Univision Investiga

Comunicado de Aurora Pierdant Grunstein sobre un reportaje publicado por The Guardian

El 9 de agosto, el diario realizó un reportaje en el que asegura que la primera dama de México, Angélica Rivero, utilizó un apartamento de $2 millones propiedad del mexicano Ricardo Pierdant Grunstein. En la nota se hizo referencia a la hermana de este empresario, quien replicó este lunes.
15 Ago 2016 – 5:32 PM EDT

A continuación, el comunicado de Aurora Pierdant como reacción a la nota que el diario The Guardian publicó el pasado 9 de agosto:

Agosto 15 de 2016

El 9 de agosto de 2016 el periódico británico The Guardian publicó falsedades que afectan directamente mi honra y mi trayectoria profesional.

El diario publicó lo siguiente:

“In 2014 the state-run national hydrocarbons commission, which regulates hydrocarbon exploration, paid the equivalent of $61,500 to the businessman’s sister, Aurora Pierdant, a lawyer, for advice on energy law.

This was despite the fact that in 2011 – the year before Peña Nieto took office – the state oil firm, Pemex, fired her as a manager for administrative negligence and violating procedure in assigning a large contact.

She was banned from the public sector for one year. Her consultancy firm’s biography describes her as an expert in drafting government contracts and bidding rules.”

“En 2014 la comisión nacional de hidrocarburos dirigida por el estado, que regula la exploración de hidrocarburos, pagó el equivalente a $61,500 a la hermana del empresario, Aurora Pierdant, una abogado, por asesoría sobre la ley energética.

Esto a pesar del hecho que en 2011 – el año anterior a que Peña Nieto tomara el cargo – la empresa estatal petrolera, Pemex, la despidió como gerente por negligencia administrativa y violación de procedimientos en la asignación de un gran contrato.

Ella fue inhabilitada del sector público por un año. En la biografía de su empresa de consultoría se describe como una experta en la redacción de contratos del gobierno y reglas de licitación.” (Traducción propia)

Resulta irresponsable, por decir lo menos, que un medio de comunicación afirme que me encuentro inhabilitada cuando el Poder Judicial Federal resolvió lo contrario. The Guardian no se tomó la molestia, como lo demanda la ética en el periodismo, de consultar las sentencias firmes que constituyen la verdad definitiva sobre mi caso, presentando una realidad distorsionada que aquí refuto. También faltó a un principio básico del periodismo profesional, dado que sus reporteros nunca me buscaron para dar mi versión de los hechos.

A continuación desmiento a The Guardian y a quienes han replicado esta nota, propalando la ofensa, a pesar de haber ganado en tribunales.

El 3 de octubre de 2011 fui objeto de una sanción infundada (CI‐R-PEP-205/2010) por parte el Órgano Interno de Control de Pemex Exploración y Producción, misma que combatí y gané en juicio. En agosto de 2013 se dictó sentencia firme y definitiva por los magistrados federales que integran el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito (Toca R.F.435/2013), mediante la cual se confirmó la sentencia de la Sexta Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (31328/11‐17‐06‐1). Esas sentencias declararon NULA E ILEGAL la sanción de destitución e inhabilitación que me impuso el Órgano Interno de Control en Pemex Exploración y Producción. Las sentencias obligaron a revertir la ilegal sanción y determinaron que mi proceder fue apegado a la Ley.

En otro procedimiento (CI‐R-PEP‐176/2010), también infundado, se me sancionó con suspensión del cargo por 60 días. En marzo de 2014 se dictó sentencia firme y definitiva por el Decimoséptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer
Circuito (Toca R.F.696/2013), mediante la cual se confirmó la sentencia de la Octava Sala Regional Metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (31329/11-17‐08-8). Esas sentencias también declararon ILEGAL la actuación del órgano interno de control en Pemex Exploración y Producción y mi proceder apegado a Derecho.

Durante 30 años de mi vida ejercí como abogada en el sector público. En todo ese tiempo desempeñé mi trabajo sin cuestionamientos sobre mi proceder. Al final de mi carrera como servidora pública, gané en juicio los dos procedimientos que infundadamente se iniciaron en mi contra a los que me he referido. Cinco años después de la injusticia sigo siendo víctima de ella, a pesar de haber sido reivindicada en los tribunales.

Como ha quedado claro, todos mis derechos habían sido restituidos cuando en noviembre de 2014 presenté mi propuesta para capacitar en Derecho Petrolero, mi especialidad, a funcionarios de la Comisión Nacional de Hidrocarburos. Cumplí con los requisitos, presenté la oferta más competitiva y gané el contrato por mis propios méritos profesionales.

Seguiré ejerciendo mi profesión libremente. Prestaré mis servicios a las empresas privadas o instituciones públicas que me lo requieran y defenderé mi honorabilidad por todos los medios a mi alcance.

Atentamente

Lic. Aurora Pierdant

Lea también:

Publicidad