null: nullpx
desarrollo del embarazo

La presión arterial de la madre podría ayudar a determinar el sexo del bebé, indica estudio

Publicado 27 Oct 2020 – 06:54 PM EDT | Actualizado 27 Oct 2020 – 06:54 PM EDT
Reacciona
Comparte

El desarrollo del bebé puede verse afectado por cuestiones de todo tipo, principalmente el estado de salud de la futura mamá.

Además, muchas personas creen que hay ciertos factores que pueden influir en la determinación del sexo del feto, por ejemplo, la presión arterial de la mujer. Pero, ¿qué tan cierto es esto?

Como la Biología nos ha enseñado, el sexo del bebé es determinado por la célula masculina que fecunda al óvulo. Si es un espermatozoide X, se convertirá en una niña, y si es Y, se tendrá a un varón.

De acuerdo con la creencia popular, existen varias formas de alterar este proceso, como llevar cierto régimen alimenticio, tener relaciones sexuales en determinada posición o bien, buscar el embarazo durante el período de ovulación o días antes, dependiendo de lo que se desee.

Sin embargo, no hay un estudio científico que avale esto y en la mayoría de los casos, no resulta útil.

También existen procedimientos de alta tecnología que pueden ayudar a seleccionar el sexo de un hijo, pero los especialistas indican que estos sólo deben realizarse por razones que tengan un beneficio para la salud, como lo explica Mayo Clinic.

No obstante, una investigación reciente indica que la presión arterial de las mujeres podría ayudar a predecir el sexo del bebé, aún antes de que se presente el embarazo.

El estudio fue realizado por científicos de la Universidad de Toronto, quienes evaluaron a 1,411 mujeres habitantes de China, quienes tenían planes de concebir un bebé en las siguientes semanas.

Se les tomaron sus signos vitales y otros datos relevantes, como el índice de masa corporal, niveles de colesterol y de glucosa.

También se puso especial atención en los parámetros de la presión arterial y se determinó que ésta juega un papel muy importante en la determinación del sexo del bebé.

Los resultados de la investigación arrojaron que si la presión sistólica media de la madre se encuentra alta (106 mmHg) alrededor de las 26 semanas anteriores a la concepción, es muy probable que el embrión sea un niño.

En cambio, si los índices son bajos (cerca de 103 mmHg) es posible que el bebé tenga un sexo femenino.

Según la explicación de los autores, esto se debe a que la presión arterial baja de la mujer hace poco viable la supervivencia de un espermatozoide masculino.

Mientras que la presión alta es menos adecuada para que la célula femenina logre desarrollarse en el útero.

Sin embargo, los científicos dicen que esto únicamente funciona como una herramienta de pronosticación, la cual no siempre es exacta.

Además, indican que no se debe manipular la presión sanguínea para influir en el sexo del bebé, ya que no daría resultados y puede afectar gravemente el estado de salud.

mini:


Sigue leyendo:

Reacciona
Comparte