null: nullpx
Evergreen

Si sientes que tu cuerpo produce poca leche, podría tratarse de hipogalactia primaria

Publicado 3 Dic 2019 – 10:33 AM EST | Actualizado 3 Dic 2019 – 10:33 AM EST
Reacciona
Comparte

La leche materna se lleva el título como el mejor alimento que puede recibir un bebé. Aporta la energía y los nutrientes que un pequeño necesita en sus primeros meses de vida, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Y sus beneficios no terminan ahí. La lactancia contribuye al correcto desarrollo cognitivo y sensorial de los bebés, además de que los protege de enfermedades e infecciones.

Sin importar si eres mamá primeriza o más experimentada, la preocupación por saber si tendrás suficiente leche para tu bebé siempre aparece.

El cuerpo de la mayoría de las mujeres puede producir la leche necesaria para amamantar a su pequeño, pero en ocasiones se presentan complicaciones como la hipogalactia primaria. ¿Sabes qué es?

¿Qué es la hipogalactia primaria?

De acuerdo con el portal Alba Lactancia Materna, la hipogalactia primaria se refiere a la escasa producción de leche, lo cual no permite satisfacer las necesidades nutrimentales del bebé.

¿Cuál es la causa?

La hipogalactia primaria es un trastorno multifactorial, es decir, se desencadenada por distintas razones. Las causas pueden estar relacionadas con el organismo de la mamá o con un mal manejo de la lactancia.

A continuación te explicamos los factores más comunes que dan lugar a la hipogalactia primaria.

#1 Emocional

La revista Medicina General y de Familia indica que la lista de causas puede parecer interminable, pero las más frecuentes son el estrés, la fatiga y la ansiedad de la madre.

Para evitar esta complicación en la lactancia es recomendable favorecer el descanso de la mamá y mantenerse relajada, para que la producción de leche sea exitosa.

#2 Mal manejo de la lactancia

Alba Lactancia Materna indica que una de las causas más probables de una baja producción de leche puede ser por un mal agarre al pecho, ya sea por una postura no adecuada o una succión deficiente.

Asimismo, tener menos de ocho tomas en 24 horas o controlar la lactancia (es decir, dejar que el pequeño esté en cada pecho una cantidad exacta de minutos) no permite que el bebé consiga extraer la leche que necesita.

Problemas de salud

Cuando la placenta se separa del útero, la subida de leche se pone en marcha. Esta es la señal que el cuerpo necesita para empezar a producirla.

Si durante este periodo se presenta algún inconveniente, ya sea físico u hormonal, la aparición de la leche materna puede retrasarse.

Las mujeres con un índice de masa corporal mayor que el adecuado pueden sufrir un retraso en la producción de leche, así como las que han padecido diabetes gestacional.

Según información de la revista Medicina General y de Familia, otra de las causas más comunes puede ser la hipoplasia, que es cuando el pecho tiene un crecimiento imperfecto que da lugar a un busto de menor tamaño y con escaso tejido mamario.

Asimismo, algunos problemas hormonales puede afectar la producción de leche, como el Síndrome de Ovario Poliquístico, pues hay una creación inadecuada de receptores de prolactina (responsables de la producción de la leche materna).

De acuerdo a Alba Lactancia Materna, también existen varios fármacos que pueden inhibir la producción de leche, como algunos antihistamínicos. Es importante consultar con tu médico para saber cuáles medicamentos puedes tomar durante la lactancia.


medicamento.jpg

¿La hipogalactia se puede tratar?

La mayoría de las hipogalactias pueden mejorar con pautas previas para corregir errores en el manejo de la lactancia, pero también es importante detectar la causa para llevar un tratamiento adecuado.

Para evitar dificultades en la lactancia, es importante comenzar a amamantar desde el primer día posterior al parto, dejar que el bebé estimule las glándulas mamarias, descansar y alejarte del estrés, así como mantener una dieta rica en vitaminas y minerales.

La lactancia es mucho más que dar alimento. Amamantar es generar un vínculo entre la mamá y bebé. En caso de que se alimente al pequeño con fórmula o leche materna donada, es importante crear un ambiente similar, para que esa relación madre - hijo se fortalezca.

Si crees que tu bebé no está recibiendo la cantidad adecuada de leche o no estás produciendo suficiente, es importante que acudas con un especialista.

No te vayas sin leer:

Reacciona
Comparte