null: nullpx

Acusan a un sacerdote de robar dinero de la parroquia para traficar drogas y organizar orgías

El cura habría tomado dinero de las arcas de la parroquia, unos 118,000 dólares, asegurando que se utilizarían para ayudar a personas necesitadas.
18 Sep 2021 – 05:13 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

El cura italiano Francesco Spagnesi, de 40 años, terminaba todas sus eucaristías pidiéndole a sus fieles -muchos de gran poder adquisitivo- su generosidad para contribuir con sus limosnas “y ayudar con el bienestar de la parroquia”.

Sin embargo, lo que hacía con el dinero ese carismático sacerdote que tenía encantados a todos sus feligreses de Prato, en el norte de Italia, era traficar estupefacientes -incluida la GBL, conocida como droga de violación- y organizar fiestas sexuales a las que llegaron a acudir alrededor de 200 personas, de acuerdo con un reportaje del diario Corriere Della Sera.


De acuerdo con la acusación presentada por la fiscalía, los asistentes a esas orgías solían ser profesionales con dinero como médicos, gerentes, banqueros y empresarios, que el propio Spagnesi reclutaba por medio de internet.

Asimismo, una vez que el ritmo frenético del tráfico de drogas y las innumerables fiestas fue subiendo, el sacerdote habría optado por tomar dinero de las arcas de la parroquia, alcanzando a robar unos 118,000 dólares, que justificó diciendo que se utilizarían para ayudar a personas necesitadas.

Según la Fiscalía de Prato, este tipo de actividades realizadas por Spagnesi y su compañero, Alessio Regina, llevaban realizándose durante mucho tiempo atrás y no fue hasta unos meses cuando los propios feligreses comenzaron a notar actitudes raras en el sacerdote.

Uno de los fieles le aseguró al diario que comenzó a notarlo “nervioso, tímido y ausente”, a tal grado que comenzó a negarse a realizar bautizos, primeras comuniones, confirmaciones y bodas.


El obispo de la diócesis, Giovanni Nerbini, explicó que, en abril pasado, Spagnesi le confesó haber consumido drogas, por lo que le ordenó acudir por ayuda profesional y que cuando se dieron cuenta de algunos movimientos sospechosos en la cuenta bancaria, decidió retirarle el poder de tomar dinero de la misma.

En un principio se trató de cuidar la imagen de la diócesis y del propio cura, quien en agosto pasado le fue concedido “un año sabático” por motivos de salud; un acuerdo mutuo de ambas partes para tratar de evitar un escándalo que al final no pudieron contener, informó La Repubblica.


A principios de este mes, Spagnesi fue destituido de su cargo y puesto bajo arresto domiciliario el pasado martes, por cargos de tráfico e importación internacional de drogas.

Por su parte, Regina, de 40 años, también fue detenido mientras conducía su automóvil, en el que transportaba una cantidad considerable de GBL.

Las autoridades, quienes mantienen abierta la investigación, han dejado claro que todavía no reciben denuncia alguna sobre una posible malversación de fondos en la diócesis.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés