null: nullpx

Multa récord a Google: debe pagar más de $5,000 millones por "prácticas ilegales" con Android en la UE

Esta sanción se suma a la multa de 2,424 millones de euros (unos 2,800 millones de dólares) que el Ejecutivo comunitario impuso al gigante estadounidense en junio de 2017 por abuso de dominio al favorecer a su servicio de comparación de compras en su motor de búsqueda. La tecnológica ya anunció que recurrirá la decisión.
18 Jul 2018 – 7:17 AM EDT

La Comisión Europea (CE) impuso este miércoles una multa de 4,342 millones de euros (unos 5,100 millones de dólares) a Google por abuso de posición dominante con su sistema operativo para celulares y tabletas Android y le dio 90 días de plazo para cesar sus "prácticas ilegales" bajo pena de nuevas multas.


"Google utilizó Android como un vehículo para consolidar la posición dominante de su motor de búsqueda. Estas prácticas (...) privaron a los consumidores europeos de las ventajas de una competencia efectiva", dijo en un comunicado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Esta sanción se suma a la multa de 2,424 millones de euros (unos 2,800 millones de dólares) que el Ejecutivo comunitario impuso al gigante estadounidense en junio de 2017 por abuso de dominio al favorecer a su servicio de comparación de compras en su motor de búsqueda, que hasta hoy constituía la sanción más alta impuesta por Bruselas a una sola empresa.

"Recurriremos la decisión de la Comisión", dijo el vocero de Google, Al Verney , para quien Android no limitó la oferta de los consumidores. "Un ecosistema vibrante, una rápida innovación y precios más bajos son las características clásicas de una competencia robusta", agregó.

Vestager, sin embargo, señaló que Google impone tres tipos de restricciones "para asegurar que el tráfico de los dispositivos Android va al motor de búsqueda" de la compañía, lo que a juicio de Bruselas "ha negado a los rivales la posibilidad de innovar y competir por sus méritos" y, a los consumidores, "los beneficios" de tal competencia.

En concreto, Bruselas alega que Google exigió a los fabricantes que preinstalasen sus servicios de búsqueda (Google Search) y su navegador (Chrome) como condición para otorgarles la licencia de uso de su tienda de aplicaciones (Play Store).

Además, añade, hizo ciertos pagos a grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que instalasen por defecto su buscador, al tiempo que les impidió vender teléfonos inteligentes que tuviesen versiones alternativas de Android no aprobadas por Google.

Plazo de tres meses

La investigación de la Comisión, que se inició en abril de 2015 y un año después, el 20 de abril de 2016, le llevó a acusar formalmente a la empresa, ha concluido que estas prácticas forman parte de una "estrategia" de Google para consolidar su posición dominante y violan las normas de Competencia europeas.

La decisión de la Comisión requiere al gigante estadounidense "poner fin a su conducta ilegal de forma efectiva en 90 días" a contar desde la decisión.

"Como mínimo Google tiene que parar y no reincidir en ninguno de estos tres tipos de prácticas (...) y también abstenerse de cualquier medida que tenga un fin similar o equivalente a estas", afirma la CE.

Bruselas recordó que Google desarrolla el sistema operativo y concede las licencias de uso de Android, que es utilizado en el 80% de los teléfonos inteligentes en Europa y el mundo.

Señaló además que la investigación ha concluido que el buscador domina en el mercado de servicios generales de búsqueda en internet en el Área Económica Europea, y a nivel mundial (salvo en China) en los de licencias de sistemas operativos para teléfonos móviles y tiendas de aplicaciones para Android, con más de un 90 % de cuota de mercado en todos ellos.

La decisión de la CE va dirigida a Google y a Alphabet, su matriz.

Recurrirá

La reacción del gigante tecnológico no se hizo esperar. "Android ha creado más elección para todos, no menos. Un ecosistema vibrante, rápida innovación y precios más bajos son marca distintiva de una competencia robusta. Recurriremos la decisión de la Comisión", dijo la compañía en la cuenta de su oficina en Bruselas.

Por otro lado, la Comisión Europea también investiga a la empresa tecnológica por su servicio AdSense, al considerar que Google restringe la capacidad de determinados sitios web de terceros para mostrar anuncios de búsqueda de sus competidores

En fotos: Las ganas de aprender de estos niños son más fuertes que los obstáculos para ir a la escuela

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:TecnologíaGoogleUnión Europea
Publicidad