimos confianza. Tienen mi palabra y mi compromiso de que vamos a ser mejores”, dijo Johnson.


Por qué la prisa
La noticia de que el Departamento de Justicia daría a conocer los resultados de su investigación antes de que terminará la administración Obama se produjo después de que el senador por Illinois Dick Durbin se reuniera con Jeff Sessions, quien ha sido nominado para ser el próximo procurador general y quien ha dicho públicamente que se opone a los decretos de consentimiento.

Al menos 16 departamentos de policía en varias ciudades del país están actualmente trabajando bajo este tipo de decretos.

De acuerdo con informes, Sessions habría dicho que no estaba preparado para comprometerse a aplicar las conclusiones del departamento, a fin de poder estudiar los resultados y "entenderlos mejor".

De acuerdo con el Chicago Defender, con la mayoría republicana en el Senado, a muchos líderes afroamericanos les preocupa los puntos de vista ultra conservadores de Sessions, quien ha sido criticado por sus comentarios contra líderes de derechos civiles.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés