null: nullpx
Amor

8 rituales románticos alrededor del mundo que te sorprenderán

Estas son algunas maneras de buscar el amor en otras partes del mundo.
11 Mar 2016 – 4:54 AM EST

Por Lía Bonaparte | @UnivisionTrends

Vale la pena revisar cómo se ve el amor en otras partes del mundo y qué bonitas costumbres podríamos retomar para refrescar nuestra relación de pareja.

Aquí algunas ideas:

1. Concertar una cita para un matrimonio arreglado

Omiai o “verse el uno al otro”, es una práctica que comenzó en Japón durante la era feudal. En 1940, el 70% de los matrimonios se arreglaban con intenciones económicas y políticas según el IPSS (Institute of Population and Social Security). El omiai dejó de realizarse masivamente hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, esta costumbre todavía es usada por miembros de la alta sociedad e incluso corporaciones como Mitsubishi (a través de The Diamond Family Club) recurrieron a ella para ayudar a sus empleados a conseguir pareja. Existe también una app llamada Omiai para conocer gente en Japón (entre los datos que pide está tu nivel de ingreso, educación e idiomas). Antes de una cita, quien hace el match ( nakoudo) revisa los información básica del hombre y la mujer:

1. Nombre

2. Fecha de nacimiento

3. Domicilio registrado

4. Dirección actual

5. Antecedentes académicos

6. Ocupación

7. Grado académico

8. Hobby

9. Reporte de salud

10. Introducción a la familia

Después de este filtro, tanto él como ella dicen si acceden o no a conocerse con la presencia del intermediario. Si se gustan, se acuerdan futuros encuentros.



2. Celebrar el amor cada mes

En Corea no solo se celebra San Valentín, sino que cada día 14 sugiere una celebración romántica para las parejas. Por ejemplo, hay días para el beso (14 de junio), días para el abrazo (14 de diciembre) y días para regalar un anillo de plata como promesa de compromiso (14 de julio). Entérate aquí de qué se celebra cada mes.



3. Limarse los colmillos

Según las creencias tradicionales de Bali, los colmillos simbolizan los seis enemigos del alma: adicción, rabia, codicia, deseo, envidia y confusión. Es por eso que una vez que los jóvenes balineses han alcanzado su máximo desarrollo físico (a partir de los 17 años) pasan por este ritual, que existe desde el siglo V aC, para limpiar su alma de pecado y como requisito antes de unirse en matrimonio. Se liman 6 dientes como paso a la adultez y un indicador de bienestar espiritual, estético y social. El procedimiento es realizado por un brahmán o por un dentista.

4. Regalar un libro y una rosa

En Cataluña y otras zonas de España, el 23 de abril se conmemora la muerte del santo patrono San Jorge, así como el Día Mundial del Libro, pero también para muchos es el día de los enamorados. En esta fecha se acostumbra que el hombre le regale a la mujer una rosa con una espiga de trigo (que simboliza la fecundidad) y ella dé a cambio un libro a su amado.



5. Regalar un diente de ballena al suegro

En Fiji es una práctica común que el novio regale al papá de su prometida un diente de ballena o tabua para demostrarle respeto y como símbolo de que tratará bien a su hija. El diente funciona como una especie de anillo de compromiso y también demuestra que el candidato tiene los medios económicos para casarse. Los colmillos se obtienen de cachalotes muertos que salen a la orilla de la playa y son difíciles de conseguir. Es ilegal sacar tabuas de Fiji.



6. Dar chocolates para que te den un regalo 3 veces más caro

En Japón, Corea del Sur, Taiwán y China, la mujer le compra chocolates a su pretendiente o novio en el día de San Valentín, pero no es un gesto desinteresado. Si el caballero quiere demostrar que el sentimiento es mutuo, se espera que un mes después, el 14 de marzo, durante el Día Blanco, le de a su amada un “triple retorno” o sanbai gaeshi. Es decir, un regalo tres veces más caro. Los más típicos son joyería, lencería blanca, chocolate blanco, galletas y bombones.



7. Pasar la noche juntos… en casa de los papás de la novia

En las áreas rurales del este y centro de Bután se acostumbra una “noche de caza” o bomena, que quiere decir “merodear en busca de chicas”. En la madrugada, los muchachos se meten a la recámara de la chica que les gusta con la que previamente se pusieron de acuerdo (o no). Ellas los pueden rechazar o pueden permitir que pasen la noche en su cama. Si los padres descubren al galán, pueden echarle agua caliente o tirarlo por la ventana. Si amanece ahí, se entiende que la pareja ya está casada y sube de estatus social.

Esta práctica ha disminuido porque los padres han puesto cerrojos más resistentes en sus casas, ya hay edificios de varios pisos y se hacen muchas pruebas de ADN para exigir que las parejas de las muchachas que quedan embarazadas respondan con el 20% de sus ingresos para mantener al bebé.

8. Comunicarse con silbidos
Los enamorados de la tribu Kikapú en Coahuila, México, usan los silbidos para comunicarse. Aunque hasta 1915 usaban la flauta, la costumbre evolucionó: juntan sus manos y soplan entre los dedos pulgares modulando el sonido de una manera especial para que únicamente su novia lo reconozca. Normalmente los silbidos comienzan a escucharse al atardecer, y así las parejas acuerdan dónde se van a ver más tarde. Para evitar confundirse con otra persona eligen su propia tonada, una que puedan reconocer fácilmente.

Más contenido de tu interés