Halloween y lo políticamente correcto: Katy Perry se disfrazó de Hillary Clinton y triunfó, pero otros se equivocaron

Escondida detrás de prótesis faciales y mucho maquillaje, la cantante apareció vestida como la candidata demócrata y ha sido un éxito en las redes. En cambio, Hilary Duff y su pareja han tenido que disculparse por su disfraz de nativo americano, calificado de "racista".
31 Oct 2016 – 1:34 PM EDT

Un equipo de maquillaje, prótesis faciales, una peluca, un traje de pantalón, y horas de preparación. Esto le hizo falta a Katy Perry para convertirse en la candidata demócrata a la presidencia, o al menos, parecerse a ella. El disfraz de Hillary Clinton que lució la cantante pop ha sido el éxito indiscutible de este Halloween.

La cantante apareció en la fiesta de Kate Hudson acompañada de un amigo transformado en Bill Clinton, y con su novio Orlando Bloom disfrazado de la mascota de la revista Mad Magazine con la gorra de 'Make America Great Again', en una versión caricaturesca de Donald Trump que Perry definió como "troll".


Katy Perry documentó el proceso de transformación a través de su Snapchat, compartiendo varias bromas ("yo me tomo la fiesta de Halloween en serio", dijo), el respiro que se tomó para probar una porción de pizza, y finalmente, el resultado final.

Ya en la fiesta, los invitados no pudieron aguantar la risa. Y es que resultaba extraño ver a la candidata demócrata (o al menos, una versión de ella), haciendo twerking en la pista con Kendall Jenner. "Estoy asegurando el voto de las Kardashian", bromeó. Luego se cambió de disfraz y pasó a ser profesora de instituto vintage.

La estrella de la música es una de las más fervientes seguidoras de Hillary Clinton. Ha protagonizado un video para pedir el voto, y también ha acompañado a la candidata en alguno de sus eventos. La semana pasada acudió a votar por el día de su cumpleaños, que coincide con el de Clinton.

Otras celebridades también lo han dado todo por Halloween:

Beyoncé acudió disfrazada de la rapera Cheryl 'Salt' James, junto al resto de su familia como los integrantes del grupo Salt-N-Pepa.


Kylie Jenner triunfó con su look de Christina Aguilera en el videoclip 'Dirty.


La serie Stranger Things se perfilaba como uno de los disfraces más populares, y así ha sido. Amy Schumer y su novio Ben Hanisch se vistieron de los protagonistas.


Los que no acertaron con su disfraz

A pesar de los esfuerzos de concienciación sobre la realidad de los nativos americanos, algunas celebridades parecen ignorar el carácter ofensivo de disfrazarse de esta comunidad y continúan luciendo orgullosos grandes coronas de plumas y pintura en el rostro para Halloween. La polémica de este año la han protagonizado Hilary Duff y su novio Jason Walsh, y han recibido tantas críticas que han tenido que disculparse públicamente.


Duff iba vestida de peregrina, y Walsh optó por un look con los tópicos comunes de los nativos americanos. "Racista", "ignorante" e "insensible" son los calificativos que se han dirigido hacia la pareja en Twitter, y muchos hicieron referencia a las dificultades que está pasando esta comunidad sobre todo ahora con la crisis del oleoducto de Dakota.


¿Por qué no es buena idea disfrazarse de indio americano?
El problema viene en que mientras para unos vestirse de indio americano es motivo de diversión, los miembros de esa comunidad han tenido que pasar por siglos de opresión y discriminación sólo por pertenecer a ese grupo. Su vestimenta y sus costumbres forman parte de una tradición que acarrea una gran riqueza cultural, pero también, llevan consigo muchos dramas.

“Si es algo que tú tienes el privilegio de poder lucir sin peligro, mientras otros serían perseguidos por hacerlo, no lo hagas", explica Jamia Wilson de Women, Action and the Media.

En la mayoría de los casos este tipo de disfraces son lucidos desde la buena intención, como un gesto inocente. Pero aunque la fiesta de Halloween es el momento para invertir roles, jugar con los límites de lo correcto y adoptar otros personajes, reforzar estereotipos es algo que resulta dañino para muchos. “Está la PocaHottie, el disfraz de la nativa sexy, el jefe o el salvaje. Estos disfraces presentan estereotipos de las personas, y sabemos que los estereotipos tienen un impacto negativo en nosotros cada día", señala Adrienne Keene en su blog Native Appropiations.

Esto también se aplica a los disfraces de "esquimal", "mexicano", "musulmán", o el conocido como "blackface" –pintarse la cara de color oscuro para parecerse a una persona negra, algo sumamente racista que se hacía en el cine de Hollywood hace varias décadas–. Debido a que los miembros de estos sectores son discriminados y retratados de manera desigual en los medios, vestirse con los clichés de sus culturas es visto como una falta de sensibilidad.

Julianne Hough recibió muchas críticas tras pintarse la cara para su 'look' de Crazy Eye en Orange is the New Black, y Chris Brown fue duramente señalado por su disfraz de talibán:

No obstante, Estados Unidos se enorgullece de ser el país de la libertad de expresión y vetar este tipo de representaciones sería contraproducente, pero muchos subrayan la necesidad de concienciar a la gente acerca de la situación de estas comunidades discriminadas para así fomentar un debate más informado, y que no todo se quede en la ofensa.

10 disfraces que le puedes copiar a Heidi Klum este Halloween para ser la mejor de la fiesta

Heidi Klum crea cinco clones idénticos a ella para celebrar Halloween

Loading
Cargando galería
Publicidad