publicidad

Las últimas horas de Alma Muriel, la villana a la que mató su corazón roto

Las últimas horas de Alma Muriel, la villana a la que mató su corazón roto

Fue una de las más destacadas actrices de su generación, hizo escuela en teatro, televisión y cine, y aunque vivió apasionadas relaciones, nunca pudo encontrar el verdadero amor.

Alma Muriel: el legado de una villana en la televisión mexicana Univision

Playa del Carmen, en el sureño estado de Quintana Roo, es un paraíso tropical mexicano. Cerca del mar Caribe, tiene un clima cálido casi todo el año y es el lugar preferido para vacacionar por miles de turistas. También acuden, provenientes de la capital, cientos de personas que buscan un escape de las complicaciones de la gran ciudad. Hasta ahí había llegado a mediados de 2013 Alma Muriel, consumada actriz en todos los medios, cansada de la vida de la farándula, en pos de un poco de quietud y tranquilidad, sin imaginar que al borde de ese mar turquesa la esperaba su último aliento.

A las 11:30 am del domingo 5 de enero de 2014, doña Estela Saldaña llegó al complejo residencial Playacar. Todos los días visitaba distintos apartamentos en la unidad de lujo, realizando labores domésticas y de cocina para diferentes propietarios. Una de ellos, en el interior C-203 del edificio Coral, era de sus favoritas. Se trataba de Alma Muriel, una actriz famosa, quien en su madurez se había instalado en Playa y era muy reservada con sus vecinos, aunque siempre jovial con su empleada. Doña Estela tocó al timbre para anunciar su llegada y entró a la casa. Todo parecía en orden; la última vez que había estado había sido el 31 de diciembre por la tarde, para ayudar con algunos preparativos de Año Nuevo.

Recordamos la trayectoria de Alma Muriel


-¿Señora?

La respuesta vino de la habitación. Alma Muriel yacía en su cama, sin maquillar ni peinar, algo decaída. "Supuse que habría pasado mala noche", declaró después a autoridades municipales" y no quise molestarla. Me saludó, se veía cansada. Le dije que empezaría a limpiar la cocina y que descansara."

Poco imaginaba que el ritmo cotidiano de sus actividades se vería interrumpido por un grito desagarrador y la siniestra presencia de la muerte.

Su vida, la escena

Alma Muriel Del Sordo tenía solo siete años cuando supo que quería ser actriz, pero fue un momento revelador y definitivo en su vida, al punto de comprender, años más tarde, que se trataba de una vocación. Fue en 1958 cuando acompañó a su padre a visitar a un tío de este, el director Emilio Gómez Muriel, quien dirigía la cinta 'La estrella vacía' en los estudios Churubusco. La protagonista del filme era nada menos que María Félix y Alma, pequeña, la observó en escena, desde detrás de la cámara.

publicidad


"Fue como descubrir otro mundo, otra manera de vivir...", recordaría mucho después, en una entrevista para televisión: "No sé cómo explicarlo, pero ver a actores como Ignacio López Tarso y Rita Macedo ahí, con María Félix, haciendo una escena, fue algo fascinante. En ese momento pensé que ahí quería estar y hacer eso. Fue encontrar mi verdadera vocación."

Detalles de la lamentable muerte de la actriz Alma Muriel Univision


Nacida el 20 de octubre de 1951, la segunda de cuatro hermanos, Alma siguió sus estudios normalmente, y la idea de ser actriz por un momento quedó en el olvido, hasta que en el bachillerato participó en una puesta en escena y nuevamente sintió ese instinto que la llamaba. Solo tenía 16 años, pero estaba segura de que era su destino. "Fui completamente autodidacta. Nunca estudié actuación. Todo es mérito de Dios, del universo, de mi instinto que nunca me falló, y de llevar mi carrera con respeto."

Su debut en cine fue a los 17 años, en un papel muy pequeño en la cinta 'Lío de faldas' y posteriormente apareció como la hija menor de una familia en ' ¿Por qué nací mujer?', un duro melodrama protagonizado por doña Sara García. Alma, con su rostro tierno y su voz tan distintiva, llamó la atención del director Luis Alcoriza, y a los 19 años tuvo su primer papel importante como 'Charito', la primogénita de Manolo Fábregas y Lucha Villa en el gigantesco reparto de ' Mecánica Nacional', un filme que causó sensación en su estreno.

Alma Muriel
Alma Muriel en 1972.


Mientras comenzaba a destacar, Alma también dio sus primeros pasos en el sendero áspero del amor. En 1968 se casó con Sergio Romo, un empresario algunos años mayor que ella con quien se convirtieron en padres de Sergio Romo Muriel, quien hoy día es un importante publicista. El matrimonio duró muy poco y Alma se encontró en 1972 soltera, ocupada y ansiosa de devorar al mundo, con tan solo 21 años de edad.

Estas actrices no tuvieron vidas fáciles


Ernesto Alonso le dio su primera oportunidad para debutar en televisión, con el papel de 'Luisa', una joven villana en 'La señora joven', telenovela protagonizada por Ofelia Medina, y desde entonces Alma trabajó constantemente en la pantalla chica, alternando su trabajo ahí con el cine y, sobre todo, en el teatro, que la apasionaba.

Pasiones encendidas

Apasionada como era, Alma no tuvo reparos en seguir buscando el amor. A mediados de la década de 1970 inició una relación con el actor de origen chileno Ricardo Cortés, quien había estado casado con la cantante Lola Jiménez (sobrina nada menos que del prolífico compositor mexicano José Alfredo Jiménez) y había procreado dos hijas: Laura y Lolita, quien años más tarde se convirtió en la famosa Lolita Cortés.

El romance entre ellos fue instantáneo y de una gran influencia en las vidas de ambos: juntos tuvieron una hija, Liza, hoy dedicada a la publicidad, y fue a través de esta unión que ocurrieron dos cosas que cambiaron drásticamente la vida de Lola Cortés, hoy la primerísima figura del teatro musical en Lationamérica. Fue Alma quien le vio a la niña, que solo tenía 9 años, aptitudes para el canto y la actuación, algo que sus padres no habían considerado en serio. A instancias de su madrastra, Lola asistió a las audiciones del musical ' Anita la huerfanita', y para sorpresa de todos, obtuvo el papel principal.

Conoce a las actrices de televisión que tuvieron una trágica muerte