Huracán María

Gobernador de Puerto Rico denuncia que departamento del Tesoro se niega a entregar préstamo para desastres aprobado por el Congreso

Dijo que ofreció solo la mitad de los 4,700 millones de dólares aprobados y bajo condiciones que nunca se le han pedido a otros estados y contrarias a la ley.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, pidió al Congreso de EEUU que intervenga con el departamento del Tesoro porque aún no entrega a la isla los 4,700 millones de dólares en préstamos de desastres aprobados en octubre pasado y solo ofreció la mitad de los fondos bajo condiciones no exigidas a estados que atravesaron por situaciones de crisis.

En una carta dirigida a los líderes de Cámara y Senado, Paul Ryan y Mitch McConnell, respectivamente, y de las minorías en ambos cuerpos, Charles Schumer y Nancy Pelosi, Rosselló llamó la atención sobre la "inacción" del Tesoro en el desembolso de Préstamos para Desastres Comunitarios (CDL), necesarios"para evitar más sufrimiento" a la población que aún no se repone completamente del impacto de los huracanes Irma y María hace cinco meses.

"Solicito urgentemente su intervención en este asunto para evitar más daños y sufrimiento a los residentes de Puerto Rico", expresó Rosselló en la misiva.

"Basta con decir que cualquier interrupción material de los servicios públicos de Puerto Rico solo exacerbará la emigración de su población a los Estados Unidos continentales, además de profundizar y prolongar aún más la década de crisis fiscal y económica de la isla".


En el documento, el Gobernador denunció la "arbitraria conducta del Departamento del Tesoro durante estos pasados cuatro meses, la cual ha bloqueado con efectividad el acceso a unos 4.700 millones de dólares del programa CDL" necesarios tras los huracanes Irma y María para que entidades como los municipios y las estatales Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y de Acueductos y Alcantarillados sigan funcionando.

La AEE recibió esta semana un préstamo de emergencia de 300 millones de dólares para seguir operando, por lo menos hasta el próximo mes de marzo, sin los cuales hubiese tenido que recurrir al racionamiento del servicio eléctrico para ahorrar combustible, según las versiones de sus directivos.

Rosselló agregó que el Tesoro también redujo “sin explicación” el monto de los préstamos a otorgar a solo 2,003 millones de los 4,700 millones aprobados.

Los préstamos fueron aprobados por el Congreso el pasado mes de octubre como parte del paquete de 36,500 millones de dólares para ayuda de desastres para Texas, Florida, California, Puerto Rico y las Islas Vírgenes por los huracanes Harvey, Irma y María, y para California por los incendios forestales.


Sin embargo, los fondos aún no han sido entregados y el Gobernador denunció que el Tesoro le quiere imponer a la isla condiciones de repago nunca exigidas a otras jurisdicciones que sufrieron desastres, como la anulación de la capacidad de condonar cualquier CDL emitido a Puerto Rico, "en clara contravención de la ley aplicable".

La mayoría de estos préstamos especiales otorgados por el gobierno federal son condonados pero el Tesoro le está negando a la isla esa posibilidad.

Informes de prensa también indican que el Tesoro ha exigido que los CDL tengan máxima prioridad de repago, a pesar del proceso de quiebra por el cual atraviesa la isla, con miles de acreedores reclamando que se les pague primero su parte de la deuda pública ascendente a más de 70,000 millones de dólares.

"Mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el Congreso federal abrieron la puerta para el alivio de emergencia para Puerto Rico el pasado mes de octubre mediante la Ley federal de Asignaciones, Puerto Rico se acerca a la primavera en la misma situación fiscal precaria, con la posibilidad de que el Tesoro federal anule la ayuda federal aprobada por ley", dijo el Gobernador.


Agregó que las acciones se dan pese al cumplimiento de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico con cada solicitud de información del departamento del Tesoro.

Según Rosselló, la resistencia del Tesoro a desembolsar los fondos parece que proviene de una información divulgada en diciembre del año pasado indicando que el Gobierno había descubierto la existencia de 6,875 millones de dólares en 800 cuentas bancarias de las que no tenía noticia.

En enero pasado el Tesoro y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) enviaron una carta al Gobierno local pidiéndole a la isla agotar sus propios recursos antes de acceder a los préstamos.

Sin embargo, funcionarios aseguran que la mayor parte del dinero depositado en esas cuentas está comprometido, es para pagar deudas contraídas o de programas federales que no se pueden utilizar para ningún otro propósito que el asignado.

Al día de hoy, a cinco meses del paso del huracán María por la isla, decenas de miles de residencias permanecen averiadas o no han sido reparadas por falta de fondos, al igual que carreteras, puentes, semáforos o el sistema eléctrico.