null: nullpx
Inmigración

"La SB4 se tiene que ir": El lema de opositores de la ley antisantuario en Texas

Organizaciones proinmigrantes, líderes locales y legisladores demócratas están molestos porque el gobernador firmó la SB4 a espaldas de todos y se preparan para una batalla jurídica antes de que la ley entre en vigor el 1 de septiembre.
8 May 2017 – 3:34 PM EDT

AUSTIN, Texas.- Decenas de activistas, líderes regionales y legisladores se reunieron la mañana de este lunes afuera de la mansión del gobernador de Texas, Greg Abbott, para manifestar su oposición a la firma de la medida SB4, que penalizaría a los gobiernos locales y a las universidades que no cooperen con las autoridades migratorias en la identificación de inmigrantes indocumentados.

Hey! Hey! Ho! Ho! SB4 has got to go!”, cantaron las decenas de manifestantes reunidos afuera de la residencia del gobernador Abbott la mañana de este lunes, horas después de que el mandatario firmó la medida SB4, que prohíbe las ciudades santuario.

“La SB4 es una ley terrible y racista que fue un esfuerzo de los miembros republicanos de Texas para encarcelar y deportar a nuestras familias y no un esfuerzo para mantener a las comunidades a salvo”, dijo Vanessa Rodríguez, una estudiante indocumentada de 18 años de la Universidad de Texas en Austin. “No dejaré que estos legisladores me amenacen y me llamen una criminal”, agregó la joven.

Líderes de organizaciones proinmigrantes también se unieron al llamado de manifestantes como Rodriguez y pidieron a los gobiernos locales que se resistan a la implementación de la SB4.

“Vengo a decirles a los gobiernos locales de todo Texas que ustedes saben que las políticas de inmigración federales no tienen sentido en sus comunidades… que la Ley está con ustedes. Aquí en el condado Travis, la Ley está del lado de nuestra alguacil Sally Hernández y de los votantes que la eligieron por su promesa de mejorar las políticas migratorias locales”, dijo Cristina Parker, de la organización Grassroots Leadership.

Parker enfatizó en que las políticas de la alguacil Sally Hernández están protegidas por la Cuarta Enmienda y que la medida SB4 de Abbott amenaza los derechos constitucionales de todos. ¿Cómo se atreven él y los legisladores republicanos a ir en contra de los votantes del condado Travis y cualquier otra ciudad o condado?”, dijo.

El representante demócrata por el distrito 103, Rafael Anchía, quien además es presidente del Caucus Mexicano-Americano en la Legislatura, instó a la comunidad inmigrante a unirse en contra de esta medida y a la población en general a reclamar este hecho por medio de demandas.

“Cuando la historia juzgue a (Greg) Abbott, veremos que fue el gobernador más anti-latino en la historia moderna de Texas", dijo.

El representante demócrata que explicó que al gobernador le gusta usar a miembros de su familia (su esposa es mexicana) como un escudo para protegerse de quienes le reprochan su pensamiento antiinmigrante, pero que el asunto no se trata de con quien está casado o quien es su suegro sino de que tiene historial de discriminar intensionalmente a latinos y afroamericanos en el estado de Texas. Eso según seis decisiones tomadas por cortes federales en la época cuando Abbott era procurador del estado. "Así que por todo eso, le digo: ‘gobernador, lo veremos en la corte”, agregó Anchia.

Por su parte el concejal de Austin Greg Casar, quien se presentó en las afueras de la mansión de Abbott la noche del domingo, dijo que la comunidad está enojada de que el gobernador haya firmado esta ley racista. "Queremos mostrarle que lo estamos mirando. Que no se puede esconder. Hoy firmó esta ley solo en su oficina… escondiéndose. Pero vamos a seguir luchando en contra de ella”.


Reacciones a la firma de la ley SB4

Las organizaciones proinmigrantes en el estado no demoraron en expresaer su rechazo a la firma de la ley por parte del gobernador y a la forma como lo hizo.

“Condenamos esta acción y continuaremos luchando por nuestras familias y comunidades. Estamos aquí para quedarnos y continuaremos haciendo a Texas el gran estado que es porque son los inmigrantes quienes construimos esta nación”, señaló César Espinosa, director de la organización FIEL en Houston.

Texas Organizing Project también emitió un comunicado en donde condenan la ratificación de la medida. “Este es un día triste para nuestro gran estado. Aún trato de entender cómo el estado que amo ha pasado de ser el primero en extender las colegiaturas estatales a estudiantes indocumentados a convertirse en un estado que dice: muéstrame tus papeles”, señaló Michelle Tremillo, la directora de la organización , quien advirtió que están al tanto de que sus aliados están alistando una acción legal contra la SB4 y que se unirán con las comunidades para organizarse y movilizarse.

Algunos líderes de agencias policiales locales han emitido mensajes que buscan tranquilizar a la comunidad inmigrante. “Ante la firma de esta ley queremos que nuestras comunidades minoritarias mantengan su confianza en nosotros. Si usted es víctima de un crimen queremos que nos llame y lo reporte”, señaló el jefe de la Policía de Austin, Brian Manley, en un comunicado de prensa en donde también dijo que el departamento legal de la Policía de Austin estaba revisando la SB4.

A los mensajes también se han unido líderes nacionales como el presidente del Partido Demócrata, Tom Perez, quien dijo que “…Esta ley no solo es inconstitucional, pero hará que Texas sea menos seguro y llevará al caos y a la legalización del perfil racial”.

Abbott celebra la firma de la medida SB4


Abbott firmó la medida mediante una transmisión en vivo por Facebook desde el Capitolio de Texas, desde donde afirmó: “Texas ha prohibido las ‘ciudades santuario’ en el estado de la estrella solitaria". El gobernador firmó también una enmienda aprobada la semana pasada por la Cámara de Representantes que permitirá a los agentes de policía cuestionar el estatus migratorio de las personas detenidas en Texas.

La propuesta aprobada contra las ciudades santuario, contempla penas de cárcel para los alguaciles y jefes de policía que estén al cargo de las oficinas y que no cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). La medida fue una de las prioridades en la presente sesión legislativa estatal de Abbott.


Estos son los protagonistas de la pelea política en Texas sobre las ciudades santuario

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés