null: nullpx
Moda

Un tango con los Obama en Argentina

Entre vestidos excelsos, bailes que rompieron el protocolo y una comida protagonizada por cordero y vino transcurrió la cena en Buenos Aires.
24 Mar 2016 – 11:01 PM EDT

Michelle Obama y Juliana Awada mantuvieron hasta el final del día su duelo de estilos. Para la cena de Estado, celebrada en el Centro Cultural Kirchner, la Primera Dama estadounidense eligió un elegante vestido de seda rosa, lleno de incrustaciones de brillantes y de cortes verticales. Lejos de lo común, se recogió el pelo y dejó ver unos pendientes de brillo.



Por su parte, Juliana Awada, hizo su apuesta por un vestido que a simple vista parecía confundirse con el de Michelle, por su tono pasteloso y su corte, solo que el de ella se diferenciaba en el material, un encaje gris acero. El traje, de corte de años 50, fue creado por el diseñador argentino Gabriel Lage. Ambas guardaron el protocolo con sus ausencias de escote y con el corte a media pierna que exige la etiqueta de una cena de esta magnitud.


En esta ocasión, Tommy Perlberger y Josie Bridge del servicio Eat Catering prepararon un menú para el mandatario y 400 invitados con el cordero y el vino como protagonistas. La entrada fue un tiradito de higo con burrata, brotes tiernos, speack ahumado y foccacia, seguido por un jarrete (pierna) de cordero con papas dominó, crema de berenjena ahumada y ensalada de tomates.

Aunque se tenía previsto que el postre fuera un plato clásico, como el tradicional dulce de leche, los chefs optaron por algo más frutal y ligero: una pavlova con durazno y piña. El vino de Mendoza, una de las regiones vitivinicultoras más relevantes de Argentina, fue el maridaje para la ocasión: un tinto de la uva autóctona malbec y un chardonnay, ambos de la vinícola Catena Zapata.


Pero lo que sacudió la noche, más allá de las apropiadas elecciones estilísticas de las dos Primeras Damasy del buen vino, fue que de repente, sobre el centro de la pista del Centro Cultural Kirchner, dos bailarines tradicionales de tango sacaron a Barack Obama y a su esposa a bailar.

La reconocida bailarina Mora Godoy se saltó el protocolo y le propuso al Presidente de los Estados Unidos que simplemente la siguiera, aunque él insistiera en no ser un buen bailarín. Michelle Obama hizo lo suyo sin duda con un poco más de soltura, y mientras tanto, los invitados celebraron un "verdadero nuevo comienzo" en las relaciones entre Estados Unidos y Argentina, como hacía unos minutos y de manera muy formal lo había anunciado Barack Obama.


El viaje de moda de Michelle Obama por Latinoamérica

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés