null: nullpx

En cuestión de estilo Barack Obama nos deja una deuda: sus jeans

Mientras estuvo en traje formal, el Presidente se mantuvo en terreno seguro en materia de moda, pero durante estos ocho años hubo una pieza con la que los críticos e incluso la oposición no le dieron un minuto de tregua: sus jeans que bautizaron como 'jeans de mamá' y seguirán en su clóset más allá de la Casa Blanca.
4 Nov 2016 – 4:02 PM EDT

El presidente Barack Obama siempre sentenció que tener el clóset lleno de trajes azules oscuros y buenas camisas blancas era una estrategia para no gastar cabeza en decisiones que resultaban irrelevantes al lado de políticas de Estado y uso de armas nucleares. Pero si bien el Presidente pudo hacerle el quite a la pregunta diaria de "¿qué me voy a poner hoy?" con su ejército de sastres bien cortados, los sábados, los días de vacaciones o cuando fue invitado a lanzar la pelota en los partidos de béisbol tuvo que irremediablemente entregarse a decidir qué ponerse. Y ahí, casi siempre, eligió para su infortunio unos poco favorecedores jeans.

La primera vez que el mundo reparó en ellos fue esa tarde del 14 de Julio de 2009, cuando fue invitado a hacer un lanzamiento en un partido de la Liga Mayor de Beísbol, en la que desprovisto de su formalidad tradicional apareció en la arena con una chamarra deportiva y unos jeans que los expertos calificaron de ‘mom jeans’ (jeans tipo mamá), unos amplios de una silueta que parecía más propia de 1989 que de 2009.

El chaparrón de críticas hizo que el tema se convirtiera en uno de especial sensibilidad para el presidente Barack Obama que parecía más indignado porque el mundo se metiera con sus queridos pantalones que con que le criticaran sus políticas de salud. Airoso dijo en un programa de televisión: “Hubo un episodio hace cuatro años en el que usé unos jean sueltos porque iba a hacer las veces de pitcher y quería sentirme cómodo. Ese día lo hice bastante bien y desde entonces descubrí que esos eran mis jeans ideales”.

Las revistas de moda de inmediato se aventuraron a sugerirle que podía probar unos un poco más ajustados, de piernas (botas) menos amplias y con menos tela sobrante en sus tobillos, pero él de nuevo y contundente respondió: “Yo soy un poco desaliñado. Estos jeans son cómodos y, para esos que quieren ver a su Presidente en unos geniales jeans ajustados, lo siento, no seré ese hombre”.

Los polémicos jeans del Presidente Barack Obama

Loading
Cargando galería


El asunto empezó a trascender a lugares inesperados, sus opositores empezaron a usar sus anodinos jeans como una arma que usaban en su contra para leer en ese desliz estilístico que Obama no “cabía” en los pantalones de un Presidente. El Gobernador de Arkansas del momento dijo que Obama se veía como un líder débil al lado de Vladimir Putin, mientras que Sarah Palin le dijo a los medios que mientras Putin peleaba con oso y escarbaba por petróleo, “nuestro Presidente se veía como uno que usaba 'jeans de mamá'”.

Obama no cedió ante la presión y no solo lo vimos seguir apostando por sus queridos jeans sino que osó seguir usarlos incluso con sandalias. A la final, Obama quería seguir siendo visto en esos pantalones que el mundo había consagrado como los más democráticos del mundo, era una manera de lucir como un ciudadano común, un padre de familia, un esposo (uno sin mucho estilo, vamos).

El 22 de mayo de 2014, los medios (y no solo los especializados de moda) dieron la noticia de que Barack Obama había, por fin, admitido que esos jeans polémicos, de tiro muy ancho y largo por fin habían sido desterrados para siempre de su armario gracias a Michelle Obama, que a diferencia de su marido, gozaba de devoción por su estilo.

Su pecado estilístico siguió asomándose por ahí de vez en cuando mientras montaba bicicleta con Malia o regresaba de algún viaje con las niñas. Pero por estos días parece que el Presidente por fin le dio la oportunidad a otra silueta en materia de jeans. En la fiesta de Halloween, Barack Obama lució unos estructurados que no parecían muy amplios ni muy ajustados. Un tono índigo clásico perfecto y acompañado de unos ideales zapatos de amarrar.

Pero ahora que Barack Obama se despidió para siempre de sus jeans, el mundo tiene que despedirse de él. Quizás muchos admitirían que se quedara otro rato así fuera usando esos horribles pantalones.


Mini Obamas y otros sustos: así se vivió el último Halloween de Barack y Michelle en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería


Publicidad