publicidad

La boina de Chanel se parece a la del 'Che' Guevara

La boina de Chanel se parece a la del 'Che' Guevara

Ese sencillo sombrero que ayer desfilaron con picardía las modelos en el desfile de La Habana, a pesar de ser manoseado por la publicidad y la moda cientos de veces, sigue invocando aires rebeldes y siendo emblema de revolución.

La revolución de Chanel en Cuba /Univision

La boina de Chanel se parece a la del Che Guevara.

Es cierto, la de Chanel no tiene una estrella de bronce que delata el rango de comandante como la del ícono revolucionario. Tiene, en su lugar, una perla blanca circundada por minúsculas piedritas.

Tampoco es de dril verde militar para camuflarse en el follaje de la selva, sino que está hecha de incrustaciones de lentejuelas y brillantes que la hacen visible a donde quiera que vaya.

Boinas y vestidos de ojalillo marcaron el desfile de Chanel.
Boinas y vestidos de ojalillo marcaron el desfile de Chanel.

Pero, aún así, la que Chanel puso a desfilar ayer en su histórica pasarela en La Habana, sigue siendo una boina. Una como la del Che Guevara.

Sigue siendo una celebración a ese viejo modelo de sombrero, tan propio de la milicia, apto para la guerra por ser flexible, no limitar la visibilidad, ser abrigada, y poder ser usada tirada hacia delante para proteger la vista del sol.

Esa boina que ayer desfilaron con gracia y picardía las modelos en el desfile de Chanel en La Habana, a pesar de ser manoseada por la publicidad y la moda cientos de veces, sigue invocando unos aires rebeldes, disidentes, inconformes, que se hacen evidentes tanto si la boina es de piedra, de cristal o de dril.

Seguro que el fotógrafo cubano Alberto Korda, el que inmortalizó a Ché Guevara en aquel retrato que se convirtió en una de las imágenes más reproducidas durante el Siglo XX, jamás sospechó que iba a ser también el responsable de que la moda encontrara en tan sencillo sombrero una inspiración inagotable.

Celtas, jacobinos, vascos y cubanos han cargado con tal poder esta pieza de la cabeza que ni siquiera poniéndola a navegar en los lejanos mares de la alta moda pierde su sentido.

Karl Lagerfeld fue muy astuto en traducir este emblema identitario cubano dentro de su colección Crucero 2017. No solo porque es un comentario evidente a la iconografía cubana y, en tanto, a su ideología, (y sin duda un agradecimiento a que le hayan abierto la posibilidad de este desfile que hizo que Chanel se colara en miles de páginas de prensa en el mundo), sino además porque atiende a esos aires militantes, comprometidos y rebeldes propios de una nueva generación millennial a la que no le gusta consumir ropa anodina y a la que Lagerfled quiere seducir.

#ChanelCruiseCuba #CocoCuba

Una foto publicada por CHANEL (@chanelofficial) el

Apostar por una boina fue además celebrar la esencia misma de la marca, que nació con Coco Chanel abriendo un milliner (sombrerería) en París cosiéndoles a las damas de alta sociedad una manera más razonable y recatada, más moderna, de llevar un sombrero sobre la cabeza. Hoy la modernidad va de boina.

La gorra del Che en pleno siglo XXI es un objeto que sin perder su esencia, desfila por pasarelas y se cuela en los clóset selectos de las mujeres que gobiernan el gusto mundial. Quizás ese también pueda ser contado como un triunfo de su revolución.

La revolución de Chanel en Cuba /Univision

Lea también:

publicidad
publicidad
Un oficial del Departamento de Policía de Temple en Texas salió al rescate del animal, pero terminó él siendo el agraviado.
La cosmetóloga naturista Julieta Casillas nos regaló 3 de sus mejores secretos para conservar nuestra belleza, ¡utilizando solo ingredientes frescos y totalmente naturales!
Arantxa Loizaga nos presenta un libro que pone al descubierto la similitud de gustos entre Trump y varios dictadores. Nuestro invitado Jomari Goyso analiza el trasfondo de esas similitudes.
Una nieta graba a sus abuelos, que dijeron sentirse algo nerviosos al principio, pero al final quedaron satisfechos por la experiencia.
publicidad