publicidad

¿Sin tetas no hay desafío?

¿Sin tetas no hay desafío?

No es afán de escandalizar, pero la autora de esta columna se pregunta si habrá manera de pensar en los senos sin separarlos del resto del cuerpo

Sin tetas no hay desafío

Por Alma Delia Murillo
@AlmaDeliaMC
 
 
Las hay en todas las formas, tamaños, texturas y colores. Y no deja de ser curioso que pensemos en las tetas como si fueran un objeto o un accesorio escindido del resto del cuerpo femenino. Cuando no son el símbolo de la madre nutricia, son el producto que se vende por pares en las revistas, las alfombras rojas, las películas porno o no porno, los aparadores de las tiendas de ropa y, últimamente y con gran éxito, en los escritorios de recepción de los grandes corporativos. Qué cosa.
 
No me escandalizo ni llamo al escándalo, sólo me pregunto si habrá manera de pensar en las tetas sin separarlas del resto del cuerpo, y por lo tanto sin separarlas de la persona con nombre y apellido a la que le son intrínsecas.
 
Perdóneme el lector la un tanto anatómica, y otro tanto retórica descripción, que haré, pero es que para hablar del cuerpo sin cuerpo presente hacen falta las obviedades.
 
 

Relacionado
La belleza latina se ha ganado poco a poco un espacio en el imaginario e...
El pero de la belleza morena
¿En qué momento decidimos que la piel morena era un defecto?

 
 
Lo que hay dentro
 
Pues bien, sepan ustedes, que justo detrás de las tetas hay una caja torácica y en su interior un corazón, y un hermoso par de pulmones. Sepan también, que entre pecho y espalda una se pregunta, a veces con timidez, otras con auténtico escepticismo o con un poco de desencanto, si aquello de la talla 34C, 36B, 32D algún día dejará de ser requisito para la erotización.
 
Qué pena, carajo, que nos neguemos a la complejidad y a la sorpresa de querer descubrir un cuerpo que responderá con enriquecedora y asombrosa pasión aunque no porte dos desbordantes melones esféricos perfectos como carta de presentación en este inexplorado y siempre inasible universo del amor, el erotismo, las calenturas y las cogidas memorables.

publicidad


 
Qué pena, camaradas. Qué pena.
 
 

Relacionado
La mala del cuento
La mala del cuento
Si gritabas eras niña fea, si desobedecías eras niña fea… ¿Ha cambiado este discurso?

 
 
La buena noticia es que si el orgasmo es de quien lo trabaja, el cuerpo es de quien lo posee y lo disfruta sin más ruta predefinida que la del propio placer y los propios deseos. Debajo de una blusa, a caballo sobre el esternón, y las costillas flotantes y entre la enternecedora línea de las clavículas hay sí, un par de tetas pero también un nombre, un montón de fantasías, una piel única y un olor inigualable. Todo en un diseño absolutamente personalizado.
 
Dijo Woody Allen que el sexo es sucio sólo cuando se hace bien, una manera de parafrasearlo es decir que para que el erotismo sea sorprendente hay que atreverse a desafiar los propios cánones. Créanme, debajo de la ropa de cualquier ser humano siempre hay un desafío por enfrentar


 
Porque pueden más las ganas que un par de tetas, y el par de carretas puede que para lo único que se necesite es para entender que el sexo, el buen sexo, siempre implicará estar dispuestos al movimiento.>

publicidad
publicidad
La menor de todas hermanas Kardashian ha sido muy criticada en las redes sociales por el precio de su nuevo juego de brochas de maquillaje. Y fue ella misma quien salió a defender lo que es suyo.
Yuri Lot, experta en belleza, te da diferentes opciones de maquillaje para lucir en la cena de Navidad. Atrévete a usar brillos, labios rojos y pestañas largas dependiendo lo que es mejor para ti.
El maquillador Roberto Ramos, con 21 años de experiencia, te dice qué debe tener toda mujer en su cartera para sentirse cómoda con su maquillaje.
Alex Bonelli, dermopigmentador, nos mostró una técnica de tatuaje semi permanente que permite lograr unas cejas espectaculares, así como las de Galilea Montijo y Andrea Legarreta.
publicidad