null: nullpx
comunicación padres e hijos

Ponle fin a los berrinches de tu hijo con una simple pregunta (avalada por especialistas)

Publicado 6 Jul 2020 – 11:33 AM EDT | Actualizado 31 Ago 2021 – 10:16 AM EDT
Reacciona
Comparte

Gritos descontrolados, golpes, tirarse al piso y mucho llanto son algunas de las características más comunes de los berrinches.

Esta conducta surge cuando los pequeños se sienten frustrados, enojados o tristes y no encuentran las palabras adecuadas para expresar esas emociones.

Según los especialistas, las rabietas o pataletas son necesarias para el desarrollo de tu hijo. Sin embargo, por su salud mental (y la tuya), es fundamental que sepas cómo imponer límites, sin perder la paciencia o faltarle al respeto.

Te presentamos una técnica que además de ser sencilla y muy fácil de aplicar, te ayudará a mejorar su relación. Toma nota y mira cómo puedes lograrlo.

La pregunta "mágica" que detiene los berrinches

La creadora de esta innovadora alternativa es Sally R. Neuberger, psicóloga clínica y terapeuta infantil.

La especialista argumenta que para detener este comportamiento solo debes aprender a 'desarmar' el berrinche.

Si tu pequeñito está a punto de tener una rabieta, agáchate de forma que puedas mirarlo a los ojos y pregúntale con tranquilidad: «¿Se trata de un problema pequeño, un problema mediano o un problema grande?»

Este cuestionamiento logrará que tu hijo analice y dimensione la situación. De esta forma, medirá la importancia del problema y sabrá cómo resolverlo más fácilmente.

También te ayudará a mostrarle cómo debe expresar sus emociones sin perder el control y será consciente de que su opinión y sentimientos son importantes.

Asimismo, el sitio web especializado Being The Parent menciona que el hecho de mantener una actitud empática y relajada durante las rabietas es esencial para que puedan crear lazos de confianza y mejoren su comunicación.

¿Cómo debo resolver cada respuesta?

Si se trata de un problema pequeño…

Cuando es un problema sencillo y que cuenta con múltiples soluciones, el pequeño entenderá que será fácil solucionarlo.

Por ejemplo, si está teniendo una rabieta porque no le gusta la ropa que elegiste para él, debes hacerle entender —de forma relajada y amigable— que solo necesita escoger otras prendas para dejar de sentirse enojado y frustrado. Es muy fácil.

Si es un problema medio…

A diferencia del punto anterior, un problema medio requiere un poco más reflexión y tiempo para resolverlo.

Si ensució su juguete preferido o rompió accidentalmente un objeto, la especialista recomienda que antes de realizar este consejo te detengas a preguntarle qué es lo que siente y cómo le gustaría resolver la situación.

Una vez que responda, aplica esta maravillosa técnica y pon a prueba su solución. Así le enseñarás a reconocer sus sentimientos y a tomar decisiones.

Si es un problema grande…

En este punto, lo más importante es que no minimices los sentimientos de tu hijo y te muestres empática.

Quizá lo que para ti no es un problema grave, puede estar afectando profundamente sus sentimientos (recuerda que los niños no perciben el mundo igual que los adultos y eso es completamente normal).

Debes explicarle que hay situaciones que no podemos cambiar de forma inmediata y que para resolverlas es necesario tener una buena actitud. De lo contrario, su voz no podrá ser escuchada como a él le gustaría.

¿Por qué esta técnica es tan eficaz?

Cuando los niños se enfadan, se frustran o sienten ira, en realidad están pidiendo ayuda.

Esta técnica los auxilia para entender que sus emociones son válidas e importantes, y les da la oportunidad de pensar en otras alternativas para solucionar sus problemas.

Asimismo, aprenderán que cuando gritan, lloran y patalean sin control es muy complicado entender sus exigencias y sentimientos, por lo tanto, deberán tranquilizarse si desean que los demás les presten atención.

La constancia es clave para que tu pequeño logre este aprendizaje. Ponlo a prueba y asegúrate de mantener una buena actitud en todo momento.

Con el paso de las semanas, notarás que su comportamiento mejorará y podrán comunicarse más fácilmente.

Por último, recuerda que lo más importante es que le muestres cuál es el camino correcto para expresar sus emociones.

Así podrás trabajar en su inteligencia emocional y le darás las herramientas necesarias para que pueda enfrentar sus problemas a futuro. Una crianza amorosa y responsable se traduce en adultos exitosos y felices. Tenlo presente.

Y tú ¿cómo combates los berrinches de tu pequeño? Comparte tus mejores tips en los comentarios.

¿Buscas contenido para tus peques? Todos los capítulos de La Gallina pintadita están en VIX cine y tv ¡gratis! Da clic en la imagen para ver esta linda caricatura.

Más consejos de maternidad:

Reacciona
Comparte