null: nullpx

De cómo la delegación cubana logró tener los trajes más elegantes de los olímpicos

Con esta colección los cubanos se ponen justo al lado de delegaciones como la de Inglaterra, que lleva diseños de Stella McCartney, o la de los suecos que, por supuesto, irán a Brasil de la mano de la conocida H&M.
22 Jul 2016 – 4:35 PM EDT

“Los atletas son superhéroes que desafían la gravedad, desafían el tiempo y las reglas físicas. Nosotros diseñamos estos vestidos para ese momento cuando ellos vuelven a ser humanos y regresan al mundo real”, con estas sentidas palabras describió el famoso diseñador francés de calzado, Christian Louboutin, el ejercicio de diseñar, de la mano de la tienda online SportyHenri, la ropa de gala de la delegación de deportistas cubanos que estará en los Juegos Olímpicos.

Lo paradójico es que hace solo unas semanas, en Cuba se levantaba un debate por los uniformes de gruesas rayas blancas y azules que se les asignó a los 120 deportistas que asistirán este año a Río de Janeiro. “El reglamento de nuestra bandera dice que no se debe usar como vestido o como parte de un uniforme”, decían algunos seguidores molestos ante las camisetas que parecían evocar viejos uniformes marineros.


Lo que no sabían los cubanos ni el mundo, es que esos mismos atletas habían sido elegidos por el hombre que coquetea con los pies de Kim Kardashian y Kate Middlenton para crearles unos trajes y zapatos formales, hechos sobre medida, para deslumbrar en la inauguración y clausura de los juegos. “Los diseños no solo se inspiran en la herencia visual cubana sino que fueron creados después de un trabajo personal con cada uno de los deportistas”, explica el creador, en un comunicado.

Así las cosas, los cubanos se ponen justo al lado de delegaciones como la de Inglaterra, que llevará más 600 deportistas usando sofisticados trajes creados por Stella McCartney, como la canadiense que ha elegido a la vanguardista marca DSquared2 para sus uniformes, o a la sueca que, por supuesto, irá a Brasil de la mano de la conocida H&M.


“Este tipo de ropa necesita adecuarse perfectamente al cuerpo de los atletas, ellos están lejos de ser una talla promedio, tampoco son un estándar su estatura o sus proporciones, por eso fue nuestra misión hacer esta colección con un cuidadoso trabajo de sastrería”, explicó, por su parte , Henri Tai, un ex jugador de futbol mano francés que se unió a Christian Louboutin, en esta aventura.

Los diseñadores quisieron diferenciar con el color beige los sacos de las jugadoras a las que les bordaron en el bolsillo izquierdo la bandera cubana. Los hombres, por su parte, van identificados con formales chamarras de abotonadura subida sobre el pecho que evoca las chamarras militares de la revolución. Los zapatos -que juegan con franjas blancas y azules- a pesar de ser deportivos conservan el signo distintivo de Louboutin: la suela roja.


Esta colección solo confirma una vez más que Cuba tiene conquistado el corazón de la moda, porque después de que Karl Lagerfeld desplegara toda su fuerza creativa para hacer en mayo paso su desfile en la Habana, solo podía esperar que un emblemático diseñador francés vistiera a la delegación élite de deportistas cubanos para los Olímpicos.

Lea también:


Publicidad