null: nullpx
Cenas Delicioso

Pozole verde

El pozole verde es un famoso plato del Estado de Guerrero en México, que al igual que en otras regiones, este plato se sirve con orgullo durante celebraciones y reuniones familiares especiales.

Deja que tu olla de cocción lenta haga todo el trabajo y disfruta de este delicioso pozole bajo en calorías.

Ya sea rojo, blanco o verde, el pozole siempre es una buena idea, especialmente en las noches frías de invierno. Este pozole de pollo es mi versión baja en calorías que omite el aceite y se prepara solo con pechugas de pollo deshuesadas y sin pellejo. No es sólo sana, sino que también es una de las recetas sencillas de pollo que le da buen uso a tu olla de cocción lenta. Simplemente deja que el pollo se cueza durante el día o toda la noche para obtener una sabrosa y aromática comida al día siguiente.

El Guiso Sagrado

La palabra pozole proviene de la lengua náhuatl de los aztecas, y existe una buena razón por la que este guiso es un plato tan icónico en México. Sus orígenes se remontan a la época prehispánica, cuando se consideraba un plato sagrado que solo se preparaba en ocasiones especiales. Incluso hoy en día, el pozole suele servirse durante eventos especiales y la época navideña. Y sus dos ingredientes principales, el maíz y el cerdo (o en este caso, pollo), cuentan una historia fascinante.

Para la mayoría de las civilizaciones prehispánicas, el maíz era sagrado, por lo que el maíz molido que se utiliza en el pozole tenía que ser un ingrediente muy especial. Pero sabemos que el cerdo no habitaba en las Américas antes de que llegaran los conquistadores, ¿entonces qué proteína utilizaban? Según algunos relatos históricos, los aztecas preparaban el pozole con la carne humana de las víctimas que sacrificaban. Tras la conquista, los españoles incorporaron la carne de cerdo como una alternativa al canibalismo. Prefiero no abundar en este fragmento de la historia culinaria, por lo que aprovecho para seguir con la receta.

Rojo, Blanco y Verde

El pozole se prepara de diversas maneras a lo largo y ancho de México, pero las variedades más comunes son el rojo, verde y blanco, que a su vez varían según la región y los ingredientes. El pozole rojo adquiere su sabor y color de chiles como el guajillo, el ancho y el piquín. El pozole verde, como el que usamos en esta receta, obtiene su color gracias a los tomatillos y el cilantro. El pozole blanco no usa ninguno de estos ingredientes. ¿Te fijaste que estos son los tres colores de la bandera mexicana?

Disfruta de este pozole de pollo fácil de preparar (y de comer). Cuando lo prepares, no olvides contarme cómo te fue en los comentarios.