null: nullpx
Justicia

Liberan a mexicana condenada por matar a un bebé en Texas, mientras espera un nuevo juicio

“Aquí no se cometió ningún delito… la señora es inocente", dijo la juez del caso de Rosa Jiménez, la niñera mexicana que ha estado más de 17 años presa por la muerte de un bebé que estaba bajo su cuidado en 2003. Ella siempre ha sostenido que no es culpable.
27 Ene 2021 – 03:43 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

AUSTIN, Texas. - La jueza Karen Sage, del condado Travis, firmó una orden el martes para liberar bajo fianza a Rosa Jiménez , una niñera de Austin condenada por matar a un niño que estaba a su cuidado en 2003, mientras espera un nuevo juicio.

En su decisión, la jueza Sage afirmó que “aquí no se cometió ningún delito… la señora Jiménez es inocente. No puedo hacerle justicia hoy, pero espero poder darle el derecho inalienable del que ha sido privada por demasiado tiempo: su libertad.

Agregó que "no creo que deba pasar otra noche en la cárcel si se puede evitar".

Durante la audiencia, la jueza escuchó a 3 de los mejores especialistas en vías respiratorias pediátricas que dijeron que Bryan Gutiérrez, de 21 meses, probablemente se tragó, por sí solo, las toallas de papel que lo llevaron a la muerte. De acuerdo con los expertos, no había forma de que Jiménez pudiera haberle metido el papel toalla por la garganta como argumentaron los fiscales en su juicio de 2005.

"Nuestra oficina también presentó una declaración jurada de uno de los expertos originales que testificó. Esta experta, luego de tener la oportunidad de revisar las declaraciones de los expertos en vías respiratorias pediátricas, dijo que su opinión original ha cambiado", lee el comunicado enviado por el condado Travis.

Según se informó, Jiménez fue recogida de la prisión esta mañana y transferida a la custodia de ICE, donde será liberada esta tarde. Ella permanecerá en el condado de Travis mientras el Tribunal Penal de Apelaciones dictamina sobre las conclusiones de hecho.

"Nuestra oficina se unió a la defensa argumentando que, a la luz del testimonio y la declaración jurada de nuestro testigo experto, la señora Jiménez tiene derecho a un nuevo juicio porque probablemente sea inocente", lee el comunicado.

Al momento del primer juicio en 2005, la mujer de ascendencia mexicana fue sentenciada a una condena de 99 años en prisión. Esa condena fue revocada 15 años después del primer juicio. En 2010, un juez desestimó la condena y ordenó un nuevo juicio. Sin embargo, al día de hoy, Jiménez no ha logrado obtenerlo.

Jiménez estaba cuidando a Bryan Gutiérrez, de 21 meses, en su apartamento del norte de Austin en 2003 cuando el niño se asfixió.

La mujer, de 20 años, embarazada de siete meses y que se encontraba con su hija de un año, dijo que le dio la maniobra de Heimlich y trató de eliminar lo que obstruía su respiración.

Las autoridades encontraron que el menor tenía alojado en su garganta cinco toallas de papel que le provocaron la asfixia. La mujer llevó al pequeño al departamento de al lado para pedir ayuda. Cuando llegaron las autoridades, paramédicos le sacaron una masa de toallas de papel compactado de la tráquea. Para entonces su cerebro estaba severamente dañado, ya que se le había cortado su respiración. El menor murió en un hospicio tres meses después.

En el juicio de 2005, el abogado de Jiménez tenía fondos limitados, y el juez rechazó las solicitudes de dinero para contratar expertos. La mujer siempre sostuvo que era inocente.

Más tarde, el Proyecto Inocencia, una organización que trabaja para exonerar a los acusados injustamente, llegó al caso. Apelaron la sentencia de Jiménez y trajeron a un grupo de expertos conocidos a nivel nacional que, contradiciendo al estado, dijeron que la muerte de Gutiérrez probablemente fue un trágico accidente.

Por su parte, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, ha estado en contra de un nuevo juicio para Jiménez. El año pasado, Paxton le pidió al juez Lee Yeakel que aplazara la audiencia indefinidamente, argumentando que cualquier intento de transferir “a la indocumentada Jiménez al condado Travis para un nuevo juicio podría permitir que los oficiales de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) arrebatarla en el camino” y llevarla a México, privando al estado del nuevo juicio.

Durante el proceso de espera, Jiménez desarrolló una enfermedad renal crónica en prisión. Según el Proyecto Inocencia, la mujer necesitará un trasplante.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:JusticiaAustinInmigraciónMéxicoTexas

Más contenido de tu interés