publicidad
Jennifer Stevens, de 22 años, fue herida en el ataque en San Bernardino

Los sobrevivientes de la masacre en San Bernardino tratan de asimilar lo ocurrido

Los sobrevivientes de la masacre en San Bernardino tratan de asimilar lo ocurrido

“Fue terrible, terrible”, dijo a la prensa la madre de una de las heridas al recordar los momentos vividos por su familia el miércoles.

Por Francisco Vargas @fcoovargas y Patricia Vélez @patrivelez, desde San Bernardino

Jennifer Stevens, de 22 años, fue herida en el ataque en San Bernardino
Jennifer Stevens, de 22 años, fue herida en el ataque en San Bernardino


Jennifer Stevens, de 22 años, y Kevin Ortiz, de 24, son dos de las 21 personas que resultaron heridas de bala el miércoles en el ataque al centro de atención a discapacitados Inland Regional Center del condado de San Bernardino, en el sur de California. Ambos vivieron para contarlo y se recuperan de sus lesiones, aunque 14 de sus compañeros fallecieron en el tiroteo perpetrado pasadas las 11 de la mañana por Syed Farook y su compañera Tashfeen Malik, según reveló la investigación policial.

publicidad
El padre de Kevin, Carlos Ortiz, no se separa hoy de su hijo que está ingresado en el hospital Arrowhead, cerca de donde ocurrió la masacre. Allí se encuentra también Jennifer con su familia.  


“Fue terrible, terrible”,  dijo a la prensa Lisa Stevens, madre de Jennifer, al recordar los momentos vividos el miércoles.

Apenas 24 horas después de la masacre, estos jóvenes se encuentran aún en estado de "shock". Carlos Ortiz relató a Univision Noticias que su hijo no es capaz de aceptar lo sucedido y lo siente como si fuera una pesadilla de la que va a despertar. 

Kevin  recibió cinco disparos, aunque ninguno afectó a sus órganos vitales y, a estas alturas, le ha pesado más ver morir a amigos suyos a su lado que las heridas de bala que le perforaron ambas piernas, un brazo y la espalda. Su padre aún no sabe cuándo podrá recibir el alta médica.

"Estaba muy triste porque muchos amigos fallecieron a su lado", dijo el reverendo Daniel Bilevich, sacerdote de la congregación religiosa a la que asiste la familia de Ortiz, a quien describió como un hombre muy trabajador que se casó hace apenas tres semanas. Bilevich pudo conversar con Kevin Ortiz durante las últimas horas.
Jennifer Stevens

Lisa Stevens, una psicoterapeuta de Redondo Beach, estaba atendiendo a pacientes cuando vio que su hija la llamaba al teléfono repetidas veces.

publicidad


“Pensé que pasaba algo malo”, explicó la madre de la víctima antes de contestar la llamada.

“Mamá, me han disparado”, le dijo Jennifer antes de que los servicios de emergencia le quitaran el teléfono. La familia no supo nada de la joven hasta que finalmente pudo recuperar su celular y enviar un mensaje.

“Cuatro horas después me envió un texto en el que decía que estaba bien", dijo su madre.
Jennifer Stevens está aún estado de “shock” por lo sucedido. Había empezado a trabajar en el Departamento Medioambiental del condado de San Bernardino recientemente tras graduarse en junio de Ciencias Medioambientales en la Universidad de California en Riverside.

Relacionado
Syed Farook
Imágenes exclusivas del sospechoso del ataque de San Bernardino
Dos personas, un hombre y una mujer, son los principales sospechosos de haber participado en el ataque a un centro de asistencia a discapacitados en San Bernardino
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad