null: nullpx
Entretenimiento

Desapareció de un yate una noche: 36 años después se reabre el caso de la misteriosa muerte de Natalie Wood

La policía de California ha designado a su viudo, el actor Robert Wagner, como presunto implicado en la nueva investigación de la muerte de la famosa estrella que se ahogó en la costa de California en noviembre de 1981.
2 Feb 2018 – 5:14 PM EST

La muerte de la hermosa Natalie Wood siempre ha sido un misterio. Estrella de cine desde su niñez, nominada en tres ocasiones al Oscar de la Academia y una de las figuras más queridas de su tiempo, la protagonista de ' West Side Story', el célebre musical de amor entre inmigrantes en Nueva York, se ahogó el 29 de noviembre de 1981, al caer al agua de su yate 'Splendour' anclado cerca de Isla Catalina, en la península de California.

La leyenda negra en torno a este fallecimiento - ¿Fue accidente, crimen o suicidio?-, surgió en el momento en que se dio la noticia y ha seguido por décadas. Ahora, el departamento de policía de Catalina considera a Robert Wagner, hoy de 87 años, viudo de la actriz, como presunto implicado (person of interest) en el caso que fue reabierto. En consecuencia, la causa de la muerte ha sido cambiada, oficialmente, de 'accidental' a 'desconocida'. Aunque esto no significa de ninguna manera que sea sospechoso (todavía) de un posible crimen.

Natalie Wood: una carrera truncada por una tragedia que no ha sido resuelta

Loading
Cargando galería


De Natasha a Natalie: nace una estrella.


Ella pensó que iba a ser una niña como todas, pero debutó en cine –a los cinco años, en 'El Fantasma y la Señora Muir'–, empujada por una madre cuya pasión por los sets y la fama era enfermiza. Desde entonces, trabajó sin parar: a ese filme siguieron ' Milagro en la Calle 34' y, ya un poco más grande, ' Centauros del desierto', con John Wayne, y ' Rebelde sin causa' (como pareja de James Dean). Y durante ese rodaje, a los 17 años, tuvo su primera aventura con un hombre: el director Nicholas Ray, 25 años mayor, que no solo se enamoró de ella, sino que además, la ayudó a crecer como actriz.

Nacida Natalya Zascharenko en San Francisco, California, hija de inmigrantes rusos, era llamada Natasha por su familia y sus amigos. Ese también era su alter ego, la imagen opuesta a la Natalie Wood glamorosa, de ojos enormes y melena oscura, una de las mujeres más bellas del mundo en las décadas de 1950 y 1960.

La muerte de estos actores nos impactaron

Loading
Cargando galería


A los veinte años se casó con Robert Wagner, un apuesto y carismático actor, que había sido el 'Príncipe Valiente' en cine. Y su boda causó furor en Hollywood. Es de suponer que tantos ojos puestos en ellos iba a resultar en tensión, aunque genuinamente se quisieran. De hecho, cuenta la leyenda de Hollywood que Natalie quiso ser la esposa de Wagner, que era ocho años mayor, desde la primera vez que lo vio, en los estudios de 20th Century Fox, cuando él tenía 20 años y ella 12.

Las cosas se complicaron cuando Natalie conoció a Warren Beatty en el set de ' Esplendor en la hierba', y la catástrofe no estaba lejos; aunque no hubo infidelidad, en enero de 1962 el matrimonio colapsó, para shock de la comunidad artística y los fanes. El cuento de hadas terminaba en escándalo: la virginal protagonista de ' West Side Story', donde como la adorable María, una inmigrante puertorriqueña en Manhattan, cantaba y bailaba, había dejado a su marido de la noche a la mañana. Aunque su carrera era un éxito, su vida parecía no serlo tanto.


Segunda oportunidad al amor.


Mientras su ex se marchó a Europa, Natalie se convirtió en la Jennifer Lawrence de su tiempo: trabajó sin parar en filmes con Robert Redford, Tony Curtis y Steve McQueen y al mismo tiempo tuvo una serie de romances que la pusieron en todas las revistas. En aquellos años era habitual verla, de última moda, radiante de carisma, en fiestas de Beverly Hills, y aunque su exterior seguía perfecto, como Natasha pasaba horas en psicoanálisis, tras sufrir una monumental crisis nerviosa en 1966, argumentando que por trabajar desde pequeña dándole vida a otras personas, no tenía idea de quién era ella misma. Sufría depresión y ansiedad. En un impulso, se casó con Richard Gregson en 1969, aunque al cabo de diez meses, con su hija Natasha Gregson (que es hoy actriz por mérito propio) recién nacida, se divorció porque él le había puesto los cuernos con la secretaria.

En la década de 1970, encontró que su carrera languidecía, pero de pronto todo cambió de manera inesperada. En una fiesta se reencontró con Robert Wagner y se volvieron a enamorar. Se casaron el 16 de julio de 1972 y, en 1974, Natalie dio a luz a la hija de ambos, Courtney. Fue en esa época que adquirieron su yate y comenzaron a hacer paseos por la costa californiana, en relativa felicidad: Natalie hacía películas ocasionalmente, aunque apartentemente había encontrado una mayor satisfacción como madre y ama de casa, mientras su marido protagonizaba la serie ' Hart to Hart'.

Sus muertes fueron misteriosas y algunas siguen sin respuesta

Loading
Cargando galería


Aunque no todo era cuento de hadas: Natalie era propensa a ataques de ansiedad (el más notable filmando la miniserie ' Las Memorias de Eva Ryker', donde hacía de sobreviviente de un naufragio y encontró las escenas de desastre realmente traumáticas, ya que era de todos sabido que Natalie no sabía nadar y le daba terror el agua), y consumía por prescripción ansiolíticos y pastillas para dormir. Después se especuló también que podía haber algún tipo de celos profesionales entre ambos, como por momentos sucede en matrimonios de artistas.

La noche que murió una estrella.


Después del día de Acción de Gracias de 1981, los Wagner emprendieron un paseo en el yate, llevando con ellos al actor Christopher Walken, que era compañero de reparto de Natalie en ' Brainstorm' la última película que filmó. Como era puente y él estaba solo, el plan era pasar un 'weekend' tranquilo en Catalina. Según testigos (incluyendo el propio capitán del yate, Dennis Davern), todo estuvo bien el sábado 28 de noviembre hasta que llegó la hora de cenar: entonces Natalie, su marido y Walken bebieron de más y comenzaron una discusión que siguió por horas.

En algún momento después de medianoche, Natalie –según afirmaron Wagner y Walken en declaraciones oficiales de 1981– dijo que se retiraba a descansar y se despidió. Después de la 1 de la mañana, su marido entró al camarote y lo encontró vacío. Solicitaron ayuda a la guardia costera y se inició una búsqueda, aunque fue muchas horas después que apareció, en camisón y con una chamarra roja, flotando en mar abierto.

Las bellezas con finales más trágicos

Loading
Cargando galería


El impacto de la noticia fue brutal. De inmediato se empezó a especular: se dijo que Wagner estaba celoso porque Natalie tenía un affair con Walken. O porque el matrimonio ya era insostenible. O tal vez nada de esto fuera verdad. Según algunos, Natalie ( que según la autopsia, tenía un elevado índice de alcohol en la sangre) trató de irse del yate a bordo del bote salvavidas, pero le fallaron los cálculos y cayó al mar. Algunos más –entre ellos un juez, años más tarde, para consternación y furia de sus hijas, entonces ya adultas– llegaron a sugerir que, en un arrebato, Natalie podía haberse suicidado.

El 2 de diciembre de ese año tuvo lugar su funeral en el cementerio Westwood, como evento multitudinario: Frank Sinatra, Fred Astaire, Liz Taylor, Bette Davis y otras grandes figuras se reunieron para despedirla. Wagner rompió a llorar y luego asumió su posición de viudez por años (hasta 1990 volvió a casarse, con la actriz inglesa Jill St. John). Ni él ni Walken han hablado de lo ocurrido mas que en dos ocasiones: Wagner, en su autobiografía publicada en 2008, y Walken, en una entrevista con Playboy.

Caso reabierto.


Aún hoy, la imagen de Natalie Wood no solo es emblema de una época de gloria, aunque el misterio nunca se resolvió. El teniente del departamento del aguacil del condado de Los Ángeles, John Corina, afirmó a la cadena CBS que Wagner es buscado para responder una serie de preguntas al respecto. Según la cadena, que emitirá el próximo sábado ' Natalie Wood: Death in Dark Water' como un segmento dentro de su espacio de investigación ' 48 Hours', Wagner se ha negado a hablar con los investigadores desde la reapertura del caso, aunque lo han buscado en más de 10 ocasiones. El término 'person of interest', que suele utilizar la policía en Estados Unidos en las primeras fases de una investigación , no tiene ninguna trascendencia jurídica. Simplemente significa que es alguien con quien la policía quiere hablar. No implica imputación alguna.


La investigación fue reabierta en 2011 a raíz de nuevas informaciones, según el Departamento del Sheriff, y de un nuevo interés por el caso despertado por declaraciones del capitán Davern, que empezó a contar en los medios que pactó su versión de los hechos con Wagner tres décadas atrás, cosa que en su momento tanto Wagner como sus hijas ( él adoptó legamente a Natasha Gregson al morir Natalie), y Walken, negaron tajantemente.

También te va a interesar:


Más contenido de tu interés