null: nullpx
comunicación padres e hijos

Los gritos y nalgadas ya no son necesarios para educar niños: la disciplina positiva es lo de hoy

Publicado 7 Jul 2020 – 12:57 PM EDT | Actualizado 7 Jul 2020 – 12:57 PM EDT
Reacciona
Comparte

Conforme los pequeños crecen, es normal que los padres busquen la mejor manera de educarlos y criarlos, todo con la finalidad de que en un futuro sean adultos amables, responsables y felices.

No existe un manual que explique cómo disciplinar correctamente a los hijos. Sin embargo, hay diversas alternativas que pueden guiarte por el camino correcto.

Una de ellas es la disciplina positiva, un método de crianza que se basa en el respeto, el amor y la tolerancia y que es altamente recomendado por psicólogos y expertos en desarrollo infantil.

A continuación te explicamos en qué consiste y cuales son los beneficios que tiene para tu familia. ¡Toma nota!

¿Qué es la disciplina positiva?

De acuerdo con la organización Disciplina Positiva España, es un modelo educativo creado por los psiquiatras infantiles Rudolph Dreikurs y Alfred Adler.

Tiene como finalidad ayudar a los adultos a entender el comportamiento de los niños, promoviendo actitudes positivas y respetuosas mientras les enseñan a tener una buena conducta, responsabilidad y destrezas interpersonales.

Sus ejes centrales son el amor, el entendimiento y la empatía. Es una metodología que se basa en el respeto mutuo y la colaboración para generar mejores lazos de confianza y comunicación.

«Padre y maestros no pueden seguir funcionando como jefes, deben adquirir la habilidad de ser líderes democráticos», menciona Rudolf Dreikurs en el libro Social Equality the Challenge of Today.

El sitio web Save the Children afirma que esta filosofía consiste en buscar soluciones y alternativas que a largo plazo, logren desarrollar la autodisciplina en los pequeños.

Se trata de educar desde el autoestima, los derechos humanos y el respeto.

La página especializada de la Escuela Infantil en Madrid define los criterios principales para una crianza positiva. Te los mostramos a continuación:

Amable y firme al mismo tiempo

Una actitud firme, respetuosa y motivadora es fundamental para que esta metodología pueda funcionar correctamente. Además de crear un vínculo saludable entre padres e hijos, también contribuye a que los niños se sientan escuchados, valorados e importantes.

Eventualmente, esto se traduce en buena autoestima y confianza en sí mismo, valores esenciales para tener relaciones sociales saludables y respetuosas.

La constancia es clave

La constancia y el compromiso son factores clave para que este aprendizaje sea eficaz en el crecimiento del pequeño. Es necesario tener mucha paciencia y tolerancia para que funcione correctamente.

Asimismo, los padres deben asegurarse de evitar comportamientos que puedan atentar contra la dignidad infantil, por ejemplo: gritos, golpes o insultos. Estas acciones representan un retroceso en esta filosofía.

De los errores se aprende (y mucho)

Los errores son una excelente oportunidad para educar. Aprender a reconocerlos y enmendarlos, les permitirá conocer valores como el respeto, la empatía y la responsabilidad.

Esto también le ayudará a desarrollar su capacidad de tomar decisiones y resolver conflictos.

Ventajas de la disciplina positiva

#1 Relaciones más fuertes

De acuerdo con el Royal St. George's College, la disciplina positiva ayuda a desarrollar relaciones más fuertes y sólidas entre padres e hijos.

Uno de sus logros más importantes es que da lugar a interacciones respetuosas y saludables, mismas que aumentan el nivel de confianza, mejorar la comunicación y fortalecen los lazos afectivos.

#2 Buena autoestima

Para que un pequeño pueda crecer correctamente, es importante que crezca en un entorno en donde el respeto y la comunicación prevalezcan. A largo plazo, esto le permitirá tener una buena autoestima y un mayor nivel de felicidad.

De igual forma, evitar los castigos y regaños le dará un enfoque positivo de la vida a tu pequeño.

Asimismo, podrá reconocer los errores como una oportunidad para mejorar, en lugar de relacionarlos con actitudes negativas que pueden restarle valor.

#3 Menos estrés

Según Psychology Today, la crianza positiva también puede traer felicidad a los padres. Al cambiar las reacciones negativas por pensamientos positivos, será más fácil que se concentren en buscar otras alternativas que resulten efectivas para su desarrollo.

Este enfoque es funcional para evitar peleas y discusiones, disminuir los niveles de estrés y para la formación de una perspectiva más feliz y centrada sobre la educación del pequeño.

#4 Comunicación efectiva

La comunicación es una parte esencial de este aprendizaje.

Animar a los pequeños a hablar de sus sentimientos y emociones, mejorará su relación y la forma en la que convive con su entorno, afirman los Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Comer juntos, escuchar música en la misa habitación, hablar sobre la escuela o sus amigos, y mostrar un genuino interés en los temas que llaman su atención, son acciones esenciales para construir una relación saludable que facilite la comunicación.

Finalmente, recuerda que la finalidad de este método es que tu pequeño aprende acerca del respeto, la responsabilidad y la empatía desde una perspectiva positiva y amorosa.

Una vez que lo intentes, notarás que el comportamiento de tu hijo mejorará y podrán comunicarse más fácilmente. Una crianza amorosa y responsable se traduce en adultos exitosos y resilientes. Tenlo presente.

Y tú ¿cómo procuras la educación de tu pequeño? Escribe tus mejores tips en los comentarios.

mini:


Pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte