null: nullpx
Demandas

Un policía lo acusó de hablar por el celular mientras manejaba; él logró probar que lo que sostenía era un hash brown

Un policía en abril de 2018 lo detuvo en una vía de Connecticut por llevar su celular en la mano mientras conducía. Él le dijo que no, pero el funcionario no le creyó y el caso llegó a corte.
28 Abr 2019 – 10:32 PM EDT

Un juez de Connecticut tuvo que decidir sobre una situación inusual. Jason Stiber, de 45 años, reclamó que no llevaba su celular en la mano mientras manejaba la mañana del 11 de abril de 2018, como aseguró el policía que lo detuvo. Dijo que lo que sostenía era un hash brown que recién había comprado en una cadena de comida rápida.

"Fue el caso del siglo", dijo entre risas al diario The Washington Post el abogado de Stiber, John Thygerson, al contar que su cliente se sentía complacido de haber ganado el caso.

Su victoria, cuenta el Post, llega 13 meses después del incidente. Ya Stiber había estado en corte con su reclamo, pero la primera vez decidió defenderse a sí mismo sin obtener buenos resultados. Esta vez decidió pagarle a un abogado —que le salió más caro que su multa de 300 dólares— por una cuestión de principios.

"Las violaciones por estar distraído mientras se maneja van directo al récord y nunca las quitan", dijo al diario.

En febrero, el oficial de la Policía de Westport Shawn Wong Won aseguró en la corte que había visto a Stiber sosteniendo un objeto del tamaño de un celular cerca de su cara, que estaba iluminado, mientras manejaba esa mañana, narra el Post. Señaló además que lo vio moviendo los labios. Pero el abogado logró desmontar su teoría, alegando que el movimiento en los labios de Stiber era "consistente con el masticar" del hash brown que había comprado en Mc Donald's momentos antes.

Además, los registros telefónicos del hombre demostraban que no había realizado o recibido llamadas para el momento en que fue detenido por el policía.

Y para reportenciar su defensa, se lee en el Post, Stiber dijo que hizo una solicitud de información pública y obtuvo documentos que demostraban que cuando Wong Won le pidió que se orillara en la vía estaba en la hora 15 de un turno doble de 16 horas. Con eso argumentó que posiblemente el oficial podía haberse confundido en medio del cansancio.

Al final, el juez aseguró que no había pruebas suficientes que demostraran que Stiber hablaba por teléfono mientras conducía.

Stiber perdió cuatro días de trabajo para demostrar que lo que tenía en la mano era un hash brown. Su abogado asegura que este caso refleja que "los oficiales de policía son humanos y cometen errores".

Ve también:


Perfumes en forma de granada y otros objetos insólitos confiscados en los aeropuertos (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad