null: nullpx
adolescencia

¿Tu hijo adolescente es muy grosero? Hay 6 maneras de corregirlo (ninguna es con golpes)

Publicado 31 Mar 2021 – 07:02 PM EDT | Actualizado 31 Mar 2021 – 07:02 PM EDT
Reacciona
Comparte

La adolescencia es una etapa complicada, tanto para quien la atraviesa como para las personas a su alrededor (sobre todo los padres).

En medio de todos los cambios físicos, emocionales, hormonales y sociales, en ocasiones puede que tus hijos te hagan caras, murmuren frente a ti o hasta te respondan de mala gana.

Sin embargo, la transformación por la que están pasando no es excusa para que te falten el respeto a ti, a tu pareja u otros miembros de la familia.

Si esto sucede, hay que poner en práctica una disciplina más estricta (por supuesto, sin llegar al maltrato físico).

A continuación te mostramos 6 recomendaciones sobre qué debes hacer para que tu hijo adolescente deje el mal comportamiento, de acuerdo con expertos.

#1 Escoge tus batallas

A nadie le gusta que le pongan caras o que le azoten la puerta, pero, tal como señala el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, si tu hijo o hija solo escucha tus reclamos, llegará un punto en el que dejarán de ponerte atención.

Plantéate cuáles son las cosas que puedes tolerar (más o menos) y cuáles están completamente prohibidas (como decirte de groserías). Deja pasar las menores y actúa cuando sucedan las más grandes.

#2 Deja las reglas claras

Es igual de importante que tú entiendas que tu hijo o hija están cambiando y necesitan permisos y espacios, como que él o ella que hay ciertas cosas que son inamovibles. Por ejemplo, su hora de regreso de una salida, sus tareas dentro de la casa y más.

Si te sientes cómoda, establece con tu adolescente sobre las posibles consecuencias que puede tener de no cumplir con sus obligaciones, recomienda WebMD.

Si no es tu caso, solo busca o crea el momento adecuado para explicarle con un tono calmado qué es lo que esperas de su comportamiento, así como cuál será su castigo si no lo cumple y no dudes en aplicarlo de ser necesario.

WEbMD también sugiere que pueden escribir estas reglas en un lugar visible para toda la familia (como el refrigerador) para que, cuando tu hijo o hija la rompa, no tengas que hacer más que señalarlas.

#3 No le hables como a un niño

Sí, es probable que, frente a tus ojos, siga siendo un bebé que no está listo para tomar sus propias decisiones. Sin embargo, él o ella está en una etapa en la que se siente maduro y se sentirá más a gusto si lo tratas más como a un adulto, según el psicólogo John Duffy.

#4 Cambia un mal comportamiento y refuerza los buenos

Seguramente hay días en los que te parece imposible pensar en las cosas buenas que hace tu adolescente. Sin embargo, la psicóloga Michele Borba asegura que es necesario agradecerle cuando se comporta de una manera correcta. Puedes ocupar una frase tan simple como «aprecio que seas respetuoso y uses un tono adecuado».

Pero, ¿cuál es la mejor manera de corregirlo? La misma psicóloga tiene la respuesta: darle instrucciones claras (y lo más calmada posible) de cómo esperas que se comporte.

El ejemplo que pone es: «En esta familia no hablamos así, vuelve a hacerlo, pero ahora con este tono.»

#5 No pelees con él o ella

Suena imposible, ¿no? Pero la psicóloga Borba sugiere que, en ocasiones, lo mejor es que respondas con un «no me hables así» o «no voy a pelear porque me heriste, lo hablaremos después» y dejar la habitación en la que estén.

Esto no significa que ignores sus groserías, sino que te tomes un tiempo antes de comenzar a gritar y, cuando estés lista, habla del tema con él o ella.

#6 Pregúntate cómo lo tratas

Este es, posiblemente, el punto más complicado de todos, pero la psiquiatra Meg van Achterberg señala que, para los adolescentes, es muy importante el respeto mutuo y, si no lo reciben de tu parte, no puedes esperar que te lo den.

¿Crees que puedas implementar alguna de estas acciones en la relación con tu hijo o hija? ¿De qué otra manera crees que podrías cambiar su comportamiento?

Checa estas otras historias para aprender más de maternidad:

Reacciona
Comparte