Rosie Rivera

“Los Rivera no somos normales”: así Rosie justifica sus acciones en Mira Quién Baila

Cuando esperaban que saciara su sed de venganza contra aquéllos que en la tercera gala la expusieron al riesgo de eliminación, la menor de las hijas de don Pedro Rivera dejó a todos con la boca abierta con su decisión.
20 Ago 2018 – 5:26 PM EDT

La empresaria y predicadora Rosie Rivera tenía la sartén por el mango: tras haber sido sentenciada a eliminación por todos sus compañeros durante la tercera gala de Mira Quién Baila, este domingo se le dio la oportunidad de que cobrara venganza y nominara sin piedad a la persona que peor lo había hecho para que pasara a ronda de salvación. Después de todo, en video quedó registrado cuando se quejaba porque entendía que la habían nominado injustamente y también denunciaba que había "favoritismo" en la competencia. Era su momento de hacer justicia.... y sorprendió.

Fiel a la costumbre de su familia, de hacerle frente a la controversia por más dura que sea, Rosie Rivera miró a sus compañeros, sembró el pánico durante algunos segundos y espetó: "Quiero ver bailar, por segunda vez, a Rosie Rivera". Ante el insospechado giro, al conductor Javier Poza se le escapó un "ah, caray", mientras que su compañera de labores, Chiquinquirá Delgado, admitió que "era lo que menos me esperaba". Y no fueron los únicos en quedarse de una pieza.


En fotos, lo mejor e insólito de la cuarta gala de Mira Quién Baila

Loading
Cargando galería

El juez de la competencia, Joaquín Cortés, todavía exclamaba 'Wao!', cuando Rosie Rivera justificó su decisión, explicando que "es autonominación... Yo quiero ganar esto porque me lo gané no porque se fue Irina (Baeva), con todo el respeto, y lo quiero mostrar con mi baile".

El público gritaba su nombre, la jueza de hierro, Lola Cortés, comentaba "qué noche, tengo miedo", mientras que Joaquín Cortés decía "esto no es normal", un comentario que Rosie Rivera aprovechó para consignar en medio de la pista de baile: "los Rivera no somos normales".


Minutos antes ella había hecho otra demostración fuera de lo común, cuando al ser confrontada con un video en el que aparecía hablando mal de Rommel Pacheco, le pidió a Javier Poza que llamara al clavadista olímpico a la pista y que de paso, también invitara a Paul Stanley. Con ambos compañeros y rivales en la competencia de frente, cualquiera habría anticipado un toma y dame. Pero no pasó.

Rosie Rivera les pidió disculpas públicamente y admitió que estaba completmente equivocada. Los 'flips' que tanto le había criticado a Rommel Pacheco vinieron a sellar un trato con él, pues hasta le pidió que le enseñara a hacerlos.

Sin duda que Rosie Rivera sorprendió con sus acciones en la pista, pero no a quienes conocen a su familia. Ella fue fiel a la esencia de los Rivera, de hacerle frente a los hechos y reacionar, muy a su manera. Así lo hizo en múltiples ocasiones su fallecida hermana Jenni Rivera, quien públicamente admitió que no era la mejor a la hora de buscar un marido y contaba por qué: el primero está preso por abusar sexualmente de sus hijas y de su cuñada Rosie; el segundo marido murió en la cárcel. Y el tercero, Esteban Loaiza, se declaró culpable hace unas semanas de posesión de drogas.


¿Coincidencia? El extraño destino de Jenni Rivera y sus tres maridos

Loading
Cargando galería

Su mamá, doña Rosa Amelia Saavedra, también ha sido muy clara ante las controversias. Hace poco le preguntaron qué le parecía el hecho de que su exesposo y padre de sus seis hijos, Pedro Rivera, revelara que tenía un hijo sin reconocer en México. "Le faltó hombría", declaró sin que le temblara la voz.

¿Y qué decir de Chiquis Rivera? La hija mayor de Jenni y sobrina de Rosie, le hizo frente a las consecuencias de uno de los peores chismes en la historia del mundo del entretenimiento latino. Cuando su mamá falleció, el 9 de diciembre de 2012, estaban enojadas porque alguien le hizo creer a la 'Diva de la Banda' que su primogénita se había acostado con su marido de entonces, Esteban Loaiza.


Chiquis pudo esconderse, irse a vivir a otro lugar e ignorar tanto mal, pero al igual que su tía y el resto de los Rivera, no fue normal. Enfrentó con aplomo las críticas, respondió una y otra vez su verdad. Logró recuperar la custodia de sus hermanos y hoy día avanza en su carrera como intérprete de regional mexicano, sin bajar la frente.

"Los Rivera no son normales"... lo dijo Rosie.

Más contenido de tu interés