null: nullpx
comunicación padres e hijos

Esta es la edad en la que tu bebé comenzará a sonreír y reír (y qué hacer si aún no lo hace)

Publicado 14 Ene 2019 – 05:34 PM EST | Actualizado 14 Ene 2019 – 05:34 PM EST
Reacciona
Comparte

Nadie lo puede negar: ¡lo más hermoso, genial, precioso, cuasi divino de criar un bebé es verle sonreír y escucharle reír! Te podemos asegurar que nada te despertará tanto sentimiento de amor en la vida como ver su sonrisa desdentada, amplia y feliz. ¿Y lo mejor? ¡Ser la persona que cause tanta dicha y felicidad en su pequeña persona!

Pero espera, los bebés no nacen enarbolando su mejor sonrisa social. Todo es parte de un proceso de maduración y lo irás notando. Si bien puede haber sonrisas desde que nacen, aquí te explicaremos a qué parte de su desarrollo corresponde cada una. Así es la evolución de la sonrisa, risa y sentido del humor el primer año de tu bebé.

La sonrisa del bebé: etapas de desarrollo

De 0 a 6 semanas: sonrisa de reflejo

Tu bebé sonríe principalmente cuando duerme como respuesta a una sensación generalizada de satisfacción y bienestar. En situaciones en las que se encuentra descansando, profundamente dormido, protegido, con agradable contacto físico, sin hambre y con la piel seca y en buena temperatura, tu bebé no tiene motivos para no reflejar paz e incluso una leve sonrisa.

Sin embargo, no te está sonriendo a ti o a su entorno, sino más bien sonríe de la paz que siente en su cuerpo.

De 6 a 8 semanas: sonrisa de respuesta


bebe-vientre-subrogado1.jpg

A las 6 semanas, aunque puede ser antes o después dependiendo de las particulairadades de tu bebé y su entorno, aparece una sonrisa como respuesta a lo que reconoce. Sonríe como respuesta a la sensación de placer y bienestar que le producen los mimos, las voces, las caras y la atención.

Todavía no te sonríe a ti por la persona simpática y especial que eres, sino más bien por esa deliciosa carga de leche que traes y ese olor a protección y cuidados que le encanta.

De 2 a 5 meses: sonrisa social

Ahora sí, tu bebé comienza a sonreírte a ti, según un estudio sobre diferentes tipos de sonrisas en bebés de hasta 6 meses publicado en la revista The Spanish Journal of Psychology, de la Universidad de Cambridge. Ahora, tu bebé quiere conectar contigo y con las personas que le atienden y le gustan.

Intentará gorgorear, hacer ruiditos simpáticos y todo tipo de sonidos que le parecen divertidos mientras intenta comunicarse contigo y hacer contacto. Su sonrisa es de felicidad y emoción por ti y contigo. ¡Eres su persona favorita en el mundo y quiere hacértelo saber!

Ahora bien, no todo es alegría y felicidad. A esta edad ya comienza a transmitir emociones como medio de comunicación, así que también está bien que demuestre enfado o enojo, molestia o inconformidad, susto o miedo, sorpresa o emoción, ademáss de frustración y tristeza.

Toma en cuenta que, si para las 12 semanas (3 meses), aún no sonríe, ni responde a tu presencia, necesitas llevarle a que su pediatra revise que todo esté en orden.

De 6 a 8 meses: sonrisa general

Si tu bebé come, duerme y está generalmente a gusto, verás muchas sonrisas. A esta edad, el bebé sonríe de todo y a quien esté dispuesto a prestarle atención. Sin embargo, recuerda que el temperamento se hereda, mientras que el comportamiento se aprende, según psicólogos como Lorena López Muñoz, editora del portal Salud Mental.

Si tú eres una persona extrovertida y le enseñas a tu hijo o hija a confiar en la gente, es probable que tenga un carácter sociable. Si, por otra parte, eres más reservada y sonríes poco, tu bebé irá aprendiendo eso de ti. Y ambas personalidades están bien.

A esta edad también comienzan las risitas como respuesta a cosquillas y cosas emocionantes de su día a día, como la interacción con juguetes, personas y mascotas.

De 9 a 11 meses: sonrisa selectiva

Ahora tu bebé se da cuenta de que no todo mundo es familia, ni pertenece a su entorno. Tu bebé comienza a elegir a quién quiere dirigirle esas hermosas sonrisas que ya deben presentar algunos nuevos dientecillos para hacerlas más coquetas. Incluso, puede decidir que sonríe un poco menos a ciertas personas que a otras dentro de la misma familia.

A alguien le dirige sonrisas amplias y decididas, mientras que otras pueden ser más tímidas y llenas de matices. No te extrañe que no quiera sonreírle a la tía segunda, prima de la abuelita a la que no ha visto jamás y no volverá a ver hasta el año entrante. Tu bebé decide y eso está bien porque significa que ya puede discernir que no toda la gente es confiable, o sea, sabe que puede confiar en ti y en sus cuidadores y cuidadoras más cercanos.

El juego favorito en este momento, generador de risas, sonrisas y hasta carcajadas hilarantes es el «¿dónde está? ¡aquí está!» en el que uno esconde su rostro con las manos y luego lo revela. ¡No te lo pierdas!

Aproximadamente a los 12 meses: el sentido del humor

Al rondar el año de vida, tu bebé es ya un máster de la comunicación. Aunque no hable, te entiende y le entiendes como a nadie te imaginabas. Ahora ya sabes que tiene distintos tipos de sonrisa según la situación, incluso conoces esa sonrisa de duda cuando le presentas un alimento nuevo.

Asimismo sabes cuando te mira con sonrisa coqueta para que le alces en brazos. Y es más, ya te niega sus sonrisas si osaste hacer algo que no esperaba y se molesta o quiere hacerte saber que no le gustó. Ahora es también el momento de hacer caras chistosas, cosquillas, hacer aparecer objetos detrás de su oreja y estimularle a caminar hacia ti con muchas risas y aplausos.

A esa edad, además, está en la divertida etapa en que comienza a desarrollar un sinfín de habilidades, y el sentido del humor es una de ellas. La mala noticia es que su sentido de broma puede no ser igual al tuyo. Para bebés alrededor de un año de edad, lo divertido es ver desaparecer cosas y esperar a que vuelvan.

Una clásica escena es aventar objetos al suelo con la tranquilidad y paz mental de observar que siempre harás que regresen a su lugar... Mientras todavía no es grande lo suficiente para recorrerlos él mismo, lo haces tú con la recompensa de ver muchas carcajadas.

Sigue leyendo:

Reacciona
Comparte