null: nullpx
Bebés y niños

Los niños japoneses nunca hacen berrinche: ¿qué método usan sus padres y cómo puedes aplicarlo?

Publicado 18 Jul 2021 – 07:31 PM EDT | Actualizado 18 Jul 2021 – 07:31 PM EDT
Reacciona
Comparte

En Occidente existe la noción de que los berrinches son inevitables; y hasta cierto punto, muchas teorías de comportamiento y hechos cotidianos, la respaldan.

Invariablemente, antes de los tres años, los berrinches son la única escapatoria de los hijos, ésto porque no existe la capacidad infantil para lidiar con la frustración… al menos en la mayoría de los casos.

Sin embargo, para muchos estudiosos de pedagogía como Seth Meyers,  hay una gran excepción a la regla: la cultura japonesa.

Y es que según el doctor Seth Meyers, muy pocas veces verás a un niño japonés hacer escándalo o berrinche en público. De la misma manera, sus padres sólo lo reprenderán discretamente;  rara vez recurrirán a las nalgadas o a la persuasión.  

Lo cierto es que de acuerdo a Meyers, no hay una “fórmula mágica” que los japoneses posean como para criar niños libres de berrinches desde el principio. En realidad, todo parte de una cultura milenaria de respeto, disciplina, e inteligencia emocional.

Bajo el sistema occidental actual, es muy difícil implementar dichos valores de la noche a la mañana, pero en palabras de Meyers, hay algunos sencillos hábitos que puedes imitar de los padres japoneses para reducir significativamente los berrinches:

Enseña sobre empatía desde el principio

Los niños japoneses aprenden desde muy pequeños sobre el dolor y los disturbios que pueden causar a otros.

Frases como “has hecho daño” junto con una mueca triste, pueden hacer la diferencia a partir de los tres años de edad. Esto puede replicarse con ayuda de los juguetes, muchas veces, lo mejor no es decir “lo rompiste”, si no “lo lastimaste”, con el objetivo de generar la primera consciencia de acción-reacción.

Predicar con el ejemplo

Ya sabemos que es una frase trillada, pero es la realidad: puedes vociferar a los cuatro vientos que no le has enseñado a gritar y a patalear a tu hijo… pero probablemente él ya te vio haciendo tus propias rabietas adultas.

Los niños imitan lo que ven, y aquello que aprenden en la primera infancia, difícilmente les podrá ser “sustraído” con el tiempo.

Tiempo de calidad en familia

Las familias japonesas procuran al menos, una comida o una convivencia en la que todos estén juntos por no menos de una hora.

En ese tiempo, se puede aprovechar idealmente la disponibilidad de todos para hablar de posibles conflictos de manera pacífica (y entendible) para los más pequeños.

En el peor de los casos: hazle cosquillas

Aunque suene loco, es muy efectivo y se usa si un berrinche llega a un punto sin retorno.

Si un niño aguanta la respiración a modo de chantaje o se pone a gritar, la mejor forma de confrontarlo es haciéndole cosquillas y hacerlo reír. Física y emocionalmente, esto cambiará su estado de ánimo al instante, o cuanto menos, reducirá el impacto de la rabieta.

¿Ya conocías sobre estos métodos japoneses anti-berrinches?, ¿has aplicado alguno? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Ya que estás aquí, ahora pasa a leer:

Reacciona
Comparte