null: nullpx
Elecciones 2016

Arpaio le aceptará un puesto a Trump (si se lo ofrece)

El sheriff del condado Maricopa, Joe Arpaio, perdió su reelección para un séptimo término a cargo de la agencia. El triunfo se lo llevó el demócrata Paul Penzone que ganó con 123,484 votos de diferencia.
11 Nov 2016 – 10:57 AM EST

Condenado, indultado y buscando llegar al Senado: 50 años de carrera de Joe Arpaio (fotos)

Loading
Cargando galería

PHOENIX, Arizona - El sheriff más duro de Estados Unidos, como se se describe a sí mismo Joseph Michael 'Joe' Arpaio en su libro, recibió un duro golpe en la elecciónes del 8 de noviembre.

Perdió por más de 120,000 votos el puesto de alguacil en el condado Maricopa, cargo que retuvo por seis periodos y en el cual logró implementar controversiales políticas antiinmigrantes, que lo volvieron 'famoso' en toda la nación.

Pero ni su fama, ni su trayectoria, ni su apoyo incondicional a Donald Trump lograron otorgarle un séptimo periodo de mando. En cambio, una nueva fuerza, un movimiento de rechazo a sus políticas logró un cambio que él mismo no vio venir y que no imaginó. Paul Penzone ganó las elecciones y terminó con el dominio de Arpaio.

Desde el comienzo de su carrera en el condado Maricopa, el sheriff dio de qué hablar. Pero sin duda alguna, uno de los hechos por el cual será recordado es la contrucción de la Ciudad de las Carpas (Ten City) en 1993, una cárcel al aire libre donde hasta el día de hoy mantiene a los presos expuestos a las drásticas temperaturas de Arizona.

También su decisión de vestir a los reos de rosado, perseguir a indocumentados en las calles y puestos de trabajo y adelantar una investigación sobre el certificado de nacimiento del presidente Barack Obama figuran entre las acciones más controversiales en su mandato.

La noche de elecciones, el oficial vio como se le iba de las manos una posición por la que había luchado por más de dos décadas. Los resultados mostraban que el demócrata Paul Penzone lo aventajaba y al final logró una victoria contudente. Obtuvo 123,484 votos más que Arpaio.

Para los residentes jóvenes del condado Maricopa, que cubre el área metropolitana de Phoenix, Joe Arpaio es el único sheriff que han conocido en su vida. Fue electo por primera vez en 1992 y lleva 24 años a cargo de la agencia.

El resultado desfavorable de las últimas elecciones no ha sido fácil de asimilar para el sheriff Arpaio. No conocía la derrota, había triunfado en seis contiendas electorales.

“Esto es diferente porque nunca había perdido antes” dijo Arpaio en una entrevista con la cadena ABC15 en Phoenix a horas de conocerse los resultados.

Ante la inesperada derrota Arpaio dijo: "tengo que mencionar un arrepentimiento, es la gente, ellos creyeron en mí, ellos me apoyaron y no quiero que sientan que los decepcioné”.

El sheriff dijo que tuvo muchas 'fuerzas' adversas y admitió que subestimó los casos, civil y penal, en su contra.

A sus 84 años de edad, Arpaio ha sido acusado de conductas inapropiadas, incluyendo el abuso de poder, el uso indebido de fondos, la falta de investigación de crímenes sexuales, el despacho inadecuado de casos, el cumplimiento ilegal de las leyes de inmigración y las violaciones de la ley electoral.

“Cometí algunos errores, pero no intencionales", sostuvo. "no quiero ahondar en el caso civil, pero un día la verdad se va a saber, creáme", dijo.

Desde el 2005, el oficial adoptó una postura abierta contra la inmigración ilegal. En 2010, respaldó la ley SB1070 de Arizona, que permite a los oficiales de policía pedir documentos cuando tienen una sospecha razonable de que la persona se encuentra en el país ilegalmente.

Aparte de hacer cumplir esta ley, Arpaio tomó la posición de las agencias federales de inmigración para perseguir a los indocumentados. Debido a esto tuvo que enfrentar demandas y juicios de organizaciones comunitarias y grupos de derechos civiles.

Desde septiembre de 2015, los casos que involucran a Arpaio o a su oficina le han costado a los contribuyentes del condado de Maricopa 142 millones de dólares en gastos legales, asentamientos y adjudicaciones judiciales.

En octubre de 2016, los fiscales federales acusaron a Arpaio de desacato al tribunal en un caso de perfil racial, argumentando que él voluntariamente desafió las órdenes de un juez de dejar de atacar a los latinos, incluyendo ciudadanos e inmigrantes legales, en paradas de tránsito y otros esfuerzos de aplicación de la ley.

Ahora que llegó el fin de su era, el sheriff tendrá que adaptarse a una nueva vida en la que tendrá más tiempo para su familia. "No he tenido vacaciones en 24 años, así que estaré con mi esposa".

Pero aclaró que si el hombre al que apoyo desde el principio de su candidatura, el presidente electo Donald Trump, lo llama para proponerle trabajar con él en Washington DC está dispuesto a aceptarlo.

A través de su cuenta de twiiter Arpaio felicitó a Trump sin hacer mención a su derrota.

El juicio en contra de Arpaio está programado para el 6 de diciembre pero su abogado pidió una prorroga indicando que el oficial necesita más tiempo para prepararse.



Más contenido de tu interés