Elecciones 2018

Inmigración, maestros armados y ley de baños: lo más destacado del debate entre Valdez y Abbott por la gobernación de Texas

En su primer y único debate televisado, el gobernador Greg Abbott se enfocó en presentar sus propuestas, mientras que la exsheriff Lupe Valdez buscó mostrar su personalidad y no perdió oportunidad para confrontarlo directamente.
29 Sep 2018 – 12:02 AM EDT

En el primer y único debate por la gobernación de Texas, la exsheriff Lupe Valdez no se contuvo a la hora de cuestionar las propuestas y logros de su contrincante, el actual gobernador, Greg Abbott, quien por su parte se mantuvo calmado y enfocado en los detalles de sus políticas.

Valdez, que hizo historia al convertirse en la primera hispana y la primera gay en ser candidata a la gobernación de Texas por uno de los dos pricipales partidos, arrancó con cierto nerviosismo, pero fue agarrando confianza durante la hora del debate realizado en la biblioteca presidencial Lyndon B. Johnson en Austin.

Abbott, por su parte, evitó contestar directamente las puntadas que le lanzó Valdez, al tiempo que destacó sus propuestas y lo que considera son sus logros como gobernador.


También dio un par de noticias para quienes siguen la política estatal: afirmó que está dispuesto a reducir la pena para quienes posean dos onzas o menos de marihuana y buscará impulsar a los legisladores para que quiten una placa del Capitolio texano que dice que la Guerra Civil no se libró para mantener la esclavitud.

En medio de la polémica por el proceso de confirmación del candidato a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, y los partidos de futbol americano que se juegan los viernes, Valdez tuvo su única oportunidad de presentarse ante una audiencia estatal, en una contienda en la que Abbott le saca casi 20 puntos de ventaja en las encuestas.

Estos fueron algunos de los temas destacados durante el intercambio, transmitido por la cadena Nexstar Media Group.


Maestros armados


Al inicio del debate, se le pidió a los candidatos que levantaran la mano si estaban de acuerdo en armar a los maestros como una estrategia para reducir la violencia en las escuelas. Como era de esperarse, solo Abbott la alzó.

El gobernador señaló que apoyaba la medida, que en Texas se ha estado implementando desde hace años, porque "es una de las propuestas que surgió luego de la ronda de conversaciones de tres días" que sostuvo tras el tiroteo en la preparatoria Santa Fe, a las afueras de Houston.

Pero también enfatizó que su plan para la seguridad escolar incluía recursos de salud mental, la implementación más estricta de leyes que ya existen y ayuda para adquirir detectores de metales, entre otros. Y, acotó, que no necesariamente tenían que ser maestros los que porten armas, que era decisión de cada escuela.

Valdez, en cambio, se opuso rotundamente y aseveró que ya los maestros hacen demasiado con poco. "Los maestros deben estar enseñando, no armados”, señaló.

Sin embargo, cuando se le preguntó al republicano si firmaría una ley que permita quitarle las armas a personas que sean consideradas un peligro para ellas o los demás, la llamadas "leyes bandera roja" (red flag laws), Abbott vaciló.

"No apoyaré una ley de bandera roja que le quite la armas a la gente sin el debido proceso legal", dijo tras mencionar que esa propuesta, que estaba en su plan, había generado "preocupación" entre los defensores del porte de armas y la segunda enmienda.



El Texas Dream Act


Cuando les preguntaron si apoyan una ley que permite que estudiantes indocumentados paguen una matrícula reducida en las universidades estatales, Valdez subrayó que respalda "un camino a la ciudadanía para los dreamers" y cualquier medida que los ayude a salir adelante.

Abbott, en cambio, señaló que la ley indica que los estudiantes deben estar en vías a la ciudadanía y dijo que eso no se está cumpliendo.

Valdez le respondió que no debía culparlos por las fallas del sistema migratorio, pero Abbott se mantuvo firme en que se trataba de hacer cumplir las leyes.

La polémica ley de baños

Se le preguntó a Abbott si firmaría la polémica propuesta que obligaría a los estudiantes a ir al baño del sexo con el que nacieron, conocida como la 'ley de baños', que se intentó aprobar sin éxito en la Legislatura texana.

La iniciativa fue rechazada tanto por grupos afectados como por grandes empresas y negocios.

¿La respuesta de Abbott? Enumerar los asuntos que considera prioritarios, como reducir los impuestos y las pandillas.

Luego, aseguró que la propuesta de los baños no está en su agenda, pero tampoco se comprometió a no estampar su firma. Solo dijo "no firmaré proyectos de ley hipotéticos".

Separación familiar e inmigración

"Separar a los niños de sus padres siempre está mal", señaló Abbott, quien ha buscado conquistar o mantener el 44 % del voto hispano que obtuvo en 2014.

"Me perturbó mucho", señaló en referencia a la política de tolerancia cero que separó a niños de padres en la frontera.
Acotó que llamó al Departamento de Seguridad Nacional y que finalmente le aseguraron que se iba a acabar y "no iba a pasar de nuevo".

Y llamó al Congreso a "dar soluciones a un sistema migratorio fallido".

Valdez aprovechó la ocasión para mencionar que también "hay otras cosas que están pasando que están metiendo miedo", como la ley de "enséñame los papeles", en referencia a la SB4 que veta políticas que limiten la cooperación con las autoridades migratorias.

"Es uno de los proyectos de ley más crueles que jamás se hayan firmado", dijo la exsheriff.


Respuesta a Harvey

Valdez aseguró que Abbott tardó en responder a los afectados por Harvey.

"Llamó a una sesión especial por la ley de baños, pero no llamó a una sesión especial por Harvey", le dijo.

El gobernador le respondió que no necesitaba de una sesión especial para utilizar dinero que luego sería cubierto por los recursos del fondo de emergencias del estado.

Impuestos, educación

Abbott aseguró que buscará poner un límite a los impuestos sobre la propiedad porque los dueños de viviendas "no están alquilándolas" a las ciudades.

Valdez, por su parte, aseveró que no se puede hablar de impuestos sin también tomar en cuenta la inversión en educación.

El gobernador aprovechó para lanzarle que es "el único candidato que ha articulado un plan para reducir tus impuestos", apuntando a una crítica que se le ha hecho a Valdez durante la campaña: la falta de detalles en sus propuestas.

Por su parte, la exsheriff insistió en que el estado debe contribuir más a la educación para quitarle peso a las localidades.

Salud y cobertura médica

Valdez, quien ha buscado posicionarse como la representante del texano común, aseguró que Abbott debe invertir más en educación y salud. Le sacó en cara al gobernador que Texas ocupe el primer lugar en personas sin seguro médico.

Abbott insistió en que expandir Medicaid en el estado va en contra de la salud financiera de Texas. "Está dispuesta a hacer un trato con un gobierno federal que está endeudado en 21 billones de dólares", dijo. "Está dispuesta a darle un cheque en blanco al gobierno que yo no estoy dispuesto".

"Está mintiendo", le respondió Valdez.

Ve también:


Texas celebra las primeras elecciones primarias del 2018

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés