null: nullpx
autoestima en niños

Tu hijo ya no hará tantos berrinches si aplicas una técnica japonesa muy efectiva

Publicado 27 Ago 2020 – 05:07 PM EDT | Actualizado 27 Ago 2020 – 05:07 PM EDT
Reacciona
Comparte

Gritos descontrolados, golpes y mucho llanto son algunas de las características más comunes de los berrinches. Cuando no se cuenta con la técnica adecuada para abordarlos, pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

Si estás a punto de perder la paciencia, respira hondo y relájate, porque los padres japoneses han compartido un valioso secreto con el que podrás ponerle un alto a las rabietas, sin tanto drama.

Sí, leíste bien. No se trata de controlar los berrinches, sino de evitarlos por completo.

Dile adiós a los regaños y dale la bienvenida a un método que además de mejorar la conducta de tu pequeño, fortalecerá su relación.

Método japonés para evitar los berrinches

De acuerdo con el sitio especializado en cultura japonesa, Savvy Tokio, para evitar los berrinches, los padres siguen una serie de hábitos que buscan impulsar la comunicación con sus hijos y enseñarles a expresar sus emociones sin perder la calma.

Te mostramos los 4 ejes fundamentales.

#1 Empatía y sensibilidad

Si tu pequeño hizo alguna travesura o se está portando mal, debes valorar la situación y responder con sensibilidad. Lo peor que puedes hacer es decir «eso estuvo mal» o «eso no se hace».

En cambio, sugieren que le hagas entender — de forma relajada y amigable— por qué no fue adecuado su comportamiento, las consecuencias que podría tener y por qué no debería repetirlo. De esta forma comprenderá sus acciones y evitará repetirlas.

#2 ¿El secreto? Comunicación

Al platicar con tu hijo, estás abriendo un canal de confianza que los hará más cercanos y fortalecerá su vínculo afectivo. Esto lo animará a acercarse a ti cuando tenga un problema o necesite tomar una decisión.

Animar a los pequeños a hablar de sus sentimientos y emociones, mejorará su comportamiento y la forma en la que se relaciona con su entorno, afirman los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Cuando muestras un genuino interés en escucharlo y pasar tiempo con él, lo haces sentir importante y valorado. Eventualmente, tu pequeño sabrá que no es necesario tirarse al suelo o llorar desconsoladamente para que le pongan atención.

Si notas que se siente frustrado, acércate con una actitud empática y pregúntale cual es la causa de su enojo. Ofrece soluciones y nunca subestimes su salud emocional.

#3 La magia de la negociación

¿No le compraste una paleta y está por hacer un berrinche? La mejor forma de evitar este tipo de rabietas es negociando.

Por ejemplo, si necesitan ir centro comercial y sabes que tu hijo te pedirá un helado o un juguete, prepárate para cualquier situación y platica con él antes de salir de casa.

Dile que esta vez no habrá juguete o helado, puesto que es turno de mamá o papá para comprar algo. La próxima vez deberás cumplir tu promesa y obsequiarle lo que él quiera.

Asimismo, puedes convencerlo de regalar los juguetes que ya no utiliza, diciéndole que le comprarás uno nuevo o que le enseñarás a crearlo desde cero. Así también estimularás su imaginación.

#4 Relación de respeto

Sabemos que es muy complicado mantener la calma cuando estamos bajo situaciones de estrés y enojo. No obstante, si lo insultas o golpeas, tu hijo pensará que es normal perder el control y comenzará a imitarte.

Elimina los gritos y regaños, y asegúrate de tratarlo con amor y respeto. Una actitud firme y amable es esencial para que esta técnica funcione adecuadamente.

El respeto no se limita sólo del hijo a los padres, es una relación mutua que debe alimentarse por ambas partes. Si le enseñas a tu pequeñín que eres respetuosa con su persona, él también lo será contigo.

Finalmente, recuerda que el objetivo de este método es que tu hijo aprenda acerca de la responsabilidad y la empatía desde una perspectiva positiva y cariñosa.

Una vez que lo intentes, notarás que su comportamiento mejorará y podrán comunicarse con mayor eficacia. Una crianza amorosa se traduce en adultos exitosos y resilientes. Tenlo presente.

¿Conoces otra recomendación que sea útil? Escríbela en los comentarios.

mini:


Pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte